“Que le pongan fecha al paro”

7 03 2017

El legislador porteño de Bien Común, el partido de La Alameda reclamó este martes al Gobierno nacional que “llame a una urgente concertación económica y social con los diferentes actores y que haya un cambio en la política económica”, porque sino “la situación va a tener cada vez más conflictividad”.

Gustavo Vera concentró en av 9 de Julio y Av Belgrano donde lo acompañaron de la Federación de Cooperativas Textiles (FeCooTex), que encabeza Ezequiel Conde, y miembros de su partido. 

Ezequiel Conde y Gustavo Vera

“Se está destruyendo la economía, las Pymes, los puestos de trabajo, hay una inflación a nivel del poder adquisitivo que esta destruyendo los salarios, se pretende poner un techo ridículo a las paritarias, se está presionando y persiguiendo a dirigentes que reclaman como corresponde un salario acorde a la canasta básica”, afirmo Vera.

GUSTAVO VERA Y EL PRESIDENTE DE FECOOTEX, EZEQUIEL CONDE

“La Alameda y Bien Común adhirieron y convocaron a esta movilización para pedir un cambio en la política económica. Estamos pidiendo una urgente concertación económica y social, porque la situación no da para más”,advirtió Vera.

Por último, señaló el legislador porteño que el triunvirato convoque a un paro de 24 horas porque el gobierno tiene que cambiar el rumbo económico”.

Anuncios




7M vamos por trabajo y salario

6 03 2017

La Alameda, su partido Bien Común y su agrupación gremial la Federación de Cooperativas Textiles (FeCooTex) este martes 7 de marzo junto al Sindicato de Camioneros concentramos a las 14 hs, en av 9 de Julio y av Belgrano, en el marco de la movilización anunciada por la CGT. En este contexto nuestro referente, Gustavo Vera, se reunió con Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios) y Pablo Micheli (CTA-A).




Vera con Moyano, Palazzo y Micheli

4 03 2017
Pablo Moyano y Gustavo Vera

Pablo Moyano y Gustavo Vera

El legislador porteño, de Bien Común el partido de la Alameda, a lo largo de la semana mantuvo reuniones en privado con los líderes sindicales referentes en la movilización del próximo martes 7 de marzo.

Gustavo Vera primero se reunió en la sede del gremio de Camioneros, en el barrio de Constitución, con Pablo Moyano. En una extensa reunión de la que por un momento participó Hugo Moyano. “Muy buena charla sobre la imperiosa necesidad de unidad en la lucha del movimiento obrero y el campo popular ante el ajuste”, señaló el referente del partido Bien Común y titular de la ong Alameda conocida por su lucha contra el trabajo esclavo y precario en la industria textil.

Vera y Palazzo de los bancarios

Vera y Palazzo de los bancarios

Días posteriores Vera visitaría la sede de La Bancaria. Allí reunido con su secretario general y líder de la Corriente Sindical Federal, Sergio Palazzo. “Hablamos sobre economía y política como del rol crucial del movimiento obrero organizado”. Por su lado, Palazzo agradeció públicamente la visita de Vera y “por compartir el análisis de la situación socio política”.

El último de los referentes sindicales que visitó el diputado porteño y líder de la Alameda fue Pablo Micheli, de la CTA Autónoma. Allí acompañó Ximena Rattoni, miembro de la conducción de la CTA-A y secretaria adjunta del gremio de APJ-Gas, que a su vez es fundadora del partido Bien Común. Micheli reconoció en su twitter y mostró la foto que recibió a Vera “para conversar sobre la preocupante situación que atraviesan los trabajadores y la importancia de la unidad para enfrentar el ajuste”.

Micheli y Rattoni

Micheli y Rattoni

De estos tres encuentros con los líderes sindicales, el legislador porteño concluyó que es imperiosa “la máxima unidad de acción del movimiento obrero en tiempos tan críticos en los que hay que defender el trabajo y el salario”.





“Los productos están inflados un 150%”

24 02 2017

El legislador porteño de Bien Común, Gustavo Vera, afirmó que las grandes cadenas de Supermercados remarcan “los precios hasta un 150 por ciento más que el Mercado Central” y vinculó al jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun con una de esas cadenas.

En ese sentido, el secretario de Comercio, Miguel Braun, -encargado de intentar llevar una solución para frenar los enormes aumentos- es primo de Peña y a la vez es sobrino de Federico Braun, presidente de la cadena La Anónima, con gran presencia en varias provincias, incluido el interior de Buenos Aires.

precios

“Qué vamos a hacer con los sobreprecios de mas del 120 por ciento de los productos de la Canasta Básica, respecto de los niveles que tiene el Mercado Central. Sabemos que no se puede poner un control stalinista de los precios, pero tampoco se puede aplicar esta liberalidad de precios, donde formadores de precios como La Anónima,  vinculada a Marcos Peña Braun concretamente, o como Carrefour o Walmart pongan precios 120 o 150 por ciento por encima de lo que cuesta en el Mercado Central”, señaló Vera en declaraciones al programa “Periodistas, un equipo de A24”, que se emite por el Canal América 24.

El diputado de la Ciudad precisó que esa situación con los sobreprecios “es algo que hace imposible la vida de los argentinos”.

Por ese motivo, Vera reiteró que “si el Gobierno no convoca en serio, no para marketing, a una concertación económica y social y no revisa el tema de las posiciones arancelarias y los preciso, este modelo así no es sustentable”.

 





La unidad en la acción y en el plano electoral

21 02 2017
gustavo-vera-formal

Gustavo Vera

 

El documento del referente de nuestro partido Bien Común que convoca a la unidad en los reclamos y en el plano electoral de todos aquellos que quieren empleo, salario y bajar los precios de los productos.

Por Gustavo Vera

De los $ 21.746 mensuales, una tercera parte ($ 7.323) de la canasta total se destina a compra de alimentos. Los servicios vinculados a la vivienda (gas, luz y agua) y al transporte subieron muy fuertemente. En diciembre de 2015, una familia pagaba por esos servicios $412, en diciembre de 2016 tuvo que disponer de $1.020, un aumento del 147%. Esto implica que estos gastos pasaron de representar el 2,6% del gasto total, a casi el 5 %. Esos servicios seguirán ganando peso porque este año las tarifas volverán a subir por encima de la inflación.

La mitad de la población económicamente activa percibe un salario promedio de $ 8000/10.000. Un 30 % aproximadamente oscila entre los $ 10.000 y $ 25000 y tan solo un 20 % está percibiendo por encima de los $ 25.000. En la práctica esto significa que más de la mitad de la población que trabaja está teniendo serios problemas para llegar a fin de mes. Hay un proceso de endeudamiento en los hogares para alimentos, algo que no se veía hace muchísimo tiempo. Vía tarjetas de crédito o aquellos informatizados recurriendo a préstamos usurarios, cada uno de estos hogares con problemas para completar el mes está generando una bola de endeudamiento que en breve tiempo les significará una espada de Damocles por los brutales intereses y el poco poder adquisitivo.

Por otra parte, el Banco Central ha habilitado disponer del dinero de los ahorristas para financiar la especulación financiera de grandes fondos en la compra de Lebac y esto a mediano plazo puede traer un corralito de facto para los ahorros del único sector de la población que todavía llega holgadamente a fin de mes y más inflación, porque la cancelación de la deuda de los Lebac es equivalente a prácticamente toda la circulación monetaria.

Con los aumentos de esta semana de peajes, gas, nafta, pan y transporte público la pérdida de poder adquisitivo se agrava y el impacto en los bolsillos se lo verá de lleno entre fines de marzo y mediados de abril.

El gobierno persiste en no restituir los aranceles de protección arancelaria (redujo casi 18 mil posiciones), con lo cual las Pymes continúan agonizando, suspendiendo y despidiendo gente. Rubros como la metalurgia, calzado, textiles, juguetes, gráficos , entre otros, son los más afectados y es altamente probable que , por ejemplo, las 15 mil suspensiones en el verano de metalúrgicos se transformen en marzo y abril directamente en despidos y así en los demás rubros.

Solo en enero hubo 2000 despidos de empresas formales. Se ignora el impacto entre sectores informalizados, pero se estima que por cada empleo registrado se pierden dos en negro. 

Durante el 2016 la cantidad de despidos en el sector formal privado llega a 250 mil. Si le sumamos los informales y siendo benignos, estamos hablando de medio millón de personas que fueron descartadas, medio millón de hogares que no tienen ingresos que se suman a las diez millones de personas que no tienen trabajo o están informalizados en condiciones de aguda pobreza..

También persiste en dejar a los formadores de precios establecer los precios de la canasta básica a discreción, lo cual significa que los precios en los supermercados de los alimentos están más de 100 % por encima de los valores en el Mercado Central. Tan escandalosa es la situación que hasta el oficialista Clarín reconoce que productos argentinos en el exterior son hasta 35 % más baratos que en la Argentina.

Una periodista inglesa del diario The Economist acaba de realizar un estudio comparativo entre Inglaterra y Argentina que echa luz sobre la situación: en Inglaterra el salario promedio es tres veces más alto que en la Argentina y los precios de la canasta básica de alimentos son un 72 % más baratos que en nuestro país.

Horacio Rodríguez Larreta justificó el aumento de los peajes entre el 36 % y 80 % con el argumento de que tenían que adecuarse a la inflación. Sin embargo, en las actuales negociaciones paritarias pretenden que los gremios se conformen con un 18 % de aumento, algo que naturalmente rechazan y por eso hay mañana un paro de tres días de bancarios, ayer hubo una gran movilización de los metalúrgicos y es altamente probable que no comiencen las clases.

Sin restituir las protecciones arancelarias, sin controlar los precios e impedir los abusos de las grandes cadenas y sin recomponer el salario a los niveles inflacionarios reales no hay chances de paz social, el conflicto es inevitable y por eso la movilización del próximo 7 de marzo en la que confluirán la CGT, las CTA, los movimientos sociales y las Pymes promete ser una de las más masivas de la que se tenga memoria.

Ante tal nivel de devastación, el pueblo sufriente empuja hacia la unidad en lo social, en lo sindical y en lo político. Tengo la certeza de que se castigará a quien divida en nombre de principiamos. La unidad en la acción es una cuestión de supervivencia del pueblo y no la alcanzan a percibir algunos políticos que ya están anestesiados con sus suculentos sueldos muy por encima de la realidad. La unidad en la acción es la herramienta para discutir en bloque las reivindicaciones urgentes del pueblo y exigir un cambio en la orientación económica que proteja el mercado interno, genere puestos de trabajo, establezca controles e impida abusos de los formadores de precios y avance hacia un país inclusivo.

Por supuesto que la unidad en la acción no significa renunciar a lo que se piensa y se sabe. No es una amnistía para los que tengan prontuarios. El centro de la pelea es poner las banderas del “Laudato Sí” al frente y trabajar por la reconstrucción del campo popular con referentes que sean expresión de la coherencia del decir y el hacer en la construcción del proyecto nacional.

No obstante, mientras discutimos nuestras diferencias dentro del campo popular, hay que enfatizar primero la patria y lo que nos une, que es la defensa del pueblo trabajador incluido y excluido. Para eso es urgente la máxima unidad en la acción.