Vatican Insider sobre el bautismo en la Alameda del obispo villero

4 01 2019

El sitio italiano del diario La Stampa, especializado en el Vaticano, publicó un artículo sobre el bautismo realizado por el obispo villero de Argentina en el comedor comunitario de la Alameda.

Link del artículo: https://www.lastampa.it/2019/01/03/vaticaninsider/argentina-la-iglesia-de-francisco-bien-vale-un-bautismo-7VFzMYHAyibRwsmVUJvp9I/pagina.html

Anuncios




El Festival Al Dente se viste sin esclavitud

7 12 2018

No Chains, la marca de la Alameda libre de trabajo esclavo, confeccionó las remeras para la sexta edición del festival Al Dente, un encuentro de la italianidad en la Ciudad de Buenos donde habrá desfile de ropa en el primer escenario solar móvil de la Argentina. Además, gastronomía, indumentaria, arte plásticas, bandas de música, la donación de juguetes por los niños en tratamiento oncológico y un sorteo para viajar a Italia. La entrada libre y gratuita.

La italianidad tiene su celebración este fin de semana (sábado 8 de 14 hs a 00 hs y domingo 9 de 13 hs a 21 hs) en el playón del Mercado de las Pulgas, en el barrio porteño de Colegiales (ingreso por Enrique Martínez y Concepción Arenal).

Para la sexta edición del Festival Al Dente es que se suma por primera vez, No Chains (Sin Cadenas), la marca de la Alameda libre de trabajo esclavo, que confeccionó las remeras para el staff y participantes del sexto festival Al Dente.

Además el sábado a las 16 hs habrá un desfile de la ropa confeccionada por costureros que salieron de los talleres clandestinos. También habrá un trailer junto al escenario para la venta al público de los productos libres de trabajo esclavo e infantil, que en la industria textil es muy común con un 78 por ciento de la producción en la clandestinidad.

El Papa y Gustavo Vera con uno de los nuevos diseños de remeras

No Chains nació en el 2010 en la unión de la cooperativa de la Alameda con otras del sudeste asiático. Fue el entonces cardenal Jorge Bergoglio quien participó del lanzamiento en la Alameda y luego a tres meses de ser elegido Papa Francisco, en su casa en Santa Marte en el Vaticano, firmó y dedicó una remera No Chains reafirmando su respaldo a este modelo de producción textil y de consumo sustentable.


Por otro lado el cuidado del ambiente se expresa con el primer escenario en la Argentina solar móvil que fue aportado por la banda la Fanfarria del Capitán. El Nómade Solar es un escenario portable que lleva en el techo 6 paneles solares que alimentan un banco de baterías dotando de energía limpia al sistema de sonido de la banda. Al llegar al lugar elegido, un motor levanta el techo con los paneles y se despliega un imponente escenario de 6x4m con su propio sistema de sonido al aire libre. Además de ser ecológico, el escenario se monta en una hora y puede colocarse en cualquier lugar gracias a su independencia energética, generando conciencia a través del arte.

La feria gastronómica y cultural es organizada por Adrián Francolini dueño del Il Ballo del Mattone donde tenes 35 stands de productos y vas a poder ayudar donando juguetes para los niños en tratamiento oncológico como participar de un sorteo por un viaje a Italia para dos personas con estadía y viajes pagos.

La  entrada libre y gratuita.





Argentina, el Papa y la misa de Luján, “un hecho político trascendente”

2 11 2018

FOTO: Facundo Lugo y Ximena Rattoni de la Alameda con el Papa Francisco

Francisco firmó una camiseta emblema de la celebración en el santuario de la patrona de Argentina. “Fue un espaldarazo en la lucha por la solidaridad y la unidad”, explicó Ximena Rattoni, militante de la Fundación La Alameda.

Artículo publicado en el Vatican Insider, el medio especializado del diario La Stampa de Italia:

https://www.lastampa.it/2018/11/01/vaticaninsider/argentina-el-papa-y-la-misa-de-lujn-un-hecho-poltico-trascendente-4X6y09wOPuZx6UvQXwmj8L/pagina.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

 





“Los grandes grupos económicos ven en el Papa una amenaza”

30 04 2018

Agustín D’Atellis economista argentino

El Vatican Insider, la web del diario italiano La Stampa, publicó una entrevista a un economista argentino sobre la influencia de Francisco en la realidad económico-financiera global. “No se trata de acabar con el capitalismo, sino de poner la economía al servicio del bien común”

Agustín D’Attellis, economista argentino

PUBBLICATO IL 26/04/2018

Por ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ

La gran economía, obnubilada por el “dios dinero”, favorece al crimen organizado. Existe un vínculo cada vez más estrecho entre los paraísos fiscales, los grandes bancos internacionales y los grupos delictivos más peligrosos del planeta. Por eso, cuando el Papa critica el capitalismo salvaje y la economía de exclusión, muchos grandes poderes lo ven como una amenaza. Quizás no lo critican abiertamente, pero alimentan la resistencia en su contra.
PUBLICIDAD
inRead invented by Teads

Es la convicción de Agustín D’Attellis, economista argentino. Docente de la Universidad de Buenos Aires, especialista en macroeconomía y mercados financieros, en entrevista con el Vatican Insider habla del impacto de “Laudato Si” en el debate económico-financiero mundial.

¿Qué impacto tiene el pensamiento de Francisco en la economía mundial?
El mensaje del Papa incluido en la encíclica “Laudato Si” apunta a un cambio en los pilares mismos sobre los cuales está sostenido el actual modelo económico-financiero que, en estas épocas de retorno neoliberal en el mundo, empieza a dar cada vez más margen para que el crimen organizado tenga una participación fuerte. A final de cuentas se trata de finanzas y moral. Los mercados financieros se rigen, entre otras cosas, por la competencia pero esta conduce a comportamientos muy cuestionables desde lo moral. Poner en duda estas cosas es enfrentar intereses muy poderosos del mundo real.

Entonces, ¿qué se debería hacer?
Tenemos que ir a un esquema que ponga al sistema económica al servicio de lo productivo, del empleo, del bien común. Es ahí donde el mensaje del Papa enfrenta intereses reales y no sólo de mafias o de grupos que trabajan en la ilegalidad, sino de un esquema financiero internacional que está al servicio de ellos. No se pueden negar los vínculos estrechos que existen entre los paraísos fiscales, las empresas “off shore” y los grandes bancos internacionales. No sirve de nada denunciar a los paraísos cuando estos operan con bancos reconocidos, con presencia en todo el mundo y que parecieran estar al margen de esto pero no, trabajan en conjunto. Cuando el Papa denuncia el abuso de las finanzas está apuntando al corazón de Wall Street.

Pero a Wall Street no le interesa lo que el Papa tenga para decir, ¿para qué sirve su palara?
Para empezar a cuestionarnos todas estas cosas, para empezar a armar y organizar fuerzas que contrasten con este modelo enfermo y tratar de ganar la disputa.

Es como la historia de David contra Goliat…
Si, Francisco es como David pero en un espacio estratégico porque el Papa está ubicado en un lugar que no es menor para poder plantear esta disputa. Igualmente creo que es necesario organizarse desde diferentes sitios. Como la Red Antimafia de Argentina, con movimientos sociales y sindicales, así como con otras organizaciones. No es una unidad sólo de dirigentes, sino una unidad de abajo hacia arriba, para que varios sectores de la sociedad puedan poner en jaque el esquema en su base. No es fácil, porque estamos hablando de personas que manejan cientos de millones de dólares todos los días.

¿Sería descabellado pensar que, tarde o temprano, estos intereses promoverán una resistencia al Papa, aunque no sea abierta y desfachatada?
Si, porque los grandes grupos de poder económico concentrado ven en la figura del Papa una amenaza. Él está en un lugar estratégico y, con una habilidad importante, cuestiona los fundamentos del sistema sobre el cual estos grupos operan. Es el individualismo por encima de una sociedad pensada en términos de bien común y de conjunto. Eso Francisco lo pone en cuestión y habla de comportamientos colectivos, del otro, de la necesidad concreta de apuntar contra estas herramientas que permiten el crecimiento de las organizaciones delictivas en el mundo.

¿No es una mirada muy teórica, demasiado global? ¿Eso le importa a la gente?
Toda esa economía macro, obnubilada por el “dios dinero” y corriendo atrás de él, permite que sean cada vez más estrechos los vínculos entre los grandes capitales y el crimen organizado. Pero la consecuencia se da en la microeconomía, en la realidad de todos los días: en ese chico que vende droga y termina matando al vecino por una disputa, en el aumento en los niveles de inseguridad y violencia en los barrios, en las familias. El Papa, desde una visión muy clara del mundo, va en otra dirección. Por eso, la disputa necesariamente pasará a los hechos, porque si bien muchos de estos poderes se cuidan de criticar directamente al Papa por el rol que ocupa y la popularidad que tiene, por abajo se nota que promueven la resistencia a su discurso.

No todos los críticos representan a grandes capitales, una cierta “clase media” dice no comprender al Papa, su crítica al capitalismo salvaje y lo mira con recelo. ¿A qué se debe?
Ahí es muy importante comunicar, llevar el mensaje de “Laudato Si” a la gente que no lee documentos papales. Ese escrito aborda muchas temáticas, no sólo religiosas, por eso se debe transmitir no sólo desde las estructuras de la Iglesia sino desde otros espacios. De otra manera, sectores de clase media confundidos y empujados por esta lógica del retirarse en el interés por las cosas públicas, del individualismo, terminan siendo víctimas del sistema.

¿Por qué dice eso?
Por mensajes cruzados que les llegan a estas personas, por ejemplo, terminan criticando la figura del Papa y defendiendo inocentemente, hasta sin quererlo, cuestiones indefendibles como que ciertos funcionarios públicos sean dueños de sociedades “off shore” en paraísos fiscales. Al hacerlo terminan, sin darse cuenta, defendiendo estructuras que tienen un impacto muy directo sobre las operaciones del crimen organizado. Son los mismos grupos que, después, los afectan a ellos mismos en materia de seguridad. En casos como este, grandes sectores de la “clase media” se activan en contra de sus propios intereses. Inocentemente, sin saberlo, por el mar de confusión al cual se los conduce.

¿Se trata de cambiar el sistema o de reformar lo que ya existe? Porque se suele decir que es absurdo cuestionar al capitalismo siendo el único sistema que “realmente funciona”.
El mundo ya tuvo ese debate de la oposición entre dos sistemas, el capitalista y el socialista. Todo terminó cómo ya sabemos. Hoy por hoy no existe un modelo alternativo al vigente. Entonces deberíamos ir modificando las cosas para evitar que el capitalismo se convierta en salvaje y se ponga al servicio de las mafias que hoy, según algunas estadísticas, manejan negocios por el cinco por ciento del Producto Interno Bruto mundial. Si seguimos así el crimen organizado será cada vez más grande, sus vínculos con el poder cada vez más estrechos, la simbiosis entre la política y estos grupos va a ser completa, los Estados van a trabajar directamente para ellos y terminaremos en sociedades fragmentadas, violentas, invivibles. Eso hay que frenarlo lo antes posible.

¿La palabra del Papa puede ayudar?
Es muy importante en un contexto difícil. Justo después de la crisis económica de 2008 algunas personalidades habían comenzado a cuestionar el impacto de la desregulación financiera y los paraísos fiscales, pero ahora volvimos atrás. Ante un nuevo auge de la cultura neoliberal, que se torna muy peligroso, la figura del Papa resulta clave. Si no tuviéramos a Francisco haciendo contrapeso con otra visión estaríamos en una situación aún más grave.

¿Es realista pensar que las cosas pueden cambiar?
El Papa está donde está, llegó donde llegó, pero no podemos pretender que él desde ahí, solo, cambie el mundo. Es una tarea que nos debemos muchos, cada uno desde su lugar, creando células chiquititas pero con la esperanza de crecer, crecer y sumar a otras personas. Sí, el sistema que tenemos es capitalista, pero como lo plantea el Papa debemos empezar a cuestionar estructuras. No se trata de acabar con las finanzas o con el crédito, por ejemplo, sino de transformarlos y hacer que funcionen al servicio de una sociedad mejor.

La “Laudato Si”, ¿tiene algún tiempo de impacto fuera de la Iglesia?
Creo que sí, me ha tocado estar en varias reuniones en las cuales se cita la encíclica y antes jamás había visto algo por el estilo. Mucha gente que no pertenece a la Iglesia y ni siquiera es creyente toma en cuenta a ese documento, está empezando a influir en diversas ramas del pensamiento. Claro, a nivel de operadores financieros ellos la ignoran completamente, primero porque no la entienden, y luego porque, sin conocerla mucho, la asumen como un enemigo o la etiquetan ideológicamente. Hay mucho de eso.

¿Se estigmatiza la propuesta del Papa?
Si, a través de las redes sociales y con mensajes cruzados se empieza a instalar cierta estigmatización ideológica hacia la figura del Papa. Ahí es importante hacer un contrapeso. Claro, uno lo intenta hacer desde el contenido y desde el pensamiento filosófico, pero jugás contra unos monstruos capaces de impactar sobre millones de perfiles de Twitter o Facebook con una gran capacidad tecnológica. Pero si todo esto sigue y no lo frenamos a tiempo, puede terminar muy mal.





“Exportan limones con cocaína a Italia”

30 04 2017

El legislador porteño de Bien Común, Gustavo Vera, remarcó que le “llama la atención la preocupación del presidente Mauricio Macri por la exportación de limones y la despreocupación por otras ramas de la economía”, hecho que lo vinculó a un caso de narcotráfico ocurrido en Italia.

“Me llama la atención  la preocupación por los limones y la despreocupación por otras ramas de la economía. Pero sobre todo me llama la atención en el contexto de que hace un mes la Justicia italiana puso sobre la lupa la exportación de limones desde Tucumán, porque encontraron una cantidad importante de cocaína que era exportada a Italia en cargamentos de limones desde esa provincia”, advirtió Vera en declaraciones al programa “Minuto Uno” que conduce Gustavo Sylvestre por C5N.

VERA Y EL PUERTO DONDE SE HALLÓ EL CARGAMENTO CON COCAÍNA

El hecho al que se refiere el diputado de la Ciudad y también titular de La Alameda ocurrió el pasado 6 de febrero cuando las autoridades italianas incautaron 55 kilos de cocaína por un valor de venta estimado en 11 millones de euros que estaban ocultos en un contenedor proveniente de la Argentina. La droga se halló en el puerto de Gioia Tauro, ubicado en la provincia de Reggio Calabria.

“Espero que Macri preste atención a todas las ramas de la economía y que garantice que cuando se trata de limones se exporten limones y no cocaína como ocurrió en Italia”, precisó Vera.

DONALD TRUMP Y MAURICIO MACRI DURANTE SU REUNIÓN

Y en ese sentido, añadió: “No sé si Donald Trump estaba haciendo un doble chiste con lo de Corea del Norte y los limones, hablando solamente de los limones”.

 





Ejemplos de la lucha contra la mafia

2 12 2015

lanacion

Editorial de hoy en el diario La Nación: http://www.lanacion.com.ar/1850518-ejemplos-de-la-lucha-contra-la-mafia

Así como Libera es en Italia un arquetipo de combate al crimen organizado, existen expresiones de la sociedad civil que son modelos en nuestra región

Las actividades ilegales y delictivas sobre los Estados tienen dos matrices: la corrupción interna a través de dirigentes que, llegados al poder, forman asociaciones ilícitas que capturan a los Estados desde adentro, y la mafia organizada que, por medio de sobornos a integrantes de los tres poderes, se asegura la impunidad necesaria para delinquir por fuera de las estructuras estatales. Ambas estrategias coexisten y, en algunos casos, se potencian, lo cual obliga a la sociedad civil a organizarse para luchar contra la corrupción y el delito organizado

Un exitoso ejemplo ocurrió hace 20 años en Italia, donde se originó Libera, que hoy agrupa a 1600 organizaciones sociales de ese país que luchan contra la mafia. Sus programas recuperan la memoria, fomentan la toma de conciencia sobre los estragos que provocan las actividades mafiosas, capacitan para prevenirlas y colaboran en la sustentabilidad de las actividades económicas a partir de los bienes confiscados a los delincuentes.

Entre 1992 y 1993 la mafia asesinó a los jueces que impulsaban la mayor investigación antimafia de la historia italiana, conocida como Mani Pulite. Esto generó una masiva protesta social, similar a las ahora difundidas manifestaciones de los “indignados”. Aquella protesta fue iniciada por una ciudadana que colgó una sábana blanca de la ventana de su casa como forma de expresar que no era parte de la mafia. A las pocas horas, muchísimas viviendas se tiñeron de blanco.

Frente al visible y generalizado malestar ciudadano, Luigi Ciotti, un sacerdote con extensa trayectoria social, se preguntó qué se podía hacer desde la sociedad civil. La primera idea fue formar una organización, pero ya había muchas y el problema era que el poder de la mafia se infiltraba en esas estructuras, por lo que propuso formar una red. En 1995, se conformó entonces Libera.

El espacio fundado en Roma, integrado en su mayoría por organizaciones sociales vinculadas con la Iglesia, se planteó como primera acción un objetivo bien concreto que fue impulsar la ley que regulara la confiscación de los bienes de la mafia. Fue una idea simple pero eficaz.

Alcanzado ese objetivo y sancionada la norma, la estrategia pasó a ser la lucha de la sociedad civil contra la mafia sobre la base de la memoria, la prevención y la incidencia en políticas públicas.

El tráfico de drogas (heroína, cocaína, cannabis, marihuana, éxtasis) es la primera entrada de la facturación de las bandas criminales. Según el informe sobre drogas a nivel mundial, realizado por las Naciones Unidas en 2007, este mercado criminal cuenta con más de 230 millones de consumidores en todo el mundo. Europa representa el segundo mercado de drogas global después de América del Norte.

Para reingresar los millones de dólares producto de actividades mafiosas y del delito organizado a la economía formal se crean sofisticadas técnicas conocidas en Italia como reciclaje -generalmente definido como lavado de dinero-, que fue el nombre introducido en el Código Penal italiano en 1978 para describir el proceso mediante el cual la riqueza ilícita (dinero, bienes y valores) se oculta, lava y luego reinvierte en circuitos de la economía legal.

La trata de seres humanos, a pesar de la promulgación de leyes y convenios internacionales, plasmada en el tráfico de personas y otras formas de esclavitud relacionados con ésta, no sólo nunca desapareció de la historia, sino que se amplió a todos los continentes. Las víctimas sometidas al tráfico de seres humanos son migrantes, en particular mujeres y niños, que dejan sus países en Asia, África, América latina y Europa del Este en busca de una mejor expectativa de vida. Estas personas, que generalmente huyen de la pobreza, la guerra, la persecución y los regímenes no democráticos, son esclavizadas laboralmente en industrias como la textil o la agricultura, o son obligadas a ejercer la prostitución.

Para combatir a la mafia, Libera impulsó la iniciativa popular que sancionó la norma que le permite al Estado incautarse de bienes de los mafiosos para destinarlos a uso social. Se calcula que hay en Italia 1600 empresas incautadas a la mafia, de las cuales 80 fueron reutilizadas. Más allá de esa cantidad, Libera comprendió rápidamente que frente a la escala que cobraba la mafia era fundamental mostrar hechos concretos de que la sociedad civil organizada podía combatirla.

En América latina, Libera inspiró a entidades que luchaban contra la mafia a articularse en un espacio colectivo. Algunas de derechos humanos con las que tenía lazos más otras vinculadas a la Fundación Avina se organizaron en 2014 para crear la Red Alas, surgida para contrarrestar las violaciones de derechos humanos, la delincuencia organizada, la corrupción, la impunidad, la violencia y la economía criminal en nuestra región.

Alas está presente en nuestro país, Colombia, Ecuador, México, Brasil, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Bolivia, Perú y Honduras, con organizaciones que se dedican principalmente a la investigación, a la asistencia de víctimas de violación de derechos humanos, a periodistas amenazados y víctimas de trata, y a la generación de procesos de incidencia política y social, así como a la defensa y promoción de los derechos humanos y a la difusión de una cultura de paz, legalidad y justicia social.

Particularmente en la Argentina, la que inició el camino del combate democrático al delito organizado fue la organización social La Alameda, a la cual nos hemos referido numerosas veces desde esta columna editorial, por ser un espacio que no sólo ha instalado en la opinión pública y en la agenda política el tema del delito organizado, sobre todo en trata de personas, trabajo esclavo y narcotráfico, sino que también ha denunciado penalmente a quienes se benefician con las actividades ilegales. Otro espacio colectivo a nivel nacional es la red La Otra Trama, que presenta estudios sobre la situación del delito organizado en el país. La organización Contadores Forenses, por su lado, ha impulsado un petitorio en Change.org solicitando a las autoridades que impulse normativas para quitarle poder económico a las mafias.

Todos son ejemplos de cómo la sociedad civil puede organizarse para que se pueda combatir a la mafia sin derramar una gota de sangre.