Basural de Mar del Plata: Propuesta de la iglesia y organizaciones

10 09 2018

Todos los integrantes de la Mesa de Diálogo del Basural

El obispo de Mar del Plata junto a los trabajadores recicladores y organizaciones sociales ofrecieron una propuesta sobre el basural en la ciudad balnearia al intendente y los concejales. 

Hay muchas circunstancias de la vida, del mundo, de la patria y acá concretamente de la ciudad que requieren que podamos llevar adelante la cultura del encuentro. Que no es fácil primero por la realidad sumamente conflictiva que tenemos y porque a veces tenemos instalados el Boca-River en todas las dinámicas de la vida. Y cuando hay intereses delicados como los que se juegan en el marco del predio de residuos y toda la cuestión social, económica y política que está detrás queda realmente una instancia compleja. Por eso, creo que este es un pequeño gran aporte en esta dinámica de la cultura del encuentro que mira el bien común de todos, privilegiando como es parte de la sociedad saludable y para los que somos creyentes desde la mirada de Jesús, privilegiar al más pobre, al más postergado, al que está en una situación de mayor vulnerabilidad.” Con estas palabras el Obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre presentó ante la prensa local el documento que la Mesa de Diálogo del Basural elaboró para presentar al Municipio de Gral Pueyrredón y también a los concejales locales.

Silvina Elías de la Alameda Mar del Plata

La propuesta dirigida al intendente Carlos Arroyo contempla la creación de un Registro de Recuperadores que integran el sector que trabaja y vive del reciclado de RSU, al cual deben dirigirse recursos y políticas públicas que ya se encuentran con un marco legal que las regula pero que no se están aplicando en la actualidad.

Para esto, se propone la convocatoria a una Mesa de Reciclaje y la conformación de una Unidad de Control.

Además, el documento detalla líneas de acción concretas para contribuir a lo que el Obispo Mestre definió como “condiciones dignas y trabajo genuino, problemáticas que obviamente escapan a la cuestión municipal, que tienen que ver con lo provincial y sobre todo con lo nacional en esta situación de crisis que estamos viviendo en nuestra patria”.

 

La “Mesa de Diálogo del Basural” es una iniciativa de la Fundación Alameda que propuso al Obispo Mestre convocarla para abordar la problemática de manera integral, tomando la mirada de todas organizaciones que están involucradas y con la intención de encontrar soluciones a la preocupante situación social de las familias que viven y trabajan en el predio en condiciones inhumanas en el predio municipal.

un menor que vive de la basura

Un relevamiento efectuado por la Pastoral del Basural estima que son entre 400 y 500 personas las que trabajan en la recuperación de residuos en el predio, población que se encuentra en aumento en este contexto de crisis económica, y a la que hay que sumar los recuperadores de calle denominados carreros.

El documento que es considerado el principio de acuerdo para comenzar a trabajar con un programa común lleva la firma de la Pastoral del Basural de la Diócesis de Mar del Plata, Pastoral Social de la Diócesis de Mar del Plata, Fundación Alameda, Cooperativa CURA, Fundación Fortaleciendo Futuro, el coordinador del Plan Estratégico, el presidente del Parque Industrial, ONG Conciencia, Barrios de Pie, Obra Don Orione, Cáritas Mar del Plata, Federación Argentina de cartoneros carreros y recicladores, CTEP y de trabajadores independientes del Basural.






Mar del Plata: El obispo en el basural

21 12 2017

Monseñor Gabriel Mestre bendijo a las personas que trabajan allí “para poder menudear algo para poder comer o vender y así subsistir”.

http://www.caminosreligiosos.com/obispo-visito-basural-viven-vulnerabilidad-extrema-n-1520878.html

El Obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, recorrió este miércoles el basural de Mar del Plata. El Monseñor llevó agua y bendijo a las personas que trabajan en el predio como recuperadores informales, que suelen buscar alimentos o artículos para vender entre los residuos. “Es impresionante ver la situación de niños, mujeres realizando este tipo de tareas”, afirmó.

“Quedé muy sorprendido por la situación de vulnerabilidad extrema que viven, en un marco donde la situación es desagradable, peligrosa, en cuanto a la tarea que realizan ahí con la basura que está llegando, para poder menudear algo para poder comer o vender y así subsistir. Muy fuerte”, señaló Mestre tras su visita en diálogo con El Marplatense.

En este contexto, el Obispo apuntó que se debe “asumir” la existencia de las “periferias geográficas que nos pertenecen y nos duelen”. Ante esto, pidió apostar por “políticas a largo plazo,más allá de partidos políticos, donde estas realidades no deberían darse”.

Hace una semana, los recicladores informales mantuvieron un bloqueo en el acceso al predio de disposición final de residuos, junto a otras organizaciones. Reclamaron por incumplimientos en tareas de acondicionamiento que había prometido el Municipio.

“He hecho público mis diálogos y preocupación con Vidal y también hablamos con el Municipio. Desde nuestro reclamo sereno y pacífico, apelamos a cualquiera de los niveles de la acción política para poder dar una respuesta certera y concreta. Es un problema endémico el basural de nuestra ciudad, no de un año o dos. Nuestro reclamo pasa justamente por dar una respuesta sostenida en el tiempo”, sentenció Mestre al referirse a las soluciones que deben plantearse desde el Estado.

En relación a su recorrida, el mensaje que envió a las personas fue “plantearle que hay un mundo y una vida distinta, que es posible”. Como ejemplo, el Obispo citó las instituciones de la Iglesia como Cáritas, merenderos y comedores, algunos cercanos al basural.

“También conectar con otros ámbitos, para que esta situación de trabajo extremo pueda ser transformada en otras que mejoren su calidad de vida. Fuimos a decirlo, conversarlo y ofrecer desde la Iglesia lo poco que podemos, que en algunos casos terminan siendo mucho”, sentenció Mestre en este aspecto.

Por último, a modo de reflexión, el Obispo dijo: “Detrás de cada rostro, cada persona, hay historias, algunas muy difíciles, que necesitan ser bendecidas y tocadas por el Señor. Todas personas que ofrecí la bendición la recibieron con mucho gusto”.