“Tenemos un gobierno de ocupación”

26 12 2018

Entrevista en El Ciudadano de Rosario

Un reportaje al titular de la Alameda y referente nacional de la Multisectorial 21 F, donde explica con detalles porque Cambiemos se transformó en un gobierno de ocupación, que a las elecciones llegamos de visitante y el referí vendido y que la falta de unidad del peronismo es la derrota segura como sucedió hace un año atrás.  

Por Guillermo Correa

https://www.elciudadanoweb.com/gustavo-vera-el-fmi-sabe-que-es-mas-barato-pagar-planes-que-salarios/

“El #21F es la primera expresión masiva después de la paliza que tuvimos en la provincia de Buenos Aires, donde Cristina perdió con Bullrich y Ocaña, y fuimos divididos en tres listas. ¿Qué dijo la militancia el #21F? Basta, únanse. Hugo y Pablo interpretaron ese mensaje, fueron los que se pusieron la Patria al hombro en la lucha contra la reforma laboral, acompañados por la CTA, por la Corriente Federal, por las organizaciones sociales y ahora por el Frente Sindical”, definió el militante social Gustavo Vera. De regreso a Rosario, donde precisamente había sido cofundador de la Multisectorial #21F local –se creó en mayo pasado y era la cuarta del país, ahora suman 44 en todo el territorio nacional– el dirigente de la ONG La Alameda y amigo del papa Francisco realzó la figura de los Moyano como contendientes del plan de ajuste del gobierno nacional. Con ese tono pasó revista a la situación social económica y política del país, y lo hizo en el máximo epicentro del moyanismo en la ciudad: el Sindicato de Recolectores de Residuos, que conduce Marcelo “Pipi” Andrada y se domicilia en la misma red de estructuras edilicias de la Federación de Camioneros, en La Paz al 1400.

Vera había estado en mayo en el Círculo Católico de Obreros, donde se reunió un conglomerado de organizaciones que protagonizaron o apoyaron la movilización del 21 de febrero que desbordó la 9 de Julio para exigir un cambio de rumbo al gobierno. Aquella convocatoria devolvió a primer plano a los Moyano, pero tuvo otra particularidad: tanto en el palco como en la calle se abrió a un sinfín de expresiones que incluían a sindicatos del interior que no formaban parte de la coalición que la convocaba –CTA, Corriente Federal de Trabajadores, movimientos sociales y pymes entre ellas– y marcharon al margen de sus conducciones nacionales.

“El #21F es más grande que la CGT”, proclamó esta semana Gustavo Vera en Rosario. Es que 48 horas antes había estado en la capital provincial, donde quedó conformada la Multisectorial #21F Santa Fe, y ya tenía una agenda cargada hasta febrero de 2019, que transcurrirá por las provincias de Córdoba y La Pampa, entre otros rincones. Si todo sale como lo tienen previsto, a principios de año ya habrá medio centenar de multisectoriales en funcionamiento, y cada una con al menos 15 organizaciones –“Es la regla, si no, no hay multisectorial”, aclara Vera– que incluyen desde poderosos gremios hasta pequeñas bibliotecas populares, pasando por clubes, entidades intermedias organizaciones sociales, fuerzas políticas.

“Esta lucha después se empezó a materializar en las provincias y está generando un nivel de unidad extraordinario. Cuando se juntan 4 mil militantes y no hay ningún dirigente conocido y habla toda gente de base y no se mueve ninguno de los que están, esto nos tiene que llamar la atención. La gente concelebra movilizarse y defender a la Patria. El pueblo está reclamando acción”, sostiene Vera sobre experiencias que se fueron concretando en diferentes lugares del país. El extremo vaivén pendular de la conducción cegetista le da viento a favor al entramado que impulsan los Moyano: en pocos días la central sindical pasó de evaluar un paro general por 36 horas para exigir  un cambio de rumbo económico a pactar un bono de 5 mil pesos y quedarse quieta, mientras que los gremios, por paritarias, por federación, por seccional, o por fábrica que cierra, suspende o despide, todos los días protagonizan protestas en alguna parte del país.

“El #21F ha tenido un papel decisivo en marchas contra los tarifazos, en apoyo a conflictos, en apoyo a los jubilados, en crear solidaridad en los propios trabajadores”, grafica Vera. Y elogia la Multisectorial de Rosario: “Marcó un camino que incluso fue tomado por otras provincias y otros distritos”.

Pero en esa ebullición, la red de multisectoriales no sólo aspira a resistir o batirse en retirada. Avanzó en un programa económico, social y político, al estilo de los recordados 26 puntos de la CGT de Saúl Ubaldini,  y espera tallar en las alianzas de 2019, ocupando un lugar no menor, acorde a su protagonismo. Uno de los puntos que va a machacar Vera es en la unidad, sin matices, con la sola y única frontera del macrismo. “Nosotros no queremos una muy buena discursera o discursero jefe de la oposición: nosotros queremos recuperar la Patria. Por eso tenemos que mantenernos unidos, desde (Guillermo) Moreno a (Juan) Grabois, desde Guardia de Hierro a La Cámpora, desde Nuevo Encuentro a  UPCN, desde Camioneros a Comercio. Todos adentro”, sintetiza.

Y en esa dirección apunta, lógicamente, al peronismo federal y abre paraguas sobre los gobernadores, a los que considera forzados por la billetera de la administración central. “Hay provincias que dependen en un 80 por ciento de la coparticipación. Y si se retrasa un día la coparticipación, estallan. Entonces, ¿con qué dedo puedo yo acusar y decirle, por ejemplo, a Catamarca por qué vota lo que vota, con el nivel de dependencia de la coparticipación que tiene? No es fácil tener una provincia autosustentable cuando no se tienen los recursos… Una cosa es juzgar a los gobernadores en el marco de una comunidad organizada, y otra es juzgarlos en el marco de una política de ajuste brutal”, mapea Vera.

Y ratifica de nuevo: “Yo creo que necesitamos a todos unidos, y esto significa a Cristina y al peronismo federal. Tenemos que encontrar el común denominador. Y entiendo que Cristina plantea lo mismo, porque ella dijo claramente: «Yo voy a  apoyar aquella fórmula que se la más efectiva para ganarle al macrismo»”.

Para Vera el problema es que “hay algunos que son más papistas que el Papa”. Pero les baja el precio en la pelea que para él es la clave de todo. “Están más preocupados por sus puestos o por la cantidad de diputados que van a meter, que por ganarle a este gobierno de ocupación. Insisto: tenemos un gobierno de ocupación, porque llegó democráticamente a través de la mentira, y hoy le ha entregado llave en mano los destinos el país al Fondo Monetario Internacional”.

En esa línea Vera advierte que  el gobierno conserva para 2019, más que una carta, los dos anchos y los dos siete buenos en la manga. “Vamos  a  una elección donde la mayoría de las elecciones provinciales ya se hicieron, donde vas a jugar en cancha visitante, con referí bombero, y ellos con el aparato del Estado. Ellos tienen plan A, plan B, plan C y plan D. Piensan en (María) Vidal, piensan en (Martín) Lousteau. El sector más hiperconcentrado de la economía tiene diferentes variables para tratar de que continúe este régimen oligárquico al servicio de los más poderosos. En cambio, el campo popular todavía estamos tratando de armar un plan A, un plan B…”.

Vera aclara que ni siquiera el cúmulo de evidencias de la responsabilidad directa del gobierno en la situación económica (y no la herencia del gobierno anterior ni menos el disparate sobre la culpa presente de un gobierno futuro) está impactando. “Todavía el gobierno sigue teniendo un treinta y pico por ciento de apoyo. Claro, si no hubiera recibido el apoyo del Fondo Monetario Internacional naturalmente estaríamos en default, con corralito, y estarían quemando las palmeras como aquel 19 de diciembre lo hizo la clase media y alta, que es el núcleo de apoyo que hoy tiene el gobierno”, sostiene. Pero advierte: “No está descartado que esto ocurra, a pesar del FMI”.

“Hay que ver qué pasa en febrero y marzo con el fenómeno Brexit, con Inglaterra separándose de Europa y chupando capitales golondrina a lo pavote, hay que ver cómo trastabilla el mercado internacional, qué pasa con el curro de las Leliq y si les dan los números y las cuentas. Hasta que eso no ocurra, todavía la clase media alta y la clase alta –no me refiero a la masa asalariada que gana entre 8 mil y 70 mil pesos– se va a mantener en una posición donde no apoya abiertamente al gobierno, pero tampoco a ninguna variante de la oposición. Esto sí puede llegar a ocurrir si hay un desbarranque financiero, de lo cual no estamos lejos”.

Con todo, Vera asusta, pero diferencia aquel 2001 de los tiempos que corren, aunque no necesariamente para bien. De hecho, su organización, La Alameda, surgió a principios de siglo como una de las asambleas barriales que brotaron por todos los barrios porteños. La “20 de diciembre” del Parque Avellaneda, recuperó, entre sus primeras acciones, un antiguo y emblemático bar, que ya estaba cerrado en 2001, y  lo convirtió en comedor comunitario. Se llamaba La Alameda.

Durante meses la asamblea preparó raciones para más de un centenar y medio de personas, vecinos de Parque Avellaneda, que no tenían qué comer. Después emprendió batalla contra talleres clandestinos de costura que esclavizaban a los trabajadores –muchos de ello extranjeros que durante el 1 a 1 soportaban esas condiciones para mandar remesas en dólares a sus familias– y contra la trata y la explotación laboral o sexual de personas.

Por eso Vera no reconoce aquellas condiciones en la realidad presente. “En 2001 los protagonistas eran la clase media alta y alta que les habían tomado los ahorros, y los sectores totalmente excluidos que no tenían ni para comer. Los asalariados recién entraron a la lucha tiempo después, en abril, mayo de 2002, cuando se empezó a sentir en el bolsillo el impacto de la devaluación. Mientras tanto los actores principales eran las asambleas de los sectores medios y los piquetes de los excluidos. Hoy todo el sector que está siendo excluido tiene un engranaje de ayuda social que ya funcionaba en el gobierno anterior, que este gobierno incrementó y que el Fondo Monetario autorizó incrementar. El FMI no autoriza a hacer un puente, una escuela, pero sí a subir un punto y medio el presupuesto para dar más planes, porque aprendió la lección de 2001. Y porque sabe que es más barato pagar planes sociales que salarios de convenio”.

Anuncios




Análisis de la campaña de Honestidad y Coraje

26 08 2017

El legislador porteño de Bien Común, Gustavo Vera, hizo un balance de la lista Honestidad y Coraje que participó en las PASO y destacó la cantidad de votos obtenidos, teniendo en cuenta, “la censura que había en los grandes medios televisivos, los pocos recursos oficiales y los casi nulos en forma propia”.

“Estábamos en el desierto, no teníamos acceso a un montón de programas y los mismos periodistas nos decían que estábamos censurados en los grandes canales”, indicó Vera en su habitual columna del programa “La verdad Concreta”, que él conduce por radio Conexión Abierta.

Además, prosiguió: “Por eso, sacar casi 55 mil votos, con los pocos recursos oficiales y los casi nulos que teníamos fue muy bueno, más si se tienen en cuenta los más de 100 millones de pesos que gastó Martín Lousteau (candidato a diputado por Evolución), a pesar de haber retrocedido en la cantidad de votos y haber estado en el Prime Time de la televisión”.

 





“Lousteau tira por la ventana al movimiento obrero”

7 08 2017

GUSTAVO VERA Y MARTÍN LOUSTEAU

El candidato a renovar su banca como legislador en la lista Honestidad y Coraje dentro del frente Unidad Porteña, Gustavo Vera, afirmó que Martín Lousteau, candidato a diputado nacional por Evolución, “pasó desapercibida la definición de este candidato, quien admitió que va a avanzar en la competitividad y que dijo que los convenios colectivos están viejos”.

“Pasó desapercibida la definición de Lousteau, quien admitió que va a avanzar en la competitividad y que dijo que los convenios colectivos estaban viejos. Esto lo señaló tras la reforma esclavista en Brasil y con los votos del Partido de los Trabajadores (PT). La verdad llama la atención y sobre todo cuando se arman listas y se tira por la ventana al movimiento obrero organizado”, precisó Vera durante una entrevista al programa “Aburridos Peligrosos”, que conduce Gonzalo Navarro por Radio Caput.

Además, el diputado porteño aclaró: “Eso es algo que no ocurrió en nuestra lista, porque en Honestidad y Coraje están todos los movimientos sindicales, como la CGT y la CTA, dentro de la lista”.

Cuando lo consultaron a Vera sobre los enfrentamientos de Lousteau contra el Gobierno porteño en plena campaña, el legislador porteño de Bien Común, ironizó: “¿Lousteau pelea? No sabía, decime a dónde”.

Por último, sostuvo que “lo peor del oficialismo es la crueldad oligárquica de este gobierno, que está volcando el dinero solo a obras que no son necesariamente las que la Ciudad está requiriendo, sino aquellas que pueden favorecer el marketing para perpetrarse en el poder”.





Vera analizó las PASO

2 08 2017

El legislador porteño de Bien Común, Gustavo Vera, hizo una lectura de las elecciones PASO en la Ciudad y las comparó con las de 2015. En ese sentido, sostuvo que los votos que perdió el candidato de evolución, Martín Lousteau, no fueron todos a parar al PRO, sino que estuvo repartido.

Vera explicó que el oficialismo porteño “pasó de 863 mil votos en 2015 a 935 mil este año, o sea que creció en 72 mil votos”, aunque reconoció que la lista Honestidad y Coraje que compitió dentro del frente Unidad Porteña no contó con un detalle importante para que Elisa Carrió sacara esa cantidad de sufragios.

“No lo habíamos previsto y creíamos que el PRO podría retroceder a sus niveles históricos del 34 por ciento. Lo que pasó fue que la campaña de Jaime Durán Barba fue la de mostrar a Lilita como una fiscal que iba a controlar al PRO y no como un miembro dentro del partido”, detalló el diputado de la Ciudad en la editorial que hizo en su programa “La Verdad Concreta”, que se emite por radio Conexión Abierta.

Además, agregó: “La novela de mostrar a Carrió cuando se peleaba con Mauricio Macri por denunciar a Gustavo Arribas, Silvia Majdalani, Ricardo Lorenzetti y luego se reconciliaban en Casa Rosada u Olivos caló hondo en la población y muchos la votaron para eso, para controlar al PRO”.

Vera indicó que “sorprendió mucho el retroceso fulminante de la lista de Lousteau, que pasó de tener en 2015 405 mil votos a 246 mil en 2017, un descenso que fue del 22 al 13 por ciento”.

“Una parte de los votos de Lousteau fue al PRO, otra parte a la colectora que armó el PRO que fue la lista del massismo que encabezó Matías Tombolini. Esta lista estuvo financiada y apoyada por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Hubo 57 mil votos más para Tombolini en comparación con los que logró Guillermo Nielsen en 2015”, precisó el también titular de La Alameda.

Vera indicó que “su se suman los votos que sacó de más el PRO y el massimo, respecto de 2015, son 120 mil”, pero aclaró que eso no completa la cantidad de sufragios que perdió el ex embajador en los Estados Unidos, ya que lo que restaría sumar fue a parar “a Unidad Porteña”.

En tanto, afirmó que el Frente para la Victoria (FpV) puro, o sea la lista Unidad Ciudadana, que compitió dentro de Unidad Porteña, “tuvo un retroceso de 46 mil votos, porque en 2015 sacó 341 mil y ahora 294 mil”.

“Pero, como hubo internas y solo se computó el voto de la lista de Daniel Filmus y Mariano Recalde, hay que aclarar que hubo casi 100 mil votos que aportó la lista de Itaí Hagman y la nuestra. Por lo tanto sumando todo el frente se puede afirmar que fueron 50 mil votos más en comparación con 2015”, añadió.

A la hora de desglosar, Vera explicó que Hagman sacó 17 mil votos y la lista del legislador porteño 32 mil sufragios más que en la anterior PASO, mientras que también indicó que “hubo otros crecimientos como el del Frente de Izquierda en 30 mil votos y a fuerza de Luis Zamora 32 mil”.

“Por eso, no fue tan grande el crecimiento del PRO, porque solo fueron 72 mil votos más que eran de Lousteau, quien en 2015 no era opositor y apoyaba la candidatura presidencial de Macri. Por eso, si no hubiera estado el factor Carrió como candidato hubiera tenido 4 o 5 puntos menos”, cerró.





“En Unidad Porteña, algunos pelean como en ‘Titanes en el Ring'”

2 08 2017

El candidato a renovar su banca como legislador por la lista Honestidad y Coraje, Gustavo Vera, aseguró que en el frente que él integra Unidad Porteña “algunos pelean como en ‘Titanes en el Ring'”, mientras él y Guillermo Moreno lo hace “en serio contra la oligarquía”.

Vera remarcó que la lista Honestidad y Coraje, junto al candidato a diputado nacional Guillermo Moreno, está “como sparring” de la lista Unidad Ciudadana (que encabezan Daniel Filmus y Mariano Recalde), que está en el mismo frente de cara a las PASO, pero confió en dar la sorpresa.

“Nosotros estamos como los chilenos esperando a la Argentina para jugar la final en Santiago (Copa América 2015). Acuérdense cual fue el resultado”, graficó el candidato en referencia al título que lograron los trasandinos durante una entrevista con el programa “Aburridos Peligrosos”, que conduce Gonzalo Navarro por Radio Caput.


Mariano Recalde y Daniel Filmus

Vera le metió más pimienta a la interna al señalar: “Yo siempre nombró a mis contrincantes, pero ellos se presentan como Unidad Ciudadana, como si Unidad Porteña no existiera. Hay algunos que pelean como en ‘Titanes en el Ring’, que era de mentira y otros como Moreno y yo peleamos en serio, peleamos contra la oligarquía”.

De todas maneras, destacó el frente conformado al indicar que está “muy contento de haber hecho un acuerdo en Unidad Porteña, donde se privilegió la máxima unidad en acción, no solo de partidos  y grupos, sino de una sociedad que quiere un país justo, inclusivo y sustentable”.

“Esta es la excepción porque en Provincia va por un lado el campo popular y por otro el movimiento obrero. En Capital enfrentamos a un gobierno oligárquico que tiene el presupuesto más alto del país y que es 23 veces mayor que el de La Matanza. La Ciudad es un distrito rico pero profundamente injusto”, indicó.

Vera sostuvo que la lista que encabeza para diputados porteños “no solo mantiene disputa en lo legislativo”.

“Frenamos con un amparo la extensión de los parquímetros, un negociado de 7.000 millones de pesos y una ley que además está mal redactada, en ayudar a los vecinos del conventillo de La Boca que siguen esperando con frío y lluvia volver a sus hogares y otras cuestiones más, mientras muchos (legisladores) no hicieron nada pese a que les metieron una ley trucha como la de estacionamiento medido”, explicó.

Las diferencias de Honestidad y Coraje, que encabeza Vera y Moreno, con las otras dos listas no son los postulados que son similares, “pero el cómo y el quién es distinto”, y añadió Vera señalando los organismos de control al PRO en manos de dirigentes de la oposición “la pregunta del millón es donde está la Defensoría del Pueblo de la Ciudad o la Auditoria de la Ciudad donde hay muchos compañeros de la oposición que supuestamente tienen los mismos postulados” y siguió refiriendo el candidato a renovar su banca otras problemáticas de la Ciudad que no se ve a referentes de la oposición al PRO. “Dónde estaban cuando frenamos el negociado de 30 millones de dolares cuando estaban destruyendo el Palacio Roccatagliata en Coghlan destruyendo aérea protección histórica y violaban todas las normas de edificación, donde están ahora con las 32 familias en la calle tras el incendio en el Conventillo de La Boca que fueron desalojados de facto por Larreta con una clausura administrativa”.

“Unos peleamos en serio y otros como titanes en el ring. Yo iba de chico a ver karadiagan, la momia al luna park hasta que me entere que era una mentira, fue una decepción y no fui más. Si quieren una pelea en serio contra la oligarquia tenes que votar a Moreno y la Alameda. Guillermo no por casualidad es uno de los más estigmatizados pero nunca encontraron enriquecimiento ilícito, por eso el justo odio de los formadores de precio y de Clarin porque les puso los punto para garantizar la comida a los hogares argentinos en tiempo y forma”, cerró Vera.

CRÍTICAS A MARTÍN LOUSTEAU

Cuando le consultaron por los cuestionamientos del candidato a diputado nacional por Evolución, Martín Lousteau, Vera planteó: ¿Lousteau pelea? No sabía, decime a dónde”. 

Para Gustavo Vera pasó desapercibido la definición de Lousteau quien “admitió avanzar en la competitividad y que los convenios colectivos estaban viejos y esto tras la reforma esclavista en Brasil y con los votos del PT y la verdad llama la atención ys obre todo cuando se arman listas y se tira por la venta al movimiento obrero organizado y esto sí no ocurrió en nuestra lista que están todos los movimientos sindicales CGT y CTA dentro de la lista”.

Asimismo Vera sostuvo que “lo peor del oficialismo es la crueldad oligárquica de este gobierno, que está volcando el dinero solo a obras que no son necesariamente las que la Ciudad está requiriendo, sino aquellas que pueden favorecer el marketing para perpetrarse en el poder”. 

“Mucha obra en la 9 de Julio, en avenidas visibles, romper las mimas calles cada dos años y poco arreglar los pozos de los barrios perdidos. Mucho embellecimiento por fuera de los hospitales y mucho maltrato por dentro de los recursos humanos. Mucho sobreprecio en la escuela pública y muy poca construcción de escuelas, sobre todo de la Avenida Rivadavia sur, donde tenés 20 mil pibes entre nivel inicial, primaria y secundaria que no tienen vacantes.

Por último Gustavo Vera, señaló que en áreas sensibles como educación, salud, vivienda y calidad de vida el gobierno está haciendo un papel desastroso y no lo puede disimular, porque en la Nación está Mauricio Macri y en la Ciudad no pueden hablar  de la pesada herencia porque hace diez años que ellos están gobernando. Vemos un Microcentro embellecido para engrupir, porque vienen del interior para hacer un trámite y están uno o dos días y piensan que está todo bien, mientras sufren los barrios del sur”.





“El PRO hace caminatas blindadas y actos tabicados”

26 07 2017

El candidato a renovar su banca como legislador por la lista Honestidad y Coraje en el frente Unidad Porteña, Gustavo Vera, afirmó hoy miércoles que los números que otorgan las encuestas al oficialismo “están inflados”, porque tienen que hacer “caminatas blindadas y actos tabicados por el enojo de la gente”, solo en Capital tenes un 36 por ciento de porteños que no llega a fin de mes.

LAS ENCUESTAS

En una entrevista que brindó al Noticiero de la mañana de la TV Pública, Vera aseguró que Unidad Porteña se afianza como segunda fuerza y deja tercera a Evolución, que encabeza Martín Lousteau.

“En este momento Martín Lousteau está en un tercer lugar muy cómodo y no pasa el 20 por ciento. Unidad Porteña está creciendo y recuperando niveles  de votación que rondan entre 25 y 28 por ciento. Eso según las encuestas a las que pudimos acceder y que no mandamos a hacer nosotros, más allá que ya sabemos que las encuestas son relativas. Después de lo que pasó con Donald Trump (en Estados Unidos daban como ganadora en las presidenciales a Hillary Clinton) son un chiste y están claramente al servicio de tal o cual”, indicó el legislador.

Además, remarcó que “la propia gente de Lousteau admite que están por debajo del 20 por ciento y en todas las encuestas aparece por arriba del 20 por ciento Unidad Porteña”, al tiempo que consideró que le “parece infladísimo el número que se  le está otorgando al PRO y a Elisa Carrió (candidata a diputada nacional), porque claramente no tienen 40 o 45 por ciento de los votos ni por asomo”.

CANDIDATOS BLINDADOS

“De eso te das cuenta porque hacen caminatas que son blindadas, ya que no pueden salir a la calle. De Villa Lugano se tuvieron que ir, de la Villa 31 de Retiro, también, En Palermo tuvieron que hacer un acto tabicado, lo mismo que en Caballito, porque obviamente hay muchísima gente enojada y no es gente enviada por otros partidos”, precisó Vera.

Las consecuencias sociales hablan del fastidio en la calle con los candidatos del oficialismo. El legislador porteño de Bien Común explicó que “en la Ciudad hay 3 millones de habitantes, de los cuales hay casi 1.100.00 con terribles problemas para llegar a fin de mes”.

“Según las cifras oficiales, hay 154 mil indigentes, 424 mil personas bajo la línea de la pobreza, 452 mil personas de clase media frágil, es decir que se están por caer de un momento a otro bajo la línea de la pobreza. Es decir, casi 1.100.000, o sea un 36 por ciento de los porteños afectados en una Ciudad que es la más rica del país, con 178 mil millones de pesos de presupuesto, que si lo comparás con el de La Matanza, que tiene la misma población, es 23 veces superior”, señaló.

Por último, indicó que Unidad Porteña será “la única PASO real que se desarrollará casi a escala nacional” y destacó que entre las tres listas que competirán (Unidad Ciudadana, Ahora Buenos Aires y Honestidad y Coraje) hayan podido “conquistar la máxima unidad en acción”.

“A grandes rasgos significa que buscamos ponerle un freno al ajuste que lleva a cabo el Gobierno y en un plano positivo planteamos tratar de lograr que haya un país más justo, inclusivo y sustentable del que tenemos”, concluyó.

 





Blindaje político a la corrupción policial

29 06 2017

Rodríguez Larreta, Carrió y Lousteau

El PRO de Larreta, la Coalición Cívica de Carrió, ECO de Lousteau y Confianza Pública de Ocaña, evitaron la interpelación al ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, por haber designado dos jefes policiales presos por coimeros. 

El legislador de Bien Común, Gustavo Vera, presentó este jueves en la sesión el proyecto para que el ministro Ocampo rinda cuentas ante los diputados por haber desoído las alertas judiciales y legislativas respecto a los dos jefes policiales que nombró y terminaron presos “por coimeros”, José Pedro Potocar y Guillermo Calviño.

A pesar del pedido que hizo el legislador porteño para que el oficialismo “reflexione” sobre “la gravedad” del tema, sobre un total de 52 presentes, 16 votos fueron positivos, 28 negativos (el PRO de Horacio Rodríguez Larreta, Confianza Pública de Graciela Ocaña y la Coalición Cívica de Elisa Carrió) y 8 abstenciones (SUMA+ y el Partido Socialista).

De esa manera, el oficialismo y sus aliados evitaron que Ocampo tenga que ir a dar explicaciones por esas irregularidades, que en cualquier país del mundo“provocaría que el alcalde estuviera en la tapa de todos los diarios”.

“Estamos en una situación de gravedad institucional que es muy, muy seria. En 2016 se nombró a Guillermo Calviño como jefe de los federales traspasados y terminó preso, lo mismo que José Potocar, que fue el primer jefe de la Policía de la Ciudad”, indicó Vera durante su exposición en el recinto.

El diputado porteño explicó que “los dos jefes terminaron presos por coimeros y no fue un fiscal de Justicia Legítima quien realizó la investigación, sino que fue José María Campagnoli, quien fue nombrado Ciudadano Ilustre por esta misma Legislatura”.

“El ministro tendría que haber venido a dar explicaciones sin un pedido de interpelación, pero goza de un blindaje mediático terrible. En marzo del año pasado se avisó en este recinto que Calviño tenía causas, por lo menos tres, por coimas y por encubrimiento a barras bravas”, precisó Vera.

Además, agregó: “Fue un error no fortalecer la dirección de la Metropolitana, que aún con sus errores mostraron una gran evolución en el profesionalismo. En cambio, estos jefes venían con antecedentes de la Federal por coimeros”.

Vera fue más allá y señaló que estos casos de corrupción policial “no salen en las tapas de los diarios por el blindaje mediático” que tiene el Gobierno porteño, al tiempo que reclamó la designación de un jefe de Policía (el secretario de Seguridad Marcelo D’Alessandro es el jefe interino), ya que “no se aplican los mecanismos de seguridad” que se votaron  para aprobar el año pasado la Ley de Seguridad Pública que dio nacimiento a la fuerza porteña.

Por otra parte, el legislador de Bien Común se refirió a la represión policial del miércoles en la 9 de Julio y señaló que en lugar de intervenir solo la Policía de la Ciudad estuvo también la Federal y se planteó: ¿La Policía de la Ciudad la dirige Néstor Roncaglia (jefe de la Federal) o es autónoma?