Vera-Moreno: «Le pusimos los puntos a los formadores de precios y a las mafias»

Los candidatos por la Ciudad a legislador, Gustavo Vera, y a diputado nacional, Guillermo Moreno, brindaron una entrevista en Crónica TV, donde dejaron frases picantes y sus propuestas más fuertes de cara a las PASO en la Ciudad.

LA ALIANZA CON MORENO Y LAS COINCIDENCIAS

Vera remarcó que tanto él como Moreno «no tienen ni una sola causa por enriquecimiento ilícito» y en relación a ambos integrantes de «Peronismo para el Bien Común precisó: «Guillermo le puso los puntos a los formadores de precios y yo a las mafias, que son los dos problemas clave que tiene la sociedad y que son llegar a fin de mes y vivir seguros».

«Esas dos cuestiones las garantizan personas que tengan experiencia, coraje y honestidad», completó el también titular de La Alameda en declaraciones al programa «Primera Edición», que conduce «Chiche» Gelblung.

Entrevista a Gustavo Vera y Guillermo Moreno en el ciclo de «Chiche» Gelblung.

Sobre Moreno, afirmó que «enfrentó a los formadores de precios como no lo hizo nadie y ahora a la distancia se ve a Miguel Braun (actual secretario de Comercio) no administrando nada contra los sobreprecios que hay».

«Entonces, uno se da cuenta el valor que tuvo Guillermo en su gestión con el control de precios», añadió.

Señaló que con el ex secretario de Comercio los unen también «los mismos valores» y remarcó que el ex funcionario «estuvo en la boca del lobo peleándose con los formadores de precios y salió como entró: con el mismo patrimonio».

«No tiene una sola causa de corrupción y mirá que lo odian bastante Clarín, los empresarios y otros. Lo tratan de demonizar, pero nunca en un hecho de corrupción», sostuvo.

Vera habló sobre Moreno, su compañero de fórmula

PRESUPUESTO MULTIMILLONARIO Y CRECIMIENTO DE LA POBREZA

Por otra parte, precisó que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad tiene «un presupuesto de 178 mil millones de pesos para tres millones de habitantes, mientras que La Matanza, con más territorio y casi la misma población se administra con 6.000 millones de pesos».

«Con 178 mil millones de pesos te crece la desocupación, como dicen las propias estadísticas oficiales, del 8 al 9 por ciento, te crece la pobreza y la indigencia del 3 al 18 por ciento y cuando para Desarrollo Social tenés 8.200 millones de pesos de presupuesto, que es el total de La Matanza y Merlo juntos, no podés frenar la indigencia y la pobreza, encima te endeudás y le aplicás mas impuestos a los porteños, inutilidad es poco», detalló.

SEGURIDAD

Además, añadió: «No tenés jefe de Policía porque al que nombraste lo tenés preso y procesado, y al anterior que tenías atrás, que era Guillermo Calviño, lo tuviste que sacar por la ventana, bueno, no hay más que decir».

«Por lo menos en la Provincia pidieron la declaración jurada y separaron 4.800 policías», indicó Vera.

ELECCIONES

Sobre la alianza con Moreno sostuvo que «es una sociedad  de todo el Peronismo y gran parte de la Centroizquierda, y se está armando un frente muy amplio que va desde Claudio Lozano hasta Mariano Recalde, pasando por Daniel Filmus, Víctor Santa María, Alberto Fernández».

«Dentro de esa opción nosotros somos Peronismo para el Bien Común, que de alguna manera recoge los principios fundamentales de la doctrina social de la Iglesia, del modelo nacional  y del Laudato Sí que plantea el Papa Francisco. Ese es el acuerdo y el marco estratégico que tenemos con Guillermo y por lo tanto queremos disputar dentro de este frente», agregó Vera.

Gustavo Vera y los detalle de las elecciones

El candidato a legislador porteño explicó que «hay un ajuste estructural brutal, se está incendiando el país como producto de estas políticas económicas, y es necesario un gran frente de todas aquellas agrupaciones que reivindican, por lo menos, la reconstitución del mercado interno para generar trabajo».

Además, Vera sostuvo que «La Alameda con 15 años de historia peleó contra las mafias y la honestidad y el coraje es algo que caracteriza a nuestro movimiento, que pelea contra la mafia, la trata, el narcotráfico, el trabajo esclavo, los comisarios corruptos».

EL PAPA Y LAS ELECCIONES 

Vera aclaró también que «el Papa Francisco no interviene en las elecciones» y añadió que ellos son «admiradores y seguidores» del Sumo Pontífice, «de la gran obra mundial que está haciendo» y tienen «un acuerdo estratégico con la encíclica socio-ambiental Laudato Sí que plantea la agenda del presente y del futuro en temas como la crítica al capitalismo salvaje, la necesidad de generar comunidades inclusivas, enfrentar la cultura del descarte y las nuevas formas de esclavitud».

«LAS INCOHERENCIAS» DE CARRIÓ 

Por otra parte, sostuvo que la diputada nacional de Cambiemos Elisa Carrió «es un lavarropas que puso el Gobierno para tratar de ocultarse detrás».

Cuando se lo consultó por Carrió y las coincidencias que ambos tenían a la hora de denunciar la corrupción, Vera aclaró: «Tuvimos bastantes cortocircuitos con el tema de Antonio Stiuso y de la mafia de la SIDE. Con  algunos sectores de la SIDE Carrió tiene estrechos contactos y por eso se opuso a la denuncia que en su momento hicimos con (Fernando) ‘Pino’ Solanas». Estábamos más cerca del espacio de ‘Pino’ que del de Carrió».

Moreno precisó que Carrió «dice que el presidente de la Corte Suprema, que es Ricardo Lorenzetti, es un delincuente y Mauricio Macri dice que no lo es, pero ella dijo después en un reportaje: ‘Yo le dije a Macri  hace un año que Lorenzetti  es un delincuente y Macri me  dijo ya lo sé, esperá un año’. Después parece que Macri se desdijo».

Vera junto a Moreno en el programa de «Chiche» Gelblung

Y enseguida, Vera reveló que «en ese frente electoral, la que encabeza la lista de Capital acusó de estar vinculado con el narcotráfico a quien fue el vicepresidente primero de la Legislatura porteña y actual ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, algo que resulta de una incoherencia total».

«El mismo abogado que denunció a Carrió me denunció a mí y a dos jueces»

«El mismo abogado llamado Mariano Noel Valdez que intentó levantar la causa caída contra Elisa Carrió por enriquecimiento ilícito es el que me denunció a mí y a los jueces federales Daniel Rafecas y Sebastián Casanello por supuesto tráfico de influencias, con Antonio Stiuso presentándose como querellante», remarcó el legislador porteño de Bien Común, Gustavo Vera.

En ese sentido, Vera afirmó que «es obsceno cómo se están moviendo los servicos de inteligencia» en la Argentina para inventar causas y anticipó que iniciará una demanda contra ellos.

«La semana pasada ocurrió algo que confirma lo que veníamos denunciando, que es el seguimiento y espionaje por parte de la SIDE a nuestra organización y a mi persona en particular, algo que ya había adelantado el periodista Carlos Pagni en una editorial», indicó el diputado porteño en su columna en el programa «La Verdad Concreta», que él conuce por radio on line Conexión Abierta.

Gustavo Vera y Antonio «Jaime» Stiuso

El diputado por Bien Común explicó la vinculación de la causa «inventada» contra él y los jueces federales Casanello y Rafecas y la de Carrió al señalar: «Se confirmó la semana pasada (la caída de la causa) cuando Elisa Carrió denunció que un sujeto de Pilar confesó ante el Juzgado de Rafecas que le pagaron dinero para imputarla por enriquecimiento ilícito».

«A partir de que esa causa se cae, aparece y la levanta un tal doctor Valdez, que es el mismo que nos denuncia a nosotros en diciembre por trafico de influencias en el juzgado de María Servini de Cubría y los imputados seríamos Casanello, Rafecas y yo. Y se presenta como querellante Stiuso. Al denunciante le paga Stiuso que está atrás de todo esto», indicó Vera.

Por último, reiteró que van «a accionar judicialmente» y precisó que estas falsas denuncias «demuestran la obscenidad con la que se está moviendo el aparato de Inteligencia».

De la mafia no se vuelve

Para someter a la democracia el espionaje local inventa denuncias penales. El caso del albañil y el abogado que denuncia en paralelo a la diputada Carrió como al legislador Vera junto a los jueces Rafecas y Casanello.

Por Lucas Manjon, integrante de La Alameda/Bien Común y coordinador de la Red Antimafia.

Todos los diarios digitales, este lunes 22 de mayo, dieron a conocer el fallo del juez federal porteño Daniel Rafecas que cerró la causa por enriquecimiento ilícito contra la diputada Elisa Carrió.

La decisión de Rafecas de no investigar a Carrió se debe a que el denunciante, un obrero humilde del partido bonaerense de Pilar, reconoció haber cobrado 1.500 pesos por estampar su firma en la denuncia. Es más afirmó que no tenía idea que se estaba firmando.

La denuncia contra la diputada nacional fue presentada en noviembre del año pasado y posteriormente archivada en marzo de este año.

Sin embargo, en marzo de este año, se presentó el abogado Mariano Noel Valdez, para denunciar de vuelta a Carrió, con exactamente los mismos argumentos que el obrero de Pilar.

El nuevo denunciante presentó la demanda con textuales de la causa ya desestimada por Rafecas.

Asimismo, la segunda denuncia se presenta el mismo día que llaman a ratificar al albañil que nunca se presentó. Entonces caída la denuncia ahí aparece el mismo día la denuncia del abogado Valdez.

Estos hechos demuestran la vigencia de la parainstitucionalidad, para llamar con más elegancia a la mafia, que utiliza a las personas más humildes para generar hechos judiciales que derramen en operaciones políticas de desprestigio.

El intentar deslegitimar las opiniones y acciones políticas de las personas mediante una persecución judicial viola cualquier intento democrático de transformar la realidad.

Este mecanismo por el cual se intenta distorsionar y disciplinar las posturas políticas de las personas es hartamente conocido y naturalizado. Son muchos los abogados que trabajan bajo los intereses de la ex SIDE, presentando denuncias varias en los pasillos de Comodoro Py bajo la excusa de tomar conocimiento de posibles delitos anteriormente publicados en los medios.

Nunca hasta ahora había pasado tanta repetición en el modus operandi como de los actores que las llevan adelante.

EL ABOGADO DE LA MENTIRA

El letrado Mariano Noel Valdez ya había presentado una denuncia del mismo tenor sobre el legislador porteño, Gustavo Vera, y los jueces federales porteños, Sebastián Casanello y Daniel Rafecas. Acusó este abogado a los tres por tráfico de influencias.

La denuncia contra Vera, Casanello y Rafecas se basa en una nota publicada por el diario Clarín donde el periodista Claudio Savoia, referencia un “asado secreto” entre los tres denunciados.

La nueva denuncia de estilo espionaje político tramita en el Juzgado Federal Nº 1, a cargo de la Dr. María Servini de Cubría.

Hasta acá, solo nos encontramos nuevamente con el aparato judicial al servicio parainstitucional de la ahora Agencia Federal de Investigaciones (AFI) conocida por todos como SIDE.

Sobre esta denuncia, la cual ya fue desestimada por el hoy fallecido Fiscal Patricio Evers, se presenta como querella el ex director de Operaciones Antonio “Jaime” Stiuso.
En una nota publicada el pasado 20 de mayo, el periodista Claudio Savoia se refiere a la falsa denuncia presentada contra la diputada Elisa Carrió. En la nota se desarrolla la teoría -por demás acertada- de que los servicios de inteligencia se encontraban detrás de esta maniobra.

Pero resulta más llamativo que casi llegando al final, se consigna que la Dr. María Servini de Cubría, le habría avisado al Juez Daniel Rafecas, que la denuncia era trucha.
Entonces bien, si como consigna el periodista de Clarín, Servini de Cubría tiene “el gesto” de avisar que la denuncia era trucha. ¿Por qué con el mismo denunciante -Mariano Noel Valdez- todavía no desestima la denuncia contra Vera, Casanello y Rafecas?

Si la denuncia está marcadamente direccionada por los servicios de inteligencia ¿Por qué Servini de Cubría acepta como querellante a Antonio Horacio Stiuso?

La parainstitucionalidad cada día consume nuevos espacios de la República. En los lugares que ya se encontraba con fuertes cimientos, decide elevar su juego e incurre en maniobras cada vez más burdas. La decisión de poder terminar con esto solo depende de los cuatro poderes. No solo no parece que esto vaya a terminar sino que cada vez se acentúa más.

El Ejecutivo decidió nombrar jueces de la Corte Suprema o camaristas a dedo, incurriendo en delitos y demostrando el total desprecio por las normas; colocó en la Agencia Federal de Inteligencia a un escribano sospechado con anterioridad de evadir impuestos y con posterioridad de cobrar coimas de empresarios extranjeros y a una mujer sin un currículum que solvente su designación y con un marido condenado por estafas.

El Poder legislativo no controla el rol que están tomando los servicios de inteligencia, puntualmente la Bicameral.

El Poder judicial intenta surfear las presiones gubernamentales y de la misma ex SIDE, la cual en muchos casos los nombró; y sectores de  prensa que en busca de un interés económico y en menor medida periodístico, deciden colaborar con esas operaciones y sus actores para poder generar un polo de poder que logre dirigir las riendas del Estado.

Se espera un verdadero cambio.

Pero el sentido común siempre indica, que es el menos común de los sentidos.