Inauguración de una Básica y recorrida por comercios

6 08 2017

Gustavo Vera, candidato a renovar su banca como legislador porteño por la lista Honestidad y Coraje en el frente Unidad Porteña, inauguró este sábado una Unidad Básica en el barrio de Vélez Sarsfield junto a su compañero de fórmula Guillermo Moreno y además llevó a cabo una recorrida por los comercios del barrio de Versailles en la calle Arregui y en Monte Castro en Jonte y Lopez de Vega. Cerró su jornada con los artesanos y comerciantes de San Telmo, en la Comuna 1.

GUSTAVO VERA Y GUILLERMO MORENO EN LA INAUGURACIÓN DE LA UNIDA BÁSICA 

 La Unidad Básica fue inaugurada en Cervantes 606, esquina Morón, donde participaron vecinos, militantes peronistas, pero antes, el diputado de la Ciudad recorrió los comercios de Versailles que están ubicados sobre la calle Arregui y los que se ubican sobre la Avenida Álvarez Jonte.

“En este barrio se cerraron desarmaderos de autos que estaban disfrazados de talleres, en esta barrio cayó tres veces el comisario de la 44, marchamos con mas de 400 vecinos a la comisaría con el mapa del delito  que lo armaban los vecinos porque el comisario no encontraba nada. Hay un reconocimiento por todo el trabajo que venimos desarollando”, indicó Vera.

 El diputado porteño de Bien Común agregó: “En Villa Lugano hubo una agresión a una compañera nuestra por parte de un hombre radical de Cambiemos. Vamos a salir a defender a nuestra compañera porque van a tratar de distorsionar los hechos y nos van a tratar de tirar mierda”.

GUSTAVO VERA SALUDANDO A VECINOS

Vera sostuvo que están “a 3 o 4 puntos de ganar las PASO de Unidad Porteña y graficó que son una piedra en el zapato” para muchos.

“Nos quieren tirar por la ventana y nosotros entramos por la ventana, sin un un mango, a pura militancia, a puro peronismo, a puro laudatismo, a pura honestidad y coraje”, precisó.

Además, consideró: “Si seguimos poniendo huevo y ovarios y lo incrementamos con la convicción de que necesitamos esos tres o cuatro puntos y si fiscalizamos como águilas estamos convencidos que vamos a dar el batacazo”.
Anuncios




Acto de Gustavo Vera y Guillermo Moreno

20 06 2017

Gustavo Vera al micrófono lo mira Guillermo Moreno

Los candidatos a legislador porteño, Gustavo Vera, y a diputado nacional, Guillermo Moreno, de Peronismo por el Bien Común encabezaron este martes una charla en el club Iguazú de Floresta.

Moreno y Vera encabezan la lista lanzada del único frente que va a las PASO en la Capital Federal, cuyos integrantes señalaron: “El Papa nos pidió pensar un nuevo modelo y por eso nuestra táctica electoral todos juntos”.

“Tenemos que ganar la ciudad para darle un golpe letal a la oligarquía. Actualmente la Ciudad tiene un presupuesto de 178 mil millones de pesos para tres millones de habitantes, mientras que La Matanza tiene la misma cantidad de personas y deben arreglarse con 3 mil millones. Pero en la Ciudad, con todo ese presupuesto, la pobreza aumentó del 13 al 18 por ciento. Entonces o sos inútil o sos chorro”, señaló Vera.

El legislador porteño de Bien Común remarcó que “tampoco se genera empleo genuino y por eso hay desocupación en aumento”.

Además, precisó que en la Ciudad “no se accede a la casa propia, teniendo 350 inmuebles que no se alquilan ni se venden” y agregó que “en la salud tampoco tienen buenos sueldos ni anestesistas o enfermeros, cuando el presupuesto es de 20 mil millones de pesos”.

“En Educación no construyen escuelas en la zona sur y ahora encima estos te endeudan para no invertir en nada. Todo y ni siquiera garantizan la seguridad”, sostuvo Vera, que enseguida se refirió al comisario general Guillermo Calviño, detenido el viernes pasado por casos de coimas y al estar acusado de formar parte de una asociación ilícita en la Policía de la Ciudad.

“Calviño no pasaba el scanner. Además, se sabe que tanto en la Policía de la Ciudad como en la Federal, de oficial principal para arriba se les debe pedir las declaraciones juradas”, advirtió el titular de La Alameda.

“Fue preso Calviño y el ministro de Justicia y Seguridad Martín Ocampo fue a la quinta de Olivos a jugar al fútbol. Ni siquiera fue a la Justicia o a la Legislatura a dar explicaciones porque tienen dos jefes policiales presos. Esto se resume en bestialidad oligárquica”, precisó

Por otra parte, Vera sostuvo que en la Capital Federal “hay  3 mil talleres clandestinos, con dos incendios y ocho personas muertas”.

Explicó que el Gobierno porteño “tiene fábricas, cooperativas y fábricas recuperadas, pero no quieren que sean proveedoras del Estado”.

Vera afirmó que “se necesitan auxiliares de conducción, pero la conducción está en el Peronismo por el Bien Común” y sostuvo que ellos son los que luchan “contra las mafias y con honestidad”.

Por su parte, Moreno indicó que “Donald Trump ganó en Estados Unidos con lo qe hicimos las bestias que es la protección del trabajo” y criticó al presidente Mauricio Macri que “valló la Plaza de la Bandera en Rosario”, donde encabezó el acto por el Fallecimiento de Manuel Belgrano, en el que se conmemora el Día de la Bandera.

“Nosotros le tenemos que hablar claro al pueblo y decir lo que viene diciendo hace 4 años el Papa Francisco. Estamos en el medio de una tercera guerra mundial en partes y por eso no tenemos que ir con candidatos light, sino que estén a la altura de las circunstancias”, sostuvo el candidato a diputado nacional.

Ximena Rattoni

Asimismo, precisó que “Macri se deprimió con la victoria de Trump, porque como buen niño rico no reconoce que él está mal, sino que considera que la realidad está mal”.

“Por eso debemos estar mansos y tranquilos, y tenemos que llegar a la elección sin caer en provocaciones”, señaló.

Por último, Moreno indicó que “el Papa es un elemento positivo por eso pide que piensen bien en él los que no creen. El trabajo y logro es ser el punto de encuentro de todas las religiones”.

“Francisco es uno de lo nuestros, por eso lo entendemos”, concluyó.





Nueva Policía con ascensos turbios

10 01 2017
Comisario Attili en la puerta de la comisaría N° 38

Comisario Attili en la puerta de la comisaría N° 38

Fueron ascendidos comisarios cuestionados por zonas liberadas como el titular de la Comisaría N° 38 del barrio de Flores, apartado tras el asesinato de Brian, la comisaria del barrio de Liniers donde explotó un cohete en el cuadro de Martín Ocampo, y  al comisario del barrio de Once como de Floresta cuestionados a través de los Mapas del Delito de los vecinos y la Alameda. Asimismo serán comisarios mayores jefes de circunscripción cuestionados por las zonas liberadas por parte de sus subalternos. Gustavo Vera además sugiere propuestas para transparentar a la nueva policía porteña que permita bajar la inseguridad.

El legislador porteño titular de la Comisión de Trata, Gustavo Vera, cuestionó a los nuevos ascensos en la Policía de la Ciudad “por ser comisarios ligados a las zonas liberadas que venimos denunciados con los mapas del delito que confeccionamos con los vecinos y el apoyo de distintas iglesias o instituciones barriales”.

Al megáfono el comisario mayor Gavilán en la puerta Comisaría N° 44

Al megáfono el comisario mayor Gavilán

Este lunes 9 de enero, a través del boletín Oficial Nacional, en el marco del convenio de traspaso de las 54 comisarías a la Ciudad de Buenos Aires, con la aprobación del jefe de la Policía Federal Nacional, Néstor Roncaglia, y del subsecretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, se ascendieron a comisarios inspectores (esto significa que estarán a cargo de una circunscripción que controla por lo menos seis comisarias) a comisarios muy cuestionados entre ellos a Alejandro Carlos Attili quien fuera apartado de la Comisaría N° 38 del barrio de Flores por el crimen del adolescente Brian Aguinaco. “Parece una broma de mal gusto el ascenso de Attili quien desde la comisaría 38 se sucedieron tres crímenes en un año alrededor de la seccional e hizo la vista gorda liberando la zona con más de diez prostíbulos, de los narcos y transas como de los 50 talleres textiles clandestinos”.

Gavilán hoy comisario mayor

Gavilán hoy comisario mayor

Asimismo pasó a Comisario inspector, la titular de la más nueva de las comisarias “pero con viejos vicios de corrupción porque la comisaria Roxana Corbo desde la 54 no bajó el delito en el barrio de Liniers que sigue viviendo las entraderas, robo pirañas en banda, la terminal de ómnibus con miles de traficados para los talleres, lo narco-prostíbulos”, aseguró Vera legislador porteño de Bien Común, el partido de la Alameda.  

“El barrio de Once que se encuentra hace años cruzado por una poderosa red mafiosa tuvo de comisario a Valdivia (Héctor Gerardo) ahora ascendido pese a que en octubre de 2013 ya dejábamos en evidencia con los vecinos y la iglesia las galerías con venta de celulares robados, los aguantaderos con narcos, más de diez prostíbulos y decenas de talleres textiles clandestinos”, recordó Gustavo Vera que encabezó reuniones en la Iglesia Nuestra Señora de Balvanera (más conocido por celebrarse San Expedito) o en el entonces Teatro IFT.

Comisaria Corbo de Liniers

Comisaria Corbo de Liniers

Otro de los comisarios conocidos por la Alameda y el legislador es el comisario José Ricardo Celeste, quien a fines de diciembre de 2013 en la Comisaría N°43 del barrio de Floresta recibió en mano tras una marcha que encabezó un sacerdote, una comunera y los vecinos le dejaron el mapa del crimen organizado con más de cien talleres textiles clandestinos, y que en el tema narcotráfico reconocía no tener en ese momento ningún expediente en curso cuando es sabido y lo hicieron saber los vecinos en un reclamo a principios de marzo de 2014 que denunciaron con un nuevo mapa las zonas liberadas alrededor de los colegios para la venta de drogas y los robos de los motochorros.

COMISARIO MAYOR

Por el ascenso a Comisario Mayor, o sea el equipo más cercano al jefe de policía porteño José Pedro Potocar, es cuestionado Orlando María Gavilán (hasta hora jefe de la circunscripción VIII, o sea responsable regional de las comisarias 15ª, 17ª, 19ª, 21ª, 23ª y 53ª) a “Gavilán lo conocemos bien porque estaba el 2 de diciembre en el 2015 frente a la comisaria 44 cuando más de 500 vecinos marcharon con bronca por las zonas liberadas que demostramos con el Mapa del Delito que confeccionamos en las Iglesias Perpetuo Socorro y Nuestra Señora de La Salud. Gavilán luego vino a una reunión en la iglesia donde también participó la comisaria Corbo, las respuestas efectivas fueron muy bajas y las promesas quedaron en vano ya que no pudieron resolver crímenes aún impunes (por ejemplo caso Fernando Sorroche), no desterraron ningún aguantadero de mnotochorros y transas”, afirmó Vera.  

Corbo y Gavilán juntos en una reunión de vecinos

Gavilán toma nota y Corbo a su lado en una reunión de vecinos

El otro comisario mayor recién ascendido por decreto con la firma del presidente de la Nación Mauricio Macri, y de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich Pueyrredón, con el visto bueno de Roncaglia y D’Alessandro, es Jose Jesús Ascona quien fue comisario en la seccional 1 en el microcentro porteño dominada por los prostíbulos de tipo privado, y que en esa época tenía a Potocar de colega en la Comisaría 3. Ascona viene de ser el titular de la Dirección General de Conducción Operativa.

Comisario Celeste

Comisario Celeste

PROPUESTAS PARA MEJORAR

Gustavo Vera aporta propuestas para terminar con las zonas liberadas. “Tenemos que ir a auditorias externas por comisaría, que la nueva policía la encabece un civil, que se pidan declaración jurada del personal de brigada para arriba, subcomisarios, comisarios y demás, y se debe ir por más democracia y transparencia que es otorga la sindicalización para que los policías que no pasan la gorra se separen de los corruptos”, cerró el legislador y titular de la Alameda.  

BOLETÍN OFICIAL CON LAS DESIGNACIONES





Dictamen fiscalía por los 170 talleres textiles clandestinos

18 02 2016

maquinas

El fiscal Federico Delgado elevó un alarmante informe sobre los datos de 170 inmuebles denunciados por trata y sus dueños. La zona “administrativamente liberada” y el planteo a la Justicia

http://www.infobae.com/2016/02/15/1790177-cuanto-gana-mes-un-trabajador-esclavo-un-taller-textil

Por: Federico Fahsbender ffahsbender@infobae.com

En un principio, se trató de 170 domicilios denunciados como talleres de trabajo esclavo, una presentación hecha el 10 de noviembre pasado por el legislador Gustavo Vera, cabeza de La Alameda, y remitida por la PROTEX, el ala del Ministerio Público que investiga la trata tanto laboral como sexual a cargo del fiscal Marcelo Colombo. La sospecha se volvió obvia: el conjunto de estos domicilios sería el cuadro definitivo de la trata laboral de personas en suelo porteño, con zonas como Flores, Floresta, Villa Mitre, Villa Santa Rita y Parque Avellaneda.

La cuestión recayó en el fiscal Federico Delgado y su equipo en los tribunales de Comodoro Py, que requirieron informes y allanamientos a gran escala. Con los datos finales sobre sus escritorios, comenzaron a hacer cuentas a comienzos de este mes. Y la matemática final es deprimente. Los 175 trabajadores consultados que pasaban sus días ante máquinas de coser en talleres clandestinos –148 de ellos extranjeros, un 97% de ellos ciudadanos bolivianos– reconocieron cumplir un promedio de algo más de nueve horas diarias; poco más de cinco los sábados, para promedios de 52 horas semanales y 184 horas mensuales. Un promedio, por otra parte, es meramente eso: un promedio. Hubo casos que admitieron trabajar turnos de hasta doce y trece horas diarias. Otros diez trabajadores incluso aseguraron estar “a prueba” sin ver un solo peso en su bolsillo al momento de ser entrevistados por la Justicia.

Delgado también pudo establecer cuánto cobraban, al menos en la mitad de los obreros consultados: 31 pesos por hora fue el valor promedio. También, su sueldo básico. Por trabajar sin vacaciones ni aguinaldo,sin ningún tipo de seguridad, con su libertad controlada, en un ambiente de alto riesgo de enfermedad o incendio, y de cara a jeans de dos mil pesos en locales de moda, tan solo $5.766 por mes, menos que el salario mínimo en bruto que asciende a $6.060. La conclusión de Delgado al respecto es deprimente también: “Aquí se nota la funcionalidad de la ineficacia administrativa de las autoridades comunales que carecen de una planificación expresa para hacer un control que exceda el plano formal”.

Esta información forma parte de una larga investigación preliminar que Delgado elevó el día 11 de este mes al Juzgado Nº 8 en Comodoro Py a cargo del doctor Marcelo Martínez de Giorgi, el juez original de la causa de los 170 domicilios. Actualmente, el expediente se encuentra bajo un recurso de queja presentado por Delgado ante la Cámara de Apelaciones, de la que todavía se espera una respuesta: Martínez de Giorgi decidió fragmentar el expediente, algo a lo que Delgado se opuso. El fiscal plantea la investigación como un hecho colectivo, tomar a los domicilios como un todo.

La información que nutre la preliminar –citada por la periodista Catalina de Elía en su blog y a la cual Infobaeaccedió en forma completa– incluyó actas de inspección de la Dirección General de Protección del Trabajo porteñas sobre los domicilios denunciados remitidos a la PROTEX así como protocolos requeridos a la Agencia Gubernamental de Control y el Departamento de Inteligencia contra el Crimen Organizado de la PFA, más una profunda búsqueda en el Registro de la Propiedad Inmueble. Del relevamiento de las actas surgió otro punto enervante: la esquina de Cobo y Curapaligüe en Flores, donde trabajadores eran levantados en vehículos para ser llevados a talleres. Así, se llegó a más de diez domicilios en calles como Puán, Miró y Emilio Mitre que no formaban parte de la lista original.

La lista se redujo: de 170 domicilios, la AGC envió actas sobre 161. De esos 161, a 29 no se pudo ingresar; aunque en muchos casos hubo sospechas de existencia de actividad textil, como ruidos de máquinas o medidores de energía con alto consumo. De los restantes, 72 resultaron ser talleres textiles. Solo tres tenían habilitación para hacerlo. Sesenta y nueve de ellos eran clandestinos.

También, hubo un análisis casi total de la titularidad de los 170 inmuebles. Los nombres, asegura una voz cercana a la fiscalía de Delgado, no se repiten. Sin embargo, hubo algo llamativo: el 30% de los dueños son de los talleres extranjeros, principalmente coreanos y bolivianos; en la mitad de estos domicilios se encontraron talleres clandestinos. La pregunta de Delgado, entonces, se vuelve evidente: el fiscal indagará aún más en estos nombres, en busca de posibles testaferros. Para Delgado, muchos de estos bolivianos simplemente no pueden ser los dueños de estos talleres.

Luego de todo su análisis, el fiscal consideró lo siguiente: que hay un sistema de fragmentación y controles laxos que beneficia al sistema de trata laboral. Delgado concluyó: “En efecto, del análisis de las actas remitidas se observa que existe en los barrios de Flores, Floresta, Villa Mitre, Villa Santa Rita y Parque Avellaneda una zona administrativamente liberada, donde los explotadores de talleres clandestinos saben que pueden instalarse abiertamente, ya sea que se trate de edificios tomados o no, y donde no serán molestados en el ejercicio de su actividad. O, lo que es peor, saben que en caso de ser molestados a lo sumo les será clausurado el lugar –sólo en caso de faltas graves y sin perjuicio de lo cual igualmente que podrán acceder sin inconvenientes horas después–, y podrán solucionar sus irregularidades presentando en sede administrativa los papeles para funcionar conforme a la ley, luego de pagar una multa que determinará un controlador”.

Así, el fiscal no solo eleva sus planteos hasta el juez. Piensa hacerlo incluso a la jefa de los fiscales misma, la procuradora Alejandra Gils Carbó, “para que pondere la posibilidad de sugerir a las fiscalías de primera instancia un criterio común a la hora de ejercer la acción penal pública, dado que la fragmentación de las investigaciones actúa en su desmedro”.

nota pagina

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-292547-2016-02-16.html

SOCIEDAD › UN INFORME JUDICIAL DENUNCIA AL BARRIO DE FLORES COMO ZONA LIBERADA

Se trata de tapar la trata

El fiscal federal Federico Delgado elaboró un informe en base a talleres textiles allanados en la CABA. Sólo el 3 por ciento funcionaba en blanco. Describe la facilidad con que operan los explotadores y considera la zona de Flores como “administrativamente liberada”.

Por Mariana Carbajal

Una investigación judicial determinó que existe en los barrios porteños de Flores, Floresta, Villa Mitre, Villa Santa Rita y Parque Avellaneda “una zona administrativamente liberada”, donde “los explotadores de talleres clandestinos saben que pueden instalarse abiertamente”, en edificios tomados o no, y “donde no serán molestados en el ejercicio de su actividad”. El informe fue realizado por el fiscal federal Federico Delgado en el marco de una causa por trata de personas para explotación laboral, iniciada a partir de una presentación realizada por el legislador Gustavo Vera, fundador de La Alameda, y que llamativamente avanzó poco en manos del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 8.

La pesquisa dio resultados alarmantes: de los 72 domicilios allanados, sólo tres estaban habilitados como talleres textiles y 69 funcionaban clandestinamente. La mayoría de las personas allí encontradas eran bolivianas y paraguayas, que en promedio trabajan casi 9 horas y media por día y cobran apenas 31 pesos por hora, aproximadamente la mitad de lo que gana una empleada doméstica. Mientras que quienes figuran como encargados, explotadores, son de nacionalidad china y coreana. Los investigadores sospechan que podría tratarse de testaferros. En la zona relevada funcionaba el taller clandestino en cuyo sótano, con ventanas tapiadas, diez meses atrás, murieron asfixiados dos hermanitos, de 7 y 10 años, hijos de un matrimonio de nacionalidad boliviana que se desempeñaba en el lugar. El fiscal Delgado remitió el informe al juez De Giorgi y le reclamó “una investigación profunda” y “global” porque, advirtió, no se puede fragmentar la causa y se debe mirar integralmente el problema por las interrelaciones que se observan en el funcionamiento de los talleres. También envió una copia a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, a cargo de Marcelo Colombo, y a la Procuradora Alejandra Gils Carbó.

nota pagina 2

En su investigación preliminar, fechada el 11 de febrero, Delgado advirtió sobre la “irracionalidad” del sistema: si los explotadores de un taller clandestino son detectados por un inspector de la Dirección de Fiscalización y Control, de la Agencia Gubernamental de Control la ciudad de Buenos Aires, “saben que a lo sumo les será clausurado el lugar –sólo en caso de faltas graves y sin perjuicio de lo cual igualmente podrán acceder sin inconvenientes horas después–, y podrán solucionar sus irregularidades presentando en sede administrativa los papeles para funcionar conforme a la ley, luego de pagar una multa que determinará un controlador”. El fiscal destacó que ese procedimiento “esconde muchos problemas”, y señaló entre ellos que los operadores judiciales no indagan en la responsabilidad penal de “esos explotadores” frente a la existencia de habilitaciones formales, de la agencia gubernamental, “que únicamente reclamará dinero frente a las irregularidades detectadas durante las inspecciones”. Delgado indicó que, “obviamente, la existencia de talleres habilitados administrativamente no implica que en el lugar no trabajen personas que sean explotadas laboralmente e incluso sean objeto de accionar delictivo y por ende, competencia de la justicia federal”.

La pesquisa se inició a partir de la presentación de Vera, con 170 domicilios donde funcionarían talleres clandestinos. El relevamiento encontró 72 talleres textiles, de los cuales el 96 por ciento no tenía la habilitación correspondiente. En los talleres clandestinos se encontraron 175 personas, 27 eran de nacionalidad argentina y 148 extranjeros (mayoría de bolivianos y paraguayos). Al analizar las horas trabajadas por persona, se encontró que de lunes a viernes son un promedio de más de 9 horas diarias, mientras que los sábados rondan las 5 horas y media. Del relevamiento surge, que algunos de los trabajadores son “levantados” por sus explotadores en la esquina de Cobo y Curapaligüe, del barrio de Flores, donde funciona una especie de mercado humano, de día y de noche.