Ropa Limpia, producción textil sin trabajo esclavo

22 01 2016

ropa limpia

Dispuestos a multiplicar sus experiencias, más de 20 marcas que producen en talleres con condiciones dignas de trabajo y cuidando el medio ambiente conformaron “ropa limpia”, una red para “desnaturalizar la explotación y fomentar la creación de un modelo productivo justo y sustentable para cada eslabón de la cadena de valor”.

Publicado por Agencia Télam, 21/01/2016.

http://www.telam.com.ar/notas/201601/133790-modelo-de-produccion-textil-trabajo-esclavo-ropa-limpia-industria.php

“La mayoría de la ropa, el calzado y los accesorios que utilizamos está ‘manchada’ con la sangre de quienes la producen. Desde Ropa Limpia buscamos generar conciencia sobre esta problemática y tratar de cambiar esta realidad”, indicó a Télam Tamara Rosenberg, de la cooperativa textil 20 de diciembre, la pata productiva de La Alameda, una organización referente de la temática.

Tras el incendio del 27 de abril en el taller textil de Flores en el que murieron dos niños (Rodrigo de 10 años y Rolando de 5) varias personas se comunicaron con La Alameda para informarse sobre la situación.

“Nosotros tenemos una vasta experiencia en denunciar talleres clandestinos, pero nos pasó que la gente nos preguntaba por la positiva, es decir, dónde podían comprar indumentaria que no tuvieran esta forma de producción esclava detrás”, relató.

La primera idea fue armar un listado de las marcas que producían en la cooperativa, luego se incorporaron aquellas que lo hacían en otros talleres con condiciones dignas de trabajo hasta que surgió la iniciativa de hacer un desfile.

“El desfile se llevó a cabo en junio de 2015 en el Mercado de la Economía Solidaria de la calle Bonpland (en Palermo). Y fue muy exitoso, no sólo por la convocatoria, sino porque en la organización se conformó un colectivo con un objetivo: luchar por el trabajo digno”, recordó Tamara.

Desde entonces, los hacedores de aquellas marcas del desfile (en su mayoría diseñadores independientes) junto a otros que se fueron sumando empezaron a juntarse una vez por mes para llevar adelante tareas en función a ese objetivo aglutinador.

“Por un lado está la visibilización de la problemática, contar lo que pasa en los talleres en donde se da explotación en diferentes niveles; por el otro mostrar que se puede producir distinto, asesorar a aquellos talleres que quieran hacer las cosas bien, acercar a los diseñadores a los talleres que producen dignamente, y también crear conciencia en los consumidores”, resumió Tamara.

Verónica Virasoro, diseñadora y artista plástica, llegó a la Alameda en busca de información cuando todavía tenía una marca junto a otra socia.

“Mandábamos a coser y la persona que nos tomaba el trabajo no nos dejaba conocer los talleres, eso a mí me hacía un ruido terrible porque recordaba el incendio de la calle Luis Viale donde murieron seis personas y cómo se trabajaba en estos lugares y no quería esto para mi marca”, relató la mujer.

Después de tres años, Verónica decidió emprender su propia marca -Vero Vira- y desde el nacimiento realizó la confección en la cooperativa 20 de diciembre.

“Las jornadas son de ocho horas, tienen vacaciones, aguinaldo, días por enfermedad de familiar, es decir, lo que establece la ley de contrato de trabajo, lo que debería ser normal, pero nos hemos acostumbrado a que no lo es, y esto es lo que hay que romper”, sostuvo.

Para poder arrancar con su proyecto, Verónica utilizó el financiamiento colectivo, modalidad que todavía sostiene: “esto me permite producir lo justo, con un pequeño excedente para ir creciendo, pero sin tener que tirar material o liquidarlo”.

Y añadió: “Por otro lado, yo utilizo telas muy buenas y esto también tiene un concepto que va en contra de la idea del consumo constante. Yo apunto a que mi ropa dure, sea cómoda y accesible, no algo descartable. Esta también es una manera de cuidar el medio ambiente”, sostuvo.

Clara A es otra marca de Ropa Limpia que produce desde bolsos hasta agendas, pasando por regalos empresariales, remeras o souvenires.

“A mí no me importa qué fabrico, lo que me interesa es el sistema de producción, que la producción sea ética, poner por arriba valores sociales”, aseguró por su parte Laura Mendez, creadora de Clara A.

Laura es diseñadora y en 2012 consiguió trabajo en la fábrica de una marca que realiza calzado para niñas y niños: “no era el taller clandestino que está en nuestro imaginario, pero las condiciones laborales eran de explotación”, señaló.

Ambientes sin ventilación, maquinaria de riesgo ubicada en lugares inapropiadas, maltrato verbal, y jornadas que se extendían hasta que el patrón obtenía la producción que deseaba para ese día, fueron algunas de las situaciones que Laura veía cotidianamente.

“En quince días renuncié. Desde entonces trabajo free lance y lo que busco es que toda la cadena de producción esté sostenida sobre trabajo digno”, afirmó.

Miembro de la comisión de comunicación de Ropa Limpia, Laura aseguró que “todavía queda una gran tarea de divulgación: A veces somos crudos con lo que mostramos pero creo que la gente realmente no es consciente de la importancia de conocer a quién le está comprando un producto, cómo se hizo”, indicó.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: