Francisco: “Mi patria pasó de ser un país de tránsito a uno productor de drogas”

24 11 2016

El Papa Francisco cerró este jueves el coloquio contra el narcotráfico en el Vaticano y señaló que la Argentina “pasó de ser un país de tránsito a uno productor de drogas”.

“Si bien la prevención es camino prioritario, es fundamental también trabajar por la plena y segura rehabilitación de sus víctimas en la sociedad, para devolverles la alegría y para que recobren la dignidad que un día perdieron”, remarcó el jefe de la Iglesia Católica en la Academia Pontificia que encabeza su compatriota monseñor Marcelo Sánchez Sorondo.

Con un mensaje muy claro y preciso sobre la problemática del narcotráfico y las drogas. el Papa cerró el coloquio.

En tanto, el titular de La Alameda, Gustavo Vera, remarcó durante su exposición el miércoles que “cada sociedad tiene que llevar a cabo un trabajo tendiendo redes de cultura, de deportes, de reinserción laboral para las víctimas de trata o del narcotráfico”.

El Papa Francisco detrás Gustavo Vera

El Papa Francisco y detrás Gustavo Vera

“En la medida que no garanticemos Tierra, techo y Trabajo, que no reconstruyamos la comunidad alrededor de la cultura, el deporte, el trabajo y devolvamos el sentido de la vida a la juventud, toda lucha contra el narcotráfico está destinada de antemano al fracaso”, advirtió el también legislador porteño de Bien Común casi como complementando los dichos de Francisco.

“Hay que seguir la ruta del dinero. Hay que ir confiscando y reutilizando los bienes de la mafia: lo que tiene en común todo el crimen organizado es que es una forma de acumulación mafiosa del capital. El punto débil del crimen organizado consiste en sus bienes”, planteó Vera.

El titular de La Alameda sostuvo que “hay que ver al narcotráfico en el contexto del crimen organizado y de la sociedad que, como denuncia Francisco, tiene un consumismo desenfrenado que provoca un descarte desenfrenado”.

El siguiente es el mensaje del Sumo Pontífice:

“Ilustres señores y señoras:

“Saludo cordialmente a cada uno de los presentes y agradezco las palabras que me ha dirigido el Presidente de la Pontificia Academia de las Ciencias.

“La droga es una herida en nuestra sociedad. Una herida que atrapa a mucha gente en las redes. Ellas son víctimas que han perdido su libertad para caer en esta esclavitud; esclavitud de una dependencia que podríamos llamar «química». Es cierto que se trata de una «nueva forma de esclavitud», como otras muchas que flagelan al hombre de hoy y a la sociedad en general.

“Es evidente que no hay una única causa que lleva a la dependencia de la droga, sino que son muchos los factores que intervienen, entre otros: la ausencia de familia, la presión social, la propaganda de los traficantes, el deseo de vivir nuevas experiencias, etc. Cada persona dependiente trae consigo una historia personal distinta, que debe ser escuchada, comprendida, amada y, en cuanto posible, sanada y purificada. No podemos caer en la injusticia de clasificar al drogadicto como si fuera objeto o un trasto roto. Cada persona ha de ser valorada y apreciada en su dignidad para poder ser sanada. La dignidad de la persona es lo que hemos venido a encontrar. Siguen teniendo, y más que nunca, una dignidad en cuanto personas que son hijos de Dios.

“Y no es de extrañar que haya tanta gente que caiga en la dependencia de la droga, pues la mundanidad nos ofrece un amplio abanico de posibilidades para alcanzar una felicidad efímera, que al final se convierte en veneno, que corroe, corrompe y mata. La persona se va destruyendo y, con ella, a todos los que están a su alrededor. El deseo inicial de huida, buscando una felicidad momentánea, se transforma en la devastación de la persona en su integridad, repercutiendo en todas las capas sociales.

“En este sentido, es importante conocer cuál es el alcance del problema de la droga, -que es destructor, es esencialmente destructor- y, sobre todo, la vastedad de sus centros de producción y de su sistema de distribución. Las redes, que posibilitan la muerte de una persona. La muerte no física, la muerte psíquica, la muerte social. El descarte de una persona. Redes inmensas, poderosas, que van atrapando a personas responsables en la sociedad, en los gobiernos, en la familia. Sabemos que el sistema de distribución, más aún que la producción, representa una parte importante del crimen organizado, pero un desafío es identificar el modo de controlar los circuitos de corrupción y las formas de blanqueo de dinero. Están unidos, están unidos. Para ello, no queda otro camino que el de remontar la cadena que va desde el comercio de drogas en pequeña escala hasta las formas más sofisticadas de lavado, que anidan en el capital financiero y en los bancos que se dedican al blanqueo del dinero sucio.

“Un juez de mi país empezó a trabajar en serio. Tenía varios miles de kilómetros de frontera en su jurisdicción. Trabajar en serio sobre el problema de la droga. Al poco tiempo recibió una foto de su familia, en el correo: “Tu hijo va a tal escuela, tu esposa hace esto…”, nada más. Un aviso mafioso. O sea, cuando se quiere buscar y ascender por las redes de distribución, uno se encuentra con esa palabra de cinco letras: mafia. “Pero en serio. Porque, así como en la distribución se mata al que es esclavo de la droga, en la consumación así también se mata a quien quiera destruir esta esclavitud.

papa-coloquio

“Es cierto que para frenar la demanda del consumo de drogas se necesita realizar grandes esfuerzos e implementar amplios programas sociales orientados a la salud, al apoyo familiar y, sobre todo, a la educación, que considero fundamental. La formación humana integral es la prioridad; ella da a las personas la posibilidad de tener instrumentos de discernimiento, con los cuales puedan desechar las diferentes ofertas y ayudar a otros. Esta formación principalmente está orientada a los vulnerables de la sociedad, como pueden ser los niños y los jóvenes, pero también es valioso extenderla a las familias y a los que sufren algún tipo de marginación. Sin embargo, el problema de la prevención de la droga como programa siempre se ve frenado por mil y un factor de ineptitud de los gobiernos: por un sector del gobierno de acá, de allá o de allá. Y programas de prevención de droga casi no existen exitosos. Y una vez que avanzó, y ya se radicó en la sociedad, es muy difícil. Pienso en mi patria: hace 30 años era un país de tránsito; después, de consumo, y hasta algo de producción. En 30 años. Este es el progreso que se da gracias al compromiso mafioso de los responsables…

“Si bien la prevención es camino prioritario, es fundamental también trabajar por la plena y segura rehabilitación de sus víctimas en la sociedad, para devolverles la alegría y para que recobren la dignidad que un día perdieron. Mientras esto no esté asegurado, también desde el Estado y su legislación, la recuperación será difícil y las víctimas podrán ser re-victimizadas.

“El más necesitado de nuestros hermanos, que aparentemente no tiene nada para dar, lleva un tesoro para nosotros: el rostro de Dios, que nos habla y nos interpela. Les animo a que sigan adelante con su labor y concreten, dentro de sus propias posibilidades, las felices iniciativas que han emprendido al servicio de los que más sufren en este campo de guerra. La lucha es difícil, y siempre que uno da la cara y empieza a trabajar, en esto corre el riesgo de ese juez de mi patria de recibir una cartita con alguna insinuación. Pero estamos defendiendo a la familia humana, defendiendo a los jóvenes, a los niños. Como se dice en el campo: ‘Defendiendo la cría, defiendo el futuro’. No es una cosa de disciplina momentánea, es una cosa que se proyecta hacia delante.

“Muchas gracias por lo que hacen”.

Anuncios




Vera en el Vaticano: “Hay que ir contra los bienes de la mafia, su punto débil”

23 11 2016

En el marco del Coloquio contra el Narcotráfico en el Vaticano, el titular de La Alameda, Gustavo Vera, apuntó directamente al corazón de las mafias y remarcó que “el punto débil del crimen organizado consiste en sus bienes”, por lo que instó a confiscarlos y reutilizarlos socialmente.

“Hay que seguir la ruta del dinero. Hay que ir confiscando y reutilizando los bienes de la mafia: lo que tiene en común todo el crimen organizado es que es una forma de acumulación mafiosa del capital. El punto débil del crimen organizado consiste en sus bienes”, planteó Vera durante su exposición en la Academia de Ciencias Pontificias que dirige monseñor Marcelo Sánchez Sorondo.

El titular de La Alameda sostuvo que “hay que ver al narcotráfico en el contexto del crimen organizado y de la sociedad que, como denuncia Francisco, tiene un consumismo desenfrenado que provoca un descarte desenfrenado”.

dsc_8066

Además de Vera exponen en el Coloquio la jueza Zunilda Niremperger, la reina Silvia de Suecia y el Papa Francisco, quien lo hará este jueves, mientras que entre los observadores del encuentro participan el ex vocero de Jorge Bergoglio Guillermo Marcó y los jueces federales Daniel Rafecas, María Servini y Sergio Torres.

“El narcotráfico es un problema sistémico y el abordaje no es ni la militarización ni la despenalización”, aseguró el también legislador porteño de Bien Común.

Asimismo, Vera propuso “que los países latinoamericanos tengan su propia inteligencia, y no a la DEA”.

“Ese descarte desenfrenado da el contexto para que crezca el ‘capitalismo aventurero’, lo que conocemos como mafia. Tiene que ver con el narcotráfico, tráfico de órganos, trata laboral, trata sexual, su aspecto más sutil pero no menos grave que es el lavado de dinero y esto tiene que ver con el secreto bancario, con los paraísos fiscales”, señaló.

Además, agregó: “Hay toda una industria montada alrededor del descarte y en la medida que no garanticemos Tierra, techo y Trabajo, que no reconstruyamos la comunidad alrededor de la cultura, el deporte, el trabajo y devolvamos el sentido de la vida a la juventud, toda lucha contra el narcotráfico está destinada de antemano al fracaso”.

Vera afirmó que “ha fracasado la opción militarista que no atiende la cuestión social y ha gastado más de 100.000 millones de dólares durante la última década y sin ningún resultado”.

“También ha fracasado la reducción de daños y en los países en los que se ha aplicado ha sufrido graves problemas de salud y ha generado presupuestos en salud insustentables”, criticó.

dsc_7964

 A la vez, el máximo referente de La Alameda, explicó que “el crimen organizado no lo mismo que robar a una persona en el colectivo” y en ese aspecto precisó que “requiere de una organización y logística que va desde el delito hasta el lavado de dinero y que no se puede hacer sin territorio liberado ni la complicidad estatal”.

Por último, señaló que “las mafias actúan en red y por eso es necesario combatirla trabajando en red, con los tres poderes de una nación, entre los diferentes países, porque es la única forma de generar anticuerpos para combatirlo y poder rescatar a las víctimas”.