Con topadoras y concentración económica no hay justicia social

10 01 2012


Y al final el Estado se hizo presente: esta madrugada un impresionante despliegue de gendarmes, bonaerenses, carros de asalto, hidrantes, patrulleros y unas veinte topadoras comenzaron su desfile triunfal arrasando con más de 12 000 puestos de venta situados sobre La Ribera del Riachuelo. Hasta ayer allí funcionaba la Feria de La Ribera, un mercado popular que concentraba la mayor parte de la clientela minorista de La Salada y le daba trabajo a 25.000 personas de manera directa y a unas 200.000 de manera indirecta.
La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), joven organización gremial fundada por cooperativistas vinculados al MTE, La Alameda, el Movimiento de Fábricas Recuperadas y el Movimiento Evita, fracasó en su intento por llevar presencia del Estado a La Salada de otra forma: con trabajo decente, gestión cooperativa, distribución equitativa de las ganancias, control de procedencia de mercadería, erradicación de las mafias, formalización laboral, regularización impositiva, lucha contra el trabajo esclavo, infantil y narcotráfico.
El Estado llegó, pero con represión, arbitrariedad y prepotencia, golpeando a los más débiles y protegiendo los intereses de los poderosos. En pocas horas dejaron sin trabajo a decenas de miles de hermanos nuestros y triplicaron las ya abultadas ganancias de la gran burguesía del subdesarrollo, aliada al poder político local, promotora descarada de una salvaje flexibilización laboral “de facto” y adalid de la cultura del paco. Este solo acto de concentración económica ha dejado a un millón de clientes en manos de los dos grandes empresarios de La Salada.

FOTO: juez Federal Luis Armella.

Lo más grave de la jornada, sin embargo, fue la utilización por parte de la Municipalidad de Lomas de Zamora de unos 600 trabajadores precarizados del programa “Argentina Trabaja” como retaguardia de las fuerzas represivas en el marco de un operativo de proporciones bélicas. Estos compañeros, rehenes del poder político por la miserable suma de 1200 pesos, fueron enviados al choque de sus propios vecinos a realizar la humillante y vergonzosa tarea de desarmar manualmente los puestitos y cargar en camiones los restos de la feria.
La utilización de los compañeros del Programa Argentina Trabaja en esta faena es elocuente en torno a la concepción y aplicación de la economía social: mano de obra barata y multiuso para los designios del poder político territorial.
La Salada es un fenómeno social, económico y cultural que expresa de forma paradigmática las contradicciones del capitalismo en nuestro país. No se trata de una feria, sino de una extensa zona de Lomas de Zamora en el que coexisten distintas realidades. Creció al calor de la crisis del neoliberalismo de los noventa, de la mano de la comunidad boliviana y la población humilde de Ingeniero Budge, pero fue rápidamente hegemonizada por dos grandes polos del capitalismo mafioso: Punta Mogote, representada por Jorge Castillo y Urkupiña, dirigida por Quique Antequera.

FOTO: Intendente Martín Insaurralde

Esta hegemonía, sin embargo, no se construyó sin resistencias, La Cooperativa Ocean y La Cooperativa de La Ribera fueron agrupando a los que, por decisión o por necesidad, no se sometieron a las condiciones leoninas de las llamadas “ferias internadas”. En la Feria La Ribera trabajaban más de 1000 armadores, 12000 puesteros y un sinnúmero de vendedores ambulantes, carreros y changarines.
La Feria de La Ribera había iniciado un proceso de regularización y organización junto a la CTEP. Se venía desarrollando una fuerte estrategia de inclusión de pibes marginados de la mano de la Asociación de Madres contra el Paco y por la Vida. Los armadores iniciaban un proceso de formalización en la Cooperativa La Salada. Los feriantes estaban siendo censados y concientizados sobre la necesidad de erradicar la venta de productos provenientes de talleres clandestinos. Todo ello fue aplastado por las topadoras al servicio de los grandes negocios de la zona.
Es increíble como el más alto nivel de gobierno se ha involucrado en esta operación bochornosa de concentración económica afirmando mentiras, por ignorancia o complicidad. Por ejemplo, el Jefe de Gabinete, Abal Medina, dijo ante la Agencia Telam: “estas personas son trasladadas en principio a una feria provisional, que está prevista para esto, y que va a empezar a funcionar apenas lleguen, y posteriormente a una definitiva que se va a armar”. Esto es una mentira absoluta. No existe tal feria provisoria ni proyecto alguno para armar una feria definitiva. No existió traslado, sino destrucción de puestos. Lo único que podrán hacer los compañeros es caer en las garras de las dos grandes ferias internadas.
El capitalista mafioso que dirige Urkupìña, Quique Antequera admitió ante el matutino Clarín: “Nosotros lo arreglamos con el intendente de Lomas. Tenemos lugar y lo que podemos hacer es darles a ellos espacio para que trabajen días distintos a los nuestros”, alegando que con el operativo de ayer se eliminó lo que en las ferias legales de La Salada consideran “competencia desleal”, porque “ellos no pagaban impuestos, como nosotros”. Lo que Antequera disimula es que en la feria que él regentea están precarizados y fuera de convenio cientos de laburantes que atienden los puestos sin contar los miles que están sometidos a trabajo esclavo en los talleres clandestinos que abastecen el circuito de las ferias. Tampoco cuenta Antequera que no va a prestarles caritativamente los puestos sino que, gracias al acuerdo que acusa con el intendente, se va a embolsar entre 100 y 200 pesos diarios por cada uno de los miles de feriantes obligados ahora a integrarse a Urkupiña.
Pagan impuestos si, no todos los legales, pero los suficientes impuestos ilegales (coimas) a los policías, políticos y funcionarios judiciales. Eso es lo que la Feria de la Ribera no hacia y quizás por eso la clase política y judicial le soltó la mano.
El argumento ambiental del desalojo es por demás ridículo. No hace falta ser un especialista para comprender que la presencia de puestos ribereños no representa ningún tipo de peligro ambiental, a diferencia de la minería a cielo abierto a las grandes multinacionales que siguen arrojando sus efluentes al Riachuelo con complicidad de la Autoridad de La Cuenca. Si los puestos costeros contaminasen ¿Podría existir Puerto Madero, el Mercado de Frutos o cualquiera de los cientos de paseos costeros que hay en nuestro país? La necesidad de preservar el camino de Sirga, Instituto del siglo XIX totalmente en desuetudo, no resiste el menor análisis, en tanto los “sirgadores” han pasado a ser una pieza de museo desde que existen los remolques a motor.
Cada vez que se hace más evidente que el desarrollo de la economía popular, entendida como un proceso de producción e intercambio de bienes y servicios ajeno a los procesos de acumulación de capital y poder del punterismo, lejos está de ser una prioridad del proyecto político gobernante y más bien pareciera contradictorio con su mecánica de de poder.

Es triste que los trabajadores más humildes y excluidos, los obreros de la economía popular, solamente aparezcan en los discursos presidenciales para restregarles a la dirigencia sindical su carácter elitista y su falta de compromiso con los trabajadores no convencionales, mientras en los hechos son objeto de un intolerable grado de arbitrariedad, desidia y violencia por los funcionarios parásitos de un Estado impotente ante la creciente dualidad social.

CONTACTOS
Juan Grabois (MTE) 1563843877
Gustavo Vera (La Alameda) 1561584835
Integrantes de la Junta Promotora Nacional de la CTEP

Anuncios

Acciones

Information

One response

13 01 2012
Luis Valdivieso

Estoy siguiendo este caso desde hace algunos dias a través de distintos canales de tv. En verdad, nada me sorprende el tipo de delito, el tipo de autores de los mismos, “modus operandi”, etc. Sí me sorprende y mucho, que sea la propia hija de tamaño delincuente la que denuncie estos hechos aberrantes.
Soy un ciudadano común, profesional, provinciano y sensible a este tipo de hechos execrables. Es por ésto que le pido a esta fundación y a esta srta. en particular que NO BAJEN LOS BRAZOS!. Entiendo que es como querer “mover una montaña”, habida cuenta de la justicia corrupta (en parte) que impera en nuestro país, pero también creo que alguna vez se puede llegar a la verdad y a que se haga justicia…es en esta ESPERANZA que este tipo de batallas debe seguirse hasta las últimas consecuencias.
EXITO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: