Las coimas de un comisario y subcomisario

Comisario Martinelli

Nuevo escándalo de corrupción en la Policía de la Ciudad. Esta vez un cabo de la Comisaría N° 10, ubicada en el barrio de Boedo, denuncia penalmente a sus superiores inmediatos por tener «quintas» o sea comercios donde cobran de manera ilegal por las custodias.

En estos escritos judiciales, que es la declaración del cabo Alberto Caceres, se involucra al Comisario Jose Luis Martinelli y al subcomisario Omar Barreto por recaudación ilegal a través de diversos comercios muy conocidos en la jurisdicción de la Comisaría N° 10, del barrio de Boedo, en la Comuna 5, que dependen del Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Primer hoja de la denuncia del Cabo Caceres contra el comisario Marinelli y subcomisario Barreto

2 hoja de la declaración con detalles de las quintas

Sobre las autoridades de la Comisaría N° 10 desde el 2016 que pesa una causa penal en trámite a partir del Mapa de las zonas liberadas que confeccionaron los vecinos en las parroquias de Almagro y Boedo.

El legislador porteño de Bien Común, Gustavo Vera, es el autor de la denuncia penal iniciada por el Mapa del Delito confeccionado por los vecinos en las iglesias y quien ha impulsado con su ong movilizaciones en repudio al accionar corruptos de las autoridades ya sea policiales, políticas o judiciales.

Tercer hoja de la demanda por corrupción

El Comisario Martinelli en su anterior comisaría, en el barrio de Belgrano, donde tenía el cargo de subcomisario había tenido un prostíbulo con explotación de mujeres extranjeras justamente frente a la misma seccional en plena av Cabildo al 200.

El legislador Vera encabezando el repudio

Ley de Seguridad: «¿El traje de Cenicienta le quedará bien al conde Drácula?»

vera-tv-publicaEl legislador porteño de bien Común, el partido de La Alameda, Gustavo Vera, advirtió que el traspaso de 19 mil efectivos de la Policía Federal a la Ciudad se llevó a cabo «sin beneficio de inventario» y planteó si con esta Ley de Seguridad Pública ¿le quedará bien el traje de Cenicienta al conde Drácula», en referencia a la corrupción policial.

Vera indicó en declaraciones a la TV Pública que el problema no es con la ley de seguridad pública que tratará este jueves la Legislatura porteña, sino con el traspaso de efectivos, entre los que están los jefes recaudadores, ya que «desde jefe de brigada para arriba «participaban de un circuito de recaudación de cajas negras del crimen organizado».

«Con la ley de seguridad de la Ciudad tenemos pequeñas objeciones, pero reconocemos que se trabajó con mucho consenso parlamentario. El problema es con este traspaso sin beneficio de inventario de los efectivos de la Federal a la Ciudad, en el cual desde el jefe de la para arriba estaban todos participando de un circuito de recaudación de cajas negras del crimen organizado que daba una cifra superior al presupuesto que recibían las 54 comisarias».

LA RECAUDACIÓN ILEGAL

El diputado de la Ciudad sostuvo que «en 2009 la cifra de recaudación ascendía a 4.500 millones de pesos en una investigación que se hizo con varios periodistas» y afirmó que ese desempeño irregular de los jefes policiales «ya era algo habitual».

«Es una caja negra que se usaba para el funcionamiento habitual de la comisaría en menor medida, luego para enriquecimiento de los jefes y después para la política y la Justicia. Esto era vox pópuli, todo el mundo lo sabía, todo el mundo lo sabe y no se han tomado las medidas pertinentes para ir al fondo de la cuestión, que significaría una depuración importante en la fuerza y el pedido de la declaración jurada de todos los comisarios de la Ciudad», precisó.

EL MAPA DEL DELITO VECINAL

Por otra parte, recordó que se logró «la destitución del comisario de la seccional 10ma. (Marcelo Suárez), a partir de un mapa del delito que armaron los vecinos de Boedo, con 200 lugares donde había talleres clandestinos, lugares de explotación, zonas  liberada» y agregó que este jefe «los estaba encubriendo».

EL JEFE DE POLICÍA CALVIÑO

«Me parece que se está yendo todavía muy a mitad de camino. Hay que recordar que (Guillermo) Calviño es el jefe de la Federal traspasada y está muy fuertemente imputado en una causa que se tramita en el Juzgado Federal de Sebastián Casanello por encubrir a policías ‘coimeros'» y hay escuchas telefónicas que lo involucran muy severamente. Hay un problema que hay que resolver que se lo resuelve  con auditoría externa por parte de la Sociedad Civil», concluyó.