El papa llamó a una jubilada que sufrió un secuestro virtual

2 12 2014

papa

http://www.clarin.com/policiales/Papa-secuestro_virtual-jubilada_0_1253274764.html

La hija le escribió una carta a Francisco, que se comunicó para hablar con la víctima el día de su cumpleaños.

“Calcuta”, como la conocen sus amigos y familiares, vive en Palermo. El 5 de agosto, delincuentes la llamaron por teléfono, se hicieron pasar por su hija, le dijeron que la tenían cautiva y le ordenaron que tirara la plata del supuesto rescate por la ventana de su departamento, ubicado frente a la Iglesia Guadalupe, en Mansilla y Medrano. Ella cayó en la trampa.Con mucho esfuerzo, María Teresa Celina Fernández (80) estaba juntando dinero para volar a Roma a cumplir el sueño de su vida: conocer al Papa. Pero la mujer fue víctima de un secuestro virtual y el engaño le costó toda la plata que había guardado. El jueves el teléfono volvió a sonar. Ella atendió con miedo. Pero al escuchar la voz que la saludaba se emocionó hasta las lágrimas: era Francisco, que la llamaba para solidarizarse.

Pero esta semana ese triste recuerdo quedó opacado. “El Papa llamó dos veces. Primero el miércoles 19, pero mi madre estaba dando clases”, relató Gabriela Pousa, hija de María Teresa, al sitio de Fundación La Alameda. Fue a través de esa ONG que Pousa le envió dos cartas a Francisco en las que le contaba lo que había pasado y le pedía que se comunicara con su mamá para el día del cumpleaños. “Su Santidad, una palabra suya sería sanadora. Se lo ruego con mi más sentido respeto y Amor”, le había escrito.

El miércoles 19 Francisco cumplió con su deseo, pero María Teresa estaba trabajando. Por eso, atendió Gabriela. “La voz de él es imposible no conocérsela. Y ahí le pregunté: ¿Habla el Papa Francisco? Sí, me dijo; pero una cosa es contarlo y otra cosa es cuando te llama”, agregó la mujer.

Pousa aclaró que ella ya había hablado con Bergoglio. Y agregó: “Pero esto no es tan racional cuando hablás con el Papa. Fue muy fuerte, no sabía que hacer. Le explicaba y le pedía disculpas que no estaba mi madre. Pero él me decía que él pedía disculpa porque se había confundido el día”.

Gabriela, que trabaja como politóloga, dio detalles sobre la conversación: “Me dijo que tenía tiempo para hablar conmigo. Por eso aproveché para contarle que sí escribí la carta y cómo llegamos a él a través del legislador Gustavo Vera (titular de La Alameda). Además le conté que mamá habla perfecto italiano, y que sus padres eran italianos”.”Vos no te preocupes, mañana la encuentro”, le aseguró el Papa. Ella le pidió que no se molesté, pero él le retrucó: “Sí, voy a llamar”, dijo. Y cumplió su promesa.

Al otro día, María Teresa estaba en su casa para contestar el teléfono. Era la oportunidad de cumplir su sueño, después del trago amargo. “Mi madre se puso a llorar. El Papa la tranquilizaba. Entonces ella le pidió que recé por la Argentina porque no estamos en un buen momento. A lo que Francisco respondió: ‘No, si en eso de estar mal somos campeones, salimos de una y caemos en otra’. Mi madre le contestó que salís de tu casa y no sabés si llegás vivo. ‘Sé bien lo que pasa’, le dijo él”, detalló Gabriela.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: