Realizaron el coloquio de juezas y procuradoras sobre trata en el Vaticano

10 11 2017

JUEZAS Y FISCALES ARGENTINAS EN EL VATICANO

El coloquio de juezas y procuradoras de todo el mundo sobre trata de personas se cerró hoy viernes en la Academia de Ciencias Pontificias del Vaticano con un fuerte llamado a condenar con duras penas, similares a crímenes de lesa humanidad, a traficantes y colaboradores, a los proxenetas y también a clientes y consumidores, que son la causa principal del tráfico mismo.

Durante la segunda jornada del encuentro, seis representantes de la Argentina expusieron sus ideas, mientras que el jueves lo habían hecho otras 12.

El legislador porteño de Bien Común y titular de La Alameda, quien se desempeñó como Observador del Coloquio, al igual que otras 21 juezas y fiscales del país, destacó el primer día del encuentro.

Asimismo, hubo una comitiva especial de la Ciudad, entre loas que estuvo Elena Liberatori, magistrada en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteña, mientras que también se destacó la presencia de la jueza correntina Cristina Pozzer Penzo, ambas como observadoras.

En total fueron 24 puntos que se firmaron, entre los que se destaca que “en el acto de establecer la justicia, juezas, fiscales y colaboradores deben velar por restablecer la dignidad humana y garantizar la libertad de las víctimas ya sea por trabajo forzado, por prostitución, tráfico de órganos o explotación de mujeres con fines reproductivos”.

“Hay que condenar con las penas más severas, adecuadas a crímenes de condenar con las penas más severas adecuadas a crímenes de lesa humanidad, por la violación de sus derechos huamonos, a los traficantes y sus colaboradores, a los proxenetas y sus colaboradores y también a los clientes y consumidores, que son la causa principal del tráfico mismo”, señaló el documento firmado.

Y en cuanto a las víctimas se remarcó “el apoyo integral a largo plazo y sin limitaciones o condicionamientos”.

TODOS LOS PARTICIPANTES DEL COLOQUIO DE JUEZAS Y PROCURADORAS SOBRE TRATA

Este viernes, las siete argentinas que expusieron en la segunda jornada del coloquio fueron: la jueza Federal de Resistencia, Zunilda Niremperger; la fiscal Federal Paloma Ochoa; la magistrada del Tribunal Oral Federal número 2, Karina Rosario Perilli; una de las titulares de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), María Laura Roteta; la titular del Juzgado Federal número 1, María Servini de Cubría; y la integrante del Consejo de la Magistratura, Gabriela Vázquez.

Este coloquio se llevó a cabo en medio del ataque que está sufriendo la Justicia en la Argentina, con algunas cuestiones que ya son una persecución política.

JUEZA FEDERAL SERVINI DE CUBRÍA EN PLENA EXPOSICIÓN

Justamente, Servini de Cubría viene de ser víctima de un sospechoso robo en la puerta de su casa con zonas liberadas, operciones que dicen que renuncia en abril próximo y es mentira, notas en contra de ella, la propia procuradora General de la Nación, Gils Carbó, que se vio obligada a renunciar el 31 de diciembre luego de tantas presiones políticas.

La encargada de abrir el encuentro el jueves fue la presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de la Argentina, Susana Medina, quien participó de la organización del coloquio y acercó a muchas de las expositoras tanto de Argentina como del extranjero.

Después fueron exponiendo  la jueza del Tribunal Oral en lo Criminal número 6 de Lomas de Zamora, María Laura Altamiranda; la Asesora Tutelar de Adjunta de Menores de la ciudad de Buenos Aires, María de los Ángeles Baliero de Burundarena; la jueza de la Sala II de la Cámara de Federal de Apelaciones de La Plata, Olga Calitri; y la presidenta de la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, María Claudia Caputi.

Por la tarde de ese mismo día fue el turno de la jueza de la Cámara de Casación Penal Federal Ana María Figueroa; la ministra de la Corte Suprema de Santa Fe, María Angélica Gastaldi, la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó; la presidenta de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Electoral y jueza de la Cámara Comercial porteña, María Lilia Gómez Alonso; la ministra del Superior Tribunal de Justicia de Misiones y vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, Cristina Leiva; la titular de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal número 12 de la Capital Federal y cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), Alejandra Mángano; y la fiscal Federal de Mar del Plata, Laura Mazzaferri.

Entre los discursos más destacados estuvieron el de Medina, Figueroa, Gils Carbó, Ochoa, Mazzaferri, Mángano, quien en la PROTEX da una batalla diaria a este tipo de flagelos, y Niremperger, quien en Chaco tiene varias causas de narcotráfico complejas y de bandas muy poderosas.

También fueron oradoras la magistrada siria Rabaa Al Zreqat que en la actualidad está refugiada en Holanda y que en su país trabajó en causas relacionadas con delitos federales como trata y narcotráfico; y juezas de Estados Unidos (4), Nigeria (3), Perú (4), México (3), España (2), Filipinas (2), Canadá (2), Jamaica, Uganda, Trinidad y Tobago, Tanzania, Guatemala, Gran Bretaña, Estados Unidos, Irlanda del Norte, Hungría, Nueva Zelanda, Benín, Haití, Italia, India, Zambia, Australia, Colombia, Polonia, Ecuador, Panamá, Venezuela, Costa de Marfil, Bosnia y Herzegovina, Paraguay, Pakistán, Marruecos y Ghana.

Anuncios




Vera en el Vaticano: “Hay que ir contra los bienes de la mafia, su punto débil”

23 11 2016

En el marco del Coloquio contra el Narcotráfico en el Vaticano, el titular de La Alameda, Gustavo Vera, apuntó directamente al corazón de las mafias y remarcó que “el punto débil del crimen organizado consiste en sus bienes”, por lo que instó a confiscarlos y reutilizarlos socialmente.

“Hay que seguir la ruta del dinero. Hay que ir confiscando y reutilizando los bienes de la mafia: lo que tiene en común todo el crimen organizado es que es una forma de acumulación mafiosa del capital. El punto débil del crimen organizado consiste en sus bienes”, planteó Vera durante su exposición en la Academia de Ciencias Pontificias que dirige monseñor Marcelo Sánchez Sorondo.

El titular de La Alameda sostuvo que “hay que ver al narcotráfico en el contexto del crimen organizado y de la sociedad que, como denuncia Francisco, tiene un consumismo desenfrenado que provoca un descarte desenfrenado”.

dsc_8066

Además de Vera exponen en el Coloquio la jueza Zunilda Niremperger, la reina Silvia de Suecia y el Papa Francisco, quien lo hará este jueves, mientras que entre los observadores del encuentro participan el ex vocero de Jorge Bergoglio Guillermo Marcó y los jueces federales Daniel Rafecas, María Servini y Sergio Torres.

“El narcotráfico es un problema sistémico y el abordaje no es ni la militarización ni la despenalización”, aseguró el también legislador porteño de Bien Común.

Asimismo, Vera propuso “que los países latinoamericanos tengan su propia inteligencia, y no a la DEA”.

“Ese descarte desenfrenado da el contexto para que crezca el ‘capitalismo aventurero’, lo que conocemos como mafia. Tiene que ver con el narcotráfico, tráfico de órganos, trata laboral, trata sexual, su aspecto más sutil pero no menos grave que es el lavado de dinero y esto tiene que ver con el secreto bancario, con los paraísos fiscales”, señaló.

Además, agregó: “Hay toda una industria montada alrededor del descarte y en la medida que no garanticemos Tierra, techo y Trabajo, que no reconstruyamos la comunidad alrededor de la cultura, el deporte, el trabajo y devolvamos el sentido de la vida a la juventud, toda lucha contra el narcotráfico está destinada de antemano al fracaso”.

Vera afirmó que “ha fracasado la opción militarista que no atiende la cuestión social y ha gastado más de 100.000 millones de dólares durante la última década y sin ningún resultado”.

“También ha fracasado la reducción de daños y en los países en los que se ha aplicado ha sufrido graves problemas de salud y ha generado presupuestos en salud insustentables”, criticó.

dsc_7964

 A la vez, el máximo referente de La Alameda, explicó que “el crimen organizado no lo mismo que robar a una persona en el colectivo” y en ese aspecto precisó que “requiere de una organización y logística que va desde el delito hasta el lavado de dinero y que no se puede hacer sin territorio liberado ni la complicidad estatal”.

Por último, señaló que “las mafias actúan en red y por eso es necesario combatirla trabajando en red, con los tres poderes de una nación, entre los diferentes países, porque es la única forma de generar anticuerpos para combatirlo y poder rescatar a las víctimas”.