Carta del Papa Francisco a Gustavo Vera

20 01 2015
El Papa Francisco

El Papa Francisco

A su regreso de Filipinas, hoy miércoles 20 de enero a  las 12 del mediodía en Argentina, el Papa Francisco le escribió un correo su amigo, el legislador de Bien Común y titular de la Alameda, Gustavo Vera, quien ayer le comentó  acerca de la preocupante situación del país y sobre las próximas denuncias e investigaciones que prepara la organización.

Querido hermano:

Llego y me encuentro tu correo. Me hizo bien. Una reflexión, una meditación honda y concreta sobre la realidad. Gracias.
Me pedís que rece por los muchachos de La Alameda y por vos. Lo hago y lo seguiré haciendo más todavía. Vos hacèlo por mí.
Y adelante. Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide. Saludos a tu madre.
Fraternalmente,

Jorge

Anuncios




Vera sobre la muerte del fiscal Nisman

19 01 2015
Fiscal Nisman

Fiscal Nisman

“Pesar por la muerte del fiscal Natalio Alberto Nisman y exigencia de que se investigue a fondo a miembros y ex miembros de la Secretaría de Inteligencia (SI), cueva de mafiosidad”, sostuvo el titular de la Alameda y legislador porteño del bloque Bien Común, Gustavo Vera.





Tuberculosis y talleres esclavos

16 01 2015

nene-y-cartel

Entrevista del programa radial La Retaguardia y publicada por Argenpress, a Lucas Schaerer de la Alameda, sobre el vínculo de los altos níveles de tuberculosis en la Ciudad que gobierna hace siete años Mauricio Macri y los miles de talleres textiles clandestinos.

El audio de la entrevista:  http://radiocut.fm/audiocut/los-talleres-textiles-clandestinos-y-sus-consecuencias-en-los-casos-de-tuberculosis-en-la-ciudad-de/

La nota desgrabada y publicada en: http://www.argenpress.info/2015/01/los-talleres-textiles-clandestinos-y-la.html

Tras la muerte de Néstor Femenía, el niño qom de Chaco que falleció esta semana por desnutrición y tuberculosis, pareciera ser que se trata de una enfermedad que solo puede encontrarse en el norte del país o en la zonas más empobrecidas. Sin embargo, Lucas Schaerer, periodista e integrante de La Alameda, escribió en 2009 una nota en la que revelaba que los niveles de tuberculosis en la Ciudad de Buenos Aires eran los mismos que se registraban en África. A cinco años de aquella publicación nada ha mejorado.

“En el área programática del Hospital Piñero (en el sur de la Ciudad) se detectó una tasa de infección de tuberculosis de 141.46 cada 100 mil habitantes (en 1999 era de 33.1 cada 100 mil habitantes). El promedio nacional es de 50 casos cada 100 mil (años atrás era de 30 cada 100 mil). Leyó bien. El sur de la Ciudad concentra la tasa más alta de tuberculosis de toda la República Argentina, junto con el Chaco impenetrable”, escribía Lucas Schaerer en 2009 en una nota publicada en el sitio Noticias Urbanas.

Tras cinco años, el escenario no se ha modificado. “Se sigue manteniendo una tasa de contagio superior a la que tiene El Impenetrable en el Chaco, la Ciudad de Buenos Aires tiene niveles de tuberculosis más altos que el del Chaco Impenetrable, muy similar a lo que es África. Decir esto parece algo catastrófico y que yo estuviera haciendo campaña política contra el actual gobierno, pero esta es una situación real que no la dice La Alameda, sino que lo dicen los informes de los propios médicos de los hospitales públicos, y que el fiscal Federico Delgado lo ha dado a conocer en una causa judicial”, afirmó Lucas Schaerer en diálogo con La Retaguardia.

A fines de 2013, el fiscal Delgado amplió la información brindada por el integrante de La Alameda en aquella nota, tomando todos los casos de tuberculosis que existían en la Ciudad de Buenos Aires, incluso el de un costurero de nacionalidad boliviana que terminó en fallecimiento y que aún sigue impune. A partir de estos datos, el fiscal sacó una resolución. “Allí habla justamente del entramado entre los talleres textiles clandestinos y las consecuencias en los niveles de tuberculosis en la Ciudad de Buenos Aires -detalló Schaerer–. Esa resolución que hace el fiscal es a raíz de distintos casos que La Alameda viene denunciando de talleres textiles clandestinos donde se han contagiado miles de costureros, sobre todo inmigrantes bolivianos, que vienen traficados y después reducidos a la servidumbre en estos talleres que hoy pululan en la Capital Federal y que producen (tanto) para grandes marcas de ropa como para La Salada en la Provincia de Buenos Aires o la calle Avellaneda en la zona de Flores”.

En este punto, el periodista advirtió que existe un desconocimiento social muy fuerte de esta situación porque es una realidad que se oculta: “obviamente demostrar que en la Ciudad de Buenos Aires los niveles de tuberculosis, sobre todo en el área programática del Hospital Piñero, o sea todo lo que abarca la zona sur de la Capital Federal, donde se han instalado mayoritariamente los talleres textiles clandestinos, no le conviene a los políticos, ni a las empresas de ropa y a la industria de la moda. Hay muchos costureros bolivianos que se contagian en los talleres. La tuberculosis se transmite de manera oral, empieza con una tos, con fiebre, y esto se llega a contagiar porque los costureros están mal alimentados, están hacinados en lugares donde no hay ventilación, donde se trabaja más de 16, 17 horas de lunes a sábado, a veces también los domingos, donde la alimentación es pésima, no hay vacunación. Además la posición de estar sentado en la silla, con el constante polvillo que genera la confección de ropa, los lleva a este contagio de tuberculosis que hoy supera los 2.000 casos en la Capital Federal, la mayoría se está atendiendo en el Piñero, pero también en el Hospital Muñiz”.

Cadena de responsabilidades de un Estado presente

Para Schaerer, el tráfico de personas y su posterior reducción a la servidumbre no solo generan una violación básica de los derechos humanos, sino que además genera consecuencias en la salud: “todo esto es para favorecer a una gran industria textil de la que, según ella misma reconoce y es de público conocimiento, el 78% de la ropa que produce hoy en la Ciudad de Buenos Aires es de manera clandestina, y esto genera trata, trabajo esclavo, evasión de impuestos, tuberculosis, que el gasto de salud en la asistencia de estos costureros también signifique inversión, o sea la gran industria se favorece justamente por este armado que le ha generado el Estado y en eso también tiene responsabilidad el Estado nacional, porque si se mantuvieran los controles sanitarios en fronteras, si se mantuviera sin corromperse la Dirección Nacional de Migraciones, si la Gendarmería hiciera el trabajo que le corresponde que es combatir la trata de personas y no reprimir a los obreros que protestan porque son despedidos, no tendrían los talleres textiles clandestinos en la Ciudad de Buenos Aires. Acá hay una cadena de responsabilidades que va desde la frontera pero que también está en la Ciudad de Buenos Aires que es la que debe inspeccionar los talleres clandestinos y la que debe controlar sus habilitaciones”.

“Se repite una y otra vez que el Estado está ausente, pero esto es totalmente falso –reflexionó Schaerer–, el Estado está completamente presente, arma una lógica empresarial que es una lógica muy similar a la lógica Cromañón, que es generar cada vez más dinero sobre los empresarios y corromper a los funcionarios que deben evitar estas tragedias, como la de la tuberculosis”.

En este sentido, el periodista reiteró la responsabilidad transversal que tiene la política en esta realidad: “si se miran los niveles de tuberculosis a lo largo de los años, éstos van creciendo en la Ciudad de Buenos Aires, y acá estamos hablando de que existen organismos de control en la ciudad y a nivel nacional. En la ciudad también actúa la AFIP, entonces podría hacer, como ha hecho en el campo, inspecciones donde hay trabajo esclavo e infantil y no lo hace, podría haber control sobre el transporte de los micros que vienen con los costureros traficados de Bolivia. El Ministerio de Interior y Transporte, que maneja Florencio Randazzo, candidato a presidente, debería controlar esos micros donde vienen muchos de los compañeros contagiados de tuberculosis. Y eso no lo está haciendo el gobierno nacional. Y en la ciudad, (el jefe de gobierno) Mauricio Macri tiene a su propia esposa denunciada por trabajo esclavo, a su secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, también directivo de una marca denunciada por trabajo esclavo como Le Coq Sportif; esto evidencia la situación de complicidad total que existe con la industria textil y la moda, que va desde las principales marcas hasta talleres que producen para La Salada y la calle Avellaneda”.

La Red Antimafia y las elecciones

El trabajo de La Alameda tiene muchas puntas, además de la permanente tarea de denunciar las empresas que fomentan el trabajo esclavo tanto en la ciudad como en el campo. En 2013 convocó a distintos sectores políticos, religiosos y a organismos de derechos humanos a un encuentro en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires a partir del que se creó la Red Antimafia: “(el objetivo fue) empezar a debatir qué es el crimen organizado y cómo construimos desde la sociedad civil una política pública que combata justamente la trata, el narcotráfico, el lavado de dinero, el tráfico de órganos, los talleres textiles clandestinos. Esa red se está ampliando en el país, tiene sus bases en los barrios de Capital Federal, pero también ha llegado a Rosario en Santa Fe o en Paraná de Entre Ríos y liga a todos los hombres de bien, que más allá de las diferencias políticas, religiosas, gremiales o lo que sea, sí comparten esto de pelear por la dignidad y la libertad, y por tener un país libre de mafia”, explicó Schaerer.

A su vez, La Alameda participó por primera vez ese mismo año en la política partidaria. Gustavo Vera fue electo legislador de la Ciudad de Buenos Aires por la lista de UNEN. Hoy, alejado de ese espacio, conforma el bloque Bien Común en el parlamento porteño junto a Pablo Bergel. Para este 2015, Vera tiene previsto ser candidato a jefe de gobierno por el Movimiento Bien Común.

“El partido es muy nuevo –señaló Schaerer–, lo lanzamos el 3 de setiembre y ahora en diciembre se lanzó la candidatura de Gustavo. Tiene el respaldo de un sector que hoy en la ciudad no está representado, que en su momento votó un frente como UNEN de siete partidos que no era K ni PRO. Creemos que por la centroizquierda, la izquierda y también por otros sectores como puede ser el religioso, Gustavo puede tener ese voto de la ciudadanía que no se siente representado hoy sin candidatos del kirchnerismo o un candidato fuerte, y obviamente el resto de las agrupaciones más cercanas a este espacio que tampoco lo tienen. Bien Común también va a presentar su lista de legisladores y comuneros”.

Al momento de anunciar el salto a la política partidaria, en junio de 2013, Lucas Manjón, otro integrante de La Alameda, había manifestado -también en diálogo con La Retaguardia–: “entre todos creemos que la política puede ser un buen espacio, donde La Alameda empiece realmente a dar ese juego que está acostumbrada a dar desde afuera, vinculándonos y llevando a la Legislatura porteña toda la experiencia que tenemos y todo el capital ganado que logramos cosechar en estos diez años con un trabajo incondicional todos los días”. La iniciativa hoy se repite de cara a este 2015 electoral.





SOHO: ropa libre de trabajo esclavo

16 01 2015

Soho

Buena calidad, sin estafar al consumidor y libre de trabajo esclavo o infantil. Podes ir al local de la marca SOHO cooperativa en el barrio de Villa Urquiza o en el Mercado de Economía Solidaria en Palermo. 

Aquí las direcciones:

Barrio de Palermo en la calle Bonpland 1660, de 10 a 20 hs los días martes, miércoles, viernes y sábados. 

Barrio de Vila Urquiza en la calle Díaz Colodrero 3564, de Lunes a Viernes 10 a 19 hs. y Sábados 10 a 19 hs.

mercado

 





Impedí el aumento salarial de los legisladores porteños

15 01 2015

salario

Desde la plataforma de Change.org se sigue juntando firmas de los ciudadanos para impedir el aumento del salario de los legisladores porteños que en marzo alcanzaría los 80 mil pesos por mes y la realización de referéndum popular sobre el proyecto de ‪#‎BienComún que propone que los legisladores ganen el salario de un Director de escuela o de hospital. 

Para que esto se haga realidad necesitamos de TU FIRMA.

EL PODER DEBE CONVERTIRSE EN SERVICIO PARA EL BIEN COMÚN

Clikea aquí:

https://www.change.org/p/defensor%C3%ADa-del-pueblo-de-caba-recurso-de-amparo-judicial-para-impedir-aumento-de-dieta-de-legisladores-porte%C3%B1os-y-realizaci%C3%B3n-de-refer%C3%A9ndum-popular-sobre-el-proyecto-del-diputado-gustavo-vera-que-propone-como-monto-m%C3%A1ximo-el-salario-de-un-director-de/invite?share=true





350 mil viviendas vacías en la Ciudad

15 01 2015

Bc

El bloque Bien Común presentó el proyecto de Ley “Políticas de Incorporación de Inmuebles Ociosos”.  Ya que la Ciudad de Buenos Aires mantiene casi 350 inmuebles vacíos en el contexto de una terrible crisis habitacional que afecta a medio millón de personas según cifras oficiales, y donde los últimos diez años creció la cantidad de personas que alquilan que a su vez destinan cada vez más dinero al pago del alquiler.

El proyecto de ley Nº 497 para incorporar los 350 inmuebles vacíos al mercado de venta o alquiler tiene características similares a leyes de países como: Holanda, Suecia y Dinamarca.

El 27 de marzo de 2014 presentamos el proyecto y desde el 1 de abril se encuentra en Comisión de Hacienda, que preside Alejandro García del PRO.

Creemos que es Bien Común incorporar los inmuebles ociosos al mercado de alquileres para que todos podamos acceder a una vivienda digna a un precio justo.   

PROYECTO DE LEY Nº 497

Art 1°: Objeto de la ley.

La presente ley tiene como objeto la incorporación de los inmuebles ociosos que se encuentran dentro de la Ciudad de Buenos Aires, públicos y privados, a un efectivo uso residencial, comercial, cultural, de bien común o público,  u otros usos sociales, a fin de garantizar el pleno ejercicio del derecho a la vivienda y al hábitat adecuado y sustentable de los habitantes de la Ciudad y dar pleno cumplimiento al principio de la función social y ambiental de la propiedad.

Art 2°: Función social y ambiental de la propiedad.

Se entiende por función social y ambiental de la propiedad el respeto en su uso y disfrute a las exigencias y disposiciones expresadas en las Leyes y normas generales, así como en los planes, proyectos, políticas urbanas y reglamentaciones que regulan la producción del hábitat, el planeamiento urbano y los usos de los inmuebles, con el objeto de garantizar la calidad de vida, los derechos reconocidos en la Constitución de la Ciudad a sus habitantes,  el uso ambientalmente sustentable del territorio y la justicia social y ambiental.

 El ejercicio del derecho de propiedad, de la posesión, de la tenencia o cualquier título jurídico de uso y disfrute de un inmueble debe cumplir con su función social y ambiental y ser utilizados priorizando el interés social y ambiental.

 Se determina, entre otros, que no se cumple con la función social y ambiental de la propiedad inmueble en los siguientes casos:

  1. a) Inmuebles ociosos cuando ello se produzca de manera injustificada en los términos de esta ley y su reglamentación.
  2. b) Incumplimiento de los deberes de conservación, mantenimiento, mejora y rehabilitación de los inmuebles por parte de los propietarios.
  3. c) Utilización del inmueble a un uso distinto al establecido en la zonificación urbanística correspondiente a su ubicación.

Art. 3°: Definición de inmueble ocioso.

Se considera un inmueble ocioso a aquel que se encuentra deshabitado o no utilizado en forma permanente, sin causa justificada, por el plazo de 6 (seis) meses.

A los efectos de la presente ley el propietario podrá justificar los hechos descriptos de acuerdo a lo que establezca la reglamentación de la presente ley.

 Art 4°: Autoridad de Aplicación. Creación Oficina de Bienes Inmuebles.

Créase en el ámbito de la Autoridad de Aplicación de la presente ley la Oficina de Bienes Inmuebles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (OBI).

En el ámbito de la Oficina de Bienes Inmuebles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires créase el Registro Público de titulares y usos de los bienes inmuebles de la Ciudad.

El Registro deberá buscar, producir y sistematizar la siguiente información de cada uno de los inmuebles de la Ciudad:

  1. a) El uso efectivo dado a cada inmueble.
  2. b) Su condición de ocioso,
  3. c) La titularidad del inmueble.
  4. d) La relación jurídica de los ocupantes con el inmueble (alquiler, préstamo, propietarios, etc).
  5. e) Los contratos de alquiler.  
  6. f) La tipología de cada inmueble: metros cuadrados, cantidad de ambientes, características del inmueble y su categoría correspondiente.
  7. g) Su estado de conservación y mantenimiento.

 Art. 5°: Funciones de la Oficina de Bienes Inmuebles.

Relevar periódicamente los inmuebles de la Ciudad a fin de  determinar su uso efectivo o su condición de ocioso.

Administrar el Registro Público de titulares y usos de los bienes inmuebles. ubicados en la Ciudad.

Impulsar la incorporación de los inmuebles ociosos de la Ciudad de Buenos Aires a su efectivo uso residencial, comercial, cultural, de bien común o público,  u otros usos sociales.

Declarar, mediante los mecanismos que dispone la presente ley, el carácter de ocioso de los inmuebles.

Administrar los inmuebles cuyo uso sean cedidos voluntariamente por los propietarios y aquellos que hayan sido individualizados para su ocupación o uso temporario de acuerdo al art. 11 de la presente ley.

Registrar los contratos de alquiler que tengan por objeto inmuebles ubicados en la Ciudad.

Cualquier otra función necesaria para cumplir con los objetivos de la presente ley.

 Art 6°: Obtención y Producción de información.

Con el objeto de obtener, producir y sistematizar la información detallada en el Art. 4 de la presente Ley, la Oficina de Bienes Inmuebles:

Deberá realizar relevamientos periódicos respecto a cada uno de los inmuebles de la Ciudad. En el relevamiento se deberá procurar obtener los siguientes datos: el uso efectivo dado al inmueble, si se encuentra deshabitado o no utilizado,  la relación jurídica de los ocupantes con el inmueble (alquiler, préstamo, propietarios, etc), cantidad de hogares que habitan en el inmueble y su integración, las características y categoría del inmueble, y toda otra información que determine la Autoridad de Aplicación.

Realizará convenios con las empresas prestadoras de servicios públicos (energía eléctrica, gas, agua) para obtener información periódicasobre el consumo semestralde los inmuebles de la Ciudad.

Tendrá la facultad de peticionar información a todo organismo de la Administración Pública Centralizada, descentralizada, desconcentrada, a otros órganos de Gobierno, a los entes públicos no estatales o privados en cuanto ejerzan potestades públicas otorgadas por las leyes de la Ciudad de Buenos Aires, a los permisionarios, concesionarios o contratados de la Ciudad.

 Art. 7°: Deberes de los propietarios,  inquilinos y ocupantes de los inmuebles de la Ciudad.

Los propietarios, inquilinos y ocupantes por cualquier títulode los inmuebles ubicados en la Ciudad tienen la obligación de informar a la Oficina de Bienes Inmuebles el uso efectivo que le dan a sus inmuebles mediante firma de Declaración Jurada y registrar los contratos de alquileres que tengan por objeto bienes inmuebles en el plazo de un mes de firmado el contrato.El cumplimiento de este deber es propio de cada parte.

Art. 8°: Mecanismos para determinar el carácter de ocioso de un inmueble.

El carácter de ocioso de un inmueble se declarará de acuerdo a las siguientes vías:

Con los resultados de la sistematización de la información de acuerdo a los mecanismos establecidos en el Art. 6 de la presente ley.

Por denuncias de particulares realizadas por escrito o virtualmente y la posterior inspección de funcionarios de la Oficina de Bienes Inmuebles.

 Art. 9°:Creación impuesto al inmueble ocioso.

Crease el impuesto al inmueble ocioso declarado tal por la Oficina de Bienes Inmuebles de la Ciudad de acuerdo a lo establecido en el art. 8 de la presente ley. El monto del impuesto surgirá de la siguiente escala que tendrá como base el valor del Impuesto Inmobiliario aplicable a los inmuebles declarados ociosos. 

De 6 a 12 meses: 800%

De 12 a 18 meses: 900%

De 18 a 24 meses: 1000%

Se considerará que el hecho imponible que viabiliza la aplicación de éste Impuesto cesa tan pronto como el propietario del – o quien tuviere un interés legítimo sobre el – inmueble gravado acredite, conforme a la reglamentación,  que el mismo ha dejado  de estar ocioso o, en su caso, ha sido cedido a la Oficina de Bienes Inmuebles a los fines consignados en el inciso 5 del artículo 5º  y en el artículo 11º de la presente.

 Art. 10°: Creación del Fondo para Políticas de Vivienda

Se constituye el Fondo para Políticas de Vivienda  destinado a garantizar soluciones habitacionales transitorias o definitivas para los habitantes de la Ciudad.

 El Fondo estará integrado por:

Lo recaudado por el impuesto a los inmuebles ociosos.

Lo recaudado por el pago de las multas del art. 15 de la presente ley.

Los recursos establecidos según la asignación presupuestaria a la Oficina de Bienes Inmuebles que deberán ser suficientes para el cumplimiento de sus funciones y las del Registro Público de titulares y usos de los bienes inmuebles correspondiente al año en curso, los que no podrán ser inferiores en porcentaje a la asignación presupuestaria del período anterior.

 Art. 11°: Cesión inmuebles desocupados a la Oficina de Bienes Inmuebles.

Los propietarios de los inmuebles declarados ociosos  pueden proponer ceder su uso para ser gestionados en régimen de alquiler social. En este caso se los eximirá del pago

del Impuesto Inmobiliario por el tiempo de que el inmueble se encuentre alquilado.

 Art. 12°: Utilidad Pública de la Ocupación o Uso Temporario de un Inmueble Declarado Ocioso.

Se declara la utilidad pública y sujeto a la ocupación o uso temporario de todo inmueble que haya permanecido ocioso por el plazo de 1 (un) año desde su declaración con destino a alquiler social.

Se autoriza a la Oficina de Bienes Inmuebles a decidir respecto a que inmuebles ociosos perfeccionará la ocupación o uso temporario por el término máximo de 3 (tres) años.

 Art. 13°: Del monto de la Indemnización.

Facúltase a la Oficina de Bienes Inmuebles a deducir de la indemnización a pagar por la ocupación o uso temporario el importe de los impuestos, tasas, contribuciones o multas que los propietarios adeudaren a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por todo concepto.

 Art 14°: Créditos para rehabilitaciones y refacciones. El Banco Ciudad lanzará una línea de créditos para rehabilitaciones y/o refacciones a tasas preferenciales, con la finalidad de fomentar la rehabilitación de inmuebles para ser alquilados. Los propietarios a quienes se les otorguen éstos créditos tendrán la obligación de destinar sus inmuebles una vez finalizadas las obras a alquiler por el plazo de 6 años como mínimo. La Autoridad de Aplicación podrá aumentar los años de duración de esta obligación si el monto del crédito lo ameritara.

Art. 15°: Sanción.

El propietario/a que no cumpla con los deberes establecidos en el Art. 7 de la presente ley será sancionado/a con multa de 100 a 1.000 unidades fijas.

Cláusula Transitoria Primera: La presente ley deberá reglamentarse en el plazo de 60 (sesenta) días.

Cláusula Transitoria Segunda: El Registro Público de titulares y usos de los bienes inmuebles deberá estar en funcionamiento a los 30 días de reglamentada la presente ley.

Cláusula Transitoria Tercera: El primer relevamiento dispuesto en el art. 6 de la presente ley deberá iniciar dentro de los sesenta días de reglamentada la presente ley.

Cláusula Transitoria Cuarta: Los propietariosinquilinos y ocupantes  por  cualquier título de los inmuebles ubicados en la Ciudad deberán cumplir con el deber establecido en el art. 7 de la presente ley en el plazo de 3 meses de encontrarse en funcionamiento el Registro Público de titulares y usos de los bienes inmuebles de la Ciudad.

FUNDAMENTOS:

La situación habitacional crítica que atraviesa la Ciudad de Buenos Aires no es circunstancial, sino estructural. Cerca de 500.000 habitantes se encuentran en situación de emergencia habitacional. En cuanto a residentes en villas y asentamientos, según el censo 2010, 163.587 personas[1](5,8% de la población total) residen en esos barrios (un 50% más con relación al censo anterior). Según datos de la Secretaría de Hábitat e Inclusión Social del GCABA, esta cifra ha quedado desactualizada. Una estimación nueva de este organismo arroja una población cercana a los 275.000 habitantes. A su vez, y según el último censo realizado por el GCABA, 1.950 personas se encuentran en situación de calle.

Asimismo, el Censo de Población, Hogares y Viviendas registró la existencia de 1.423.973 de viviendas particulares, de las cuales, 340.975 se encuentran deshabitadas (24%).   Si bien es probable que esa categoría esté englobando también oficinas, consultorios, etc., el porcentaje de viviendas ociosas aumentó con respecto a los dos censos anteriores. En la evolución histórica de las viviendas ociosas de la Ciudad podemos observar que en 1991 existían 31.559 viviendas deshabitadas mientras que en el año 2001 el aumento fue significativo, alcanzando las 126.956 viviendas deshabitadas (un 300% de aumento con respecto al censo anterior). En los últimos 20 años, las viviendas ociosas aumentaron 9 veces.[2]

En el censo 2010, las Comunas como la 1, la 2, la 13 y la 14 presentan la mayor cantidad de viviendas deshabitadas.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Total de viviendas por comuna. Año 2010    
           
Comuna Total de viviendas Viviendas particulares Viviendas colectivas            
Habitadas Deshabitadas            
                     
Total 1.425.840 1.082.998 340.975 1.867            
                     
1 131.213 78.360 52.411 442            
2 108.105 70.869 37.098 138            
3 101.381 75.605 25.556 220            
4 82.973 69.680 13.246 47            
5 92.886 73.226 19.524 136            
6 93.455 72.942 20.426 87            
7 89.637 73.034 16.486 117            
8 55.400 48.631 6.746 23            
9 63.393 52.355 10.967 71            
10 71.657 58.332 13.240 85            
11 84.727 68.652 15.997 78            
12 93.489 74.995 18.414 80            
13 129.745 97.732 31.901 112            
14 141.377 99.552 41.670 155            
15 86.402 69.033 17.293 76            

Fuente: Censo 2010. http://www.censo2010.indec.gov.ar/CuadrosDefinitivos/V1-P_Caba.pdf

Si tenemos en cuenta las viviendas nuevas construidas, podemos observar que en las comunas donde se concentran los barrios más vulnerables es donde menos se construyo en los años 2010 y 2011 (comunas 4, 8 y 9). Por el contrario, en las comunas 1, 6, 13 y 14 donde existe un alto número de viviendas deshabitadas es donde también hubo un mayor incremento en la construcción.

Viviendas nuevas y superficie cubierta residencial solicitada en los permisos de construcciones nuevas
y ampliaciones por comuna. CABA. Años 2010/2011        

     Comuna2010 2011   viviendas nuevassuperficie cubierta m2viviendas nuevassuperficie cubierta m2 total11.519979.94521.6101.904.017 131831.0971.053132.256 228521.07650745.245 342234.47077958.696 419914.25751843.976 557340.9981.694135.679 61.02393.3391.549136.684 777469.5711.658137.011 8565.61013111.428 944337.25988475.116 101.03880.1651.477111.653 1193480.7112.063183.490 122.432193.9592.863234.194 131.146118.7572.288253.141 141.284112.0872.051175.082 1559246.5892.095170.366 

Fuente: Anuario Estadístico Ciudad de Buenos Aires 2011. Dirección General de Estadísticas y Censos.

En una Ciudad donde se están perdiendo los espacios verdes y públicos, a raíz de la construcción (en la mayoría de los casos del sector privado y fomentando la especulación inmobiliaria) de grandes edificaciones que contraponen cemento al espacio verde, sostenemos que resulta necesaria la intervención del Estado regulando la situación de los inmuebles ociosos que se encuentran en la Ciudad. Las viviendas ociosas ya generaron un costo económico y ambiental que en esa condición se torna un pasivo social y un despilfarro irracional de recursos escasos, como el suelo, la energía, los materiales, y el trabajo invertidos.

Existen en distintas ciudades del mundo experiencias en donde se promueve la incorporación de las viviendas desocupadas al mercado de alquiler para la utilización como viviendas sociales, teniendo en cuenta la problemática habitacional de las grandes urbes.  Creemos que es un despropósito que existan personas en situación habitacional crítica, en situación de calle o en villas y asentamientos carentes de servicios básicos y al mismo tiempo existan viviendas desocupadas que respondan a la especulación inmobiliaria. Como ya anticipamos, según el último censo nacional, en la Ciudad de Buenos Aires existen 340 mil viviendas que se encuentran deshabitadas, mientras que cerca de 500 mil personas se hallan en situación de emergencia habitacional.

Asimismo, La Constitución de la CiudadAutónoma de Buenos Aires consagra una protección especial del derecho a la vivienda, cuando en su artículo 31 establece, a través de sus tres incisos, los lineamientos básicos para diseñar e implementar políticas de vivienda locales: el inciso 1 identifica los demandantes de vivienda de bajos recursos, reflejando los grupos y actores sociales que al momento de la sanción de la constitución aparecían con más fuerza reclamando reivindicaciones históricas: villas de emergencia, personas habitando en casas precarias, y en hoteles familiares. El inciso 2 describe la oferta e intenta responder a las preguntas de cómo se resuelve el problema de oferta de viviendas, por eso una de sus premisas principales es la incorporación de inmuebles ociosos. Por último, el inciso 3 consagra lo que por ese entonces aparecía como una de las problemáticas más emergentes: el de las pensiones e inquilinatos[3]. Resulta llamativo entonces que uno de los puntos relevantes del art 31 de la Constitución de la Ciudad no haya sido reglamentado por ninguna ley local, como si ha sucedido con otros aspectos de ese artículo.

A continuación, realizaremos un repaso por las distintas normativas que existen a nivel internacional referente a sanciones para los propietarios que mantengan su vivienda desocupada y promoción de incluir estas viviendas al mercado de alquiler. En el caso de Europa, se toman como casos la legislación de Francia, Gran Bretaña y España (Cataluña).

En Francia: Se pueden clasificar en dos grupos las medidas llevadas adelante para luchar contra la desocupación de viviendas: las que apuntan a incorporar las viviendas al mercado de alquiler a través de incentivos a los propietarios para la rehabilitación de las mismas, y las que penalizan a los propietarios con aumentos de impuestos. Ambas son de carácter fiscal. Se instrumenta como medida la tasa sobre viviendas vacías para promover la modificación en el uso de esos inmuebles entendiendo que el inmueble desocupado es contrario a la función social de la propiedad.

En Gran Bretaña: El impuesto local sobre las viviendas vacías se instrumenta a partir  del año 2000. A la vez, se ponen en marcha diferentes dispositivos: Se crea la Agencia Estatal de Viviendas Vacías (Empty Home Agency) que es una entidad sin fines de lucro que trata de alentar a las autoridades locales a reducir el número de viviendas vacías e intercede entre las autoridades y los propietarios privados de viviendas. Llevan adelante estadísticas sobre viviendas desocupadas y publican la normativa que recae sobre los propietarios de esas viviendas y las posibles soluciones. Se crea en el año 1999 el  Grupo asesor de la propiedad vacía con la función de identificar prácticas que acaben con este uso de la vivienda e investiguen sobre la posible mejora del impuesto sobre las viviendas vacantes.[4]

En Cataluña: En la ley de Cataluña (LEY 18/2007, de 28 de diciembre, del derecho a la vivienda) se hace referencia a la  “Utilización anómala de las viviendas” y  se disponen una serie de medidas cuando se comprueba que una vivienda se encuentra desocupada para promover su incorporación al mercado de alquileres. Entre ellas, impulsar políticas de rehabilitación de las viviendas que estén en mal estado para ser alquiladas (subsidios directos a los propietarios, obras a cargo de la Administración, obras a cargo del inquilino, etc.); la cesión de las  viviendas vacías o permanentemente desocupadas a la Administración pública para que las gestione en régimen de alquiler; penalidades fiscales a las viviendas vacías y expropiación temporaria del uso de las viviendas (alquiler forzoso).

Asimismo, en Holanda, la ocupación de viviendas es legal si se demuestra que la propiedad ha estado desocupada por al menos un año. También existen importantes subsidios públicos destinados a pagar la renta de alquiler. En Dinamarca, en aquellos municipios de mayor densidad poblacional se imponen multas para los propietarios que mantengan sus viviendas vacías por más de 6 semanas, incluso, se los multa por no avisar a las Autoridades locales que la vivienda iba a estar desocupada. En Alemania, se propone la expropiación temporal de las viviendas para volcarlas al mercado de alquiler (como en el caso catalán) y la obligación de realizar tareas de rehabilitación en las viviendas bajo pena del pago de multas. En Italia, también se multa a la vivienda vacía con el pago del 9 por mil del valor catastral.

Como puede observarse, son numerosas las propuestas en los distintos países europeos para atacar un problema que ya se ha tornado sintomático en las grandes ciudades, en donde la mayoría de los países enfrentan graves dificultades para el acceso a la vivienda de los sectores más vulnerables.

En el caso de Latinoamérica, recientemente se han aprobado en Venezuela sendas leyes referidas al tema de vivienda. Una específicamente, que se reglamento mediante el Decreto 8.005 (29/01/2011) refiere en un capitulo a los terrenos urbanos e inmuebles no residenciales abandonados, ociosos, subutilizados o sobre los que exista un uso inadecuado a los fines de la población. Estos inmuebles o terrenos, se los declara de interés social y utilidad pública.  En el caso venezolano, se está pensando más en los terrenos estatales, pero también se hace mención a los inmuebles no residenciales privados, propiedad de particulares. Estos terrenos serán afectados para la construcción de viviendas.

En nuestro país, existe una experiencia de aplicación del incremento del impuesto inmobiliario a  la Planta Urbana Vacante o Baldíos en la ley 14.449 de Acceso Justo al Hábitat de la Provincia de Buenos Aires.[5] La contribución adicional es del 50% de ese impuesto. La recaudación se destinará al Fondo Fiduciario Público “Sistema de Financiamiento y Asistencia Técnica para la Mejora del Hábitat”.

Son varias las propuestas relevadas, de distinto tipo y según las características de cada ciudad, pero lo cierto y lo que no puede desconocerse es que la problemática de los inmuebles ociosos es un tema que afecta a las grandes ciudades y que va de la mano del aumento de déficit habitacional.

La crisis habitacional en la Ciudad responde a la privatización de los espacios públicos, a la especulación inmobiliaria y a la ignorancia acerca de la función social de la propiedad, principio que debe ser incorporado en la modificación del Código Civil. Los inmuebles injustificadamente ociosos se oponen a la función social de la propiedad, son parte de una cultura insolidaria, privatista e individualista que atenta contra la inclusión y el derecho a la vivienda. Esta idea de la función social de la propiedad fue incorporada al orden jurídico argentino por la Constitución Nacional de 1949 y luego derogada. Sin embargo fue reintroducida en 1994 al otorgársele jerarquía constitucional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos 8art. 75 inc. 22 C.N.). Este tratado internacional establece en el art. 21 inc. 1 que “Toda persona tiene derecho al  uso y goce de sus bienes. La ley puede subordinar tal uso y goce al interés social”.   Siguiendo esta idea, creemos que desde todo punto de vista constituye una irracionalidad mantener inactivo un importantísimo stock de viviendas cuyo costo económico, social, energético y ambiental resulta muy alto y ya fue pagado, pero ese capital no se amortiza con el uso social, y en cambio se dilapida especulativamente. No existe justificación alguna de mantener vacíos inmuebles que pueden ser destinados a vivienda en momentos en que la Ciudad atraviesa una situación explosiva en torno al acceso a la vivienda de los sectores más vulnerables, pero también de los sectores medios. Los inmuebles ociosos son formas disfuncionales de uso de la propiedad  que la ley puede corregir en aras del interés social. Cabe destacar que la  ley 23.091 permite a la Ciudad de Buenos Aires fijar gravámenes diferenciales sobre las viviendas desocupadas (art. 21) por lo que el objeto del presente proyecto se ajusta a los términos de las disposiciones de los arts. 14, 17, 31 y 75 inc. 22 de la Constitución Nacional y resulta conforme al espíritu y a la letra de la Constitución porteña.

PROPONEMOS:

Incorporar en la normativa de la Ciudad la función social y ambiental de la propiedad

Crear una Oficina de Inmuebles de la CABA que cuente con la información del uso de cada uno de los inmuebles ubicados en la Ciudad.

Crear un Registro de Inmuebles de la CABA donde se concentre la información relevada por la Oficina.

Realizar relevamientos periódicos sobre el uso de los inmuebles para contar con estadísticas actualizadas.

Crear el impuesto a los inmuebles ociosos tomando como base el impuesto territorial.

Crear el Fondo para Políticas de Vivienda.

Administrar los inmuebles que sean cedidos por particulares para incorporarlos al alquiler.

Declarar la Utilidad Pública de la Ocupación o Uso Temporario de un Inmueble Declarado Ocioso cuando se encuentre desocupado por el término de 1 año.

Establecer líneas de crédito para la rehabilitación de inmuebles y beneficios impositivos para los propietarios que incorporen sus viviendas al mercado de alquiler.

Creemos que es fundamental que desde el Estado se comience a tener una actitud activa sobre esta problemática ya que la situación habitacional así lo amerita.  Es por todo lo expuesto, que solicitamos al cuerpo la pronta aprobación del presente proyecto de ley.

[1]Datos CENSO INDEC 2010.

[2] En Diagnóstico Socio Habitacional de la Ciudad de Buenos Aires, Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires, año 2013. http://www.consejo.gob.ar

[3]Análisis elaborado en “Buenos Aires Sin Techo. La ausencia de políticas de acceso a la vivienda (2009-2010)”. Equipo de trabajo del Despacho Dip. (mc) Facundo Di Filippo.

[4]Datos extraídos deRodríguez Alonso, Raquel  (2011)   «La política de vivienda en España en el contexto europeo. Deudas y Retos»,   Boletín CF+S, 47/48, pp. 125-172. Recurso electrónico en línea: http://habitat.aq.upm.es/boletin/n47/arrod_5.html

[5]Decreto Reglamentario 1062/13http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion/13-1062.html





Prostíbulos en Mar del Plata. Hoy en canal Metro

14 01 2015

trata-de-personas-mar-del-plata

Silvina Elías integrante de la Alameda Mar del Plata fue entrevista hoy miércoles 14 de enero en el magazine matutino de Canal Metro. Aquí el reportaje.