Carta abierta al señor jefe de Gobierno Mauricio Macri y conferencia de prensa

26 09 2010

La Alameda y los padres de Cromañón estaremos realizando una concentración y conferencia de prensa mañana lunes, a partir de las 19 horas, en la puerta principal de la Jefatura porteña. Las razones de la actividad figuran en la siguiente carta dirigida al jefe de Gobierno, Mauricio Macri:

Los abajo firmantes, dirigentes e integrantes de la Fundación La Alameda y la Asociación Civil Que no se Repita, que reúne a víctimas de la trata de personas y a familiares, sobrevivientes y amigos de las víctimas del local Republica de Cromañón, con el acompañamiento de organizaciones de la sociedad civil que persiguen objetivos similares, nos dirigimos públicamente a Usted, luego de haber agotado todas las instancias administrativas y políticas que están bajo su dependencia, intentando en diversas reuniones con funcionarios que adoptaran medidas severas para revertir el estado de corrupción generalizada y de descontrol que afecta todas las áreas de control comunal y de policía del trabajo.

Nuestra preocupación y nuestra frustración no se remite a meras infracciones administrativas o contravencionales de escasa relevancia, sino a omisiones deliberadas e incumplimientos de los funcionarios respectivos y desviaciones normativas toleradas y alentadas por las propias autoridades de control,  que ponen en riesgo la vida y la integridad de las personas que trabajan y / o habitan en la ciudad.

En estos últimos cinco años y medio, diversos estragos seguidos de muerte al igual que hechos notorios de corrupción institucional funcionaron como inútiles alertas desatendidas, porque a pesar de su trágica ocurrencia, de su carácter escandaloso y de su repercusión en la opinión pública, no sirvieron para motivar en las autoridades esfuerzos tendientes a la remoción de sus causas. Los males,  pese a su repercusión mediática no sólo se consolidaron y sino que se agravaron progresivamente.

SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: UD. FUE SOBRADAMENTE ALERTADO

La mención de los hechos siguientes es sin duda un trágico señalamiento de la situación y de los riesgos que exigen del responsable del ejercicio del poder de policía, el Ingeniero Macri, una inmediata respuesta:

-         La tragedia en el boliche  Republica de Cromañón con el luctuoso resultado de 194 víctimas y 4200 lesionados.

-         Existencia impune de 3000 talleres clandestinos en la ciudad con situaciones de hacinamiento, insalubridad, trabajo esclavo de decenas de miles de costureros, explotación de indocumentados, trata laboral y el precedente del incendio del taller de Luis Viale el 30 de marzo de 2006 donde murieron seis personas.

-         Existencia de más de 800 prostíbulos denunciados ante la Agencia de Control Comunal el 15 de diciembre del año pasado, donde se explota sexualmente a más de 4000 mujeres, muchas de las cuales son reducidas a la servidumbre y victimas de trata.

-   Un muerto en el recital de Viejas Locas del 14 de noviembre de 2009

-         Una muerta en el Recital de las pastillas del abuelo de diciembre de 2009

-         600 geriátricos en situación irregular, según informe de la Auditoria del Gobierno de la Ciudad

-          Siete derrumbes en 15 meses, con tres muertos y veinte heridos

-         2 jóvenes muertas y 33 lesionados en el Local Beara

Pero más allá de estas dolorosas advertencias, el tema de la crisis del poder de policía y de la corrupción de los funcionarios porteños no es nuevo en la ciudad y es “un pasivo” del que debe hacerse cargo cualquier jefe de gobierno desde que asume.  Máxime de uno que se erige “sobre las cenizas de Cromañón” (palabras del ex jefe de Gobierno, Jorge Telerman,  al asumir, que son trasladables al gobierno que Ud preside).

Locales bailables:

La ciudad tuvo lamentablemente sus profetas, y también tuvo los dirigentes mezquinos y codiciosos que no los oyeron.    En una resolución del Controlador General Comunal fechada el 28 de abril de 1992 el citado funcionario decía “conforme lo he sostenido en reiteradas ocasiones, no sólo en recomendaciones y recordatorios de deberes legales, sino también en el informe anual 1988-1989, la situación creada por los locales …en la Ciudad de Buenos Aires está fuera de control y no hay voluntad política de corregirla … Todas las circunstancias descriptas no responden solamente a la ineficiencia, sino que el suscripto tiene la íntima convicción que están generadas por la incontrolable corrupción de los organismos de fiscalización de la Comuna. El hecho de que se hayan llevado a cabo transformaciones estructurales de la organización de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y que se hayan mantenido simultáneamente organismos y procedimientos manifiestamente inoperantes, no puede ser calificado a esta altura de los acontecimientos, y luego de las denuncias formuladas por este organismo, como casuales”.    El 8 de mayo de 2003 (once años después), la Defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Oliveira decía: “se desconoce si estos locales cuentan con la infraestructura adecuada para albergar a los asistentes que, en algunos casos llegan a miles, especialmente en lo atinente a las normas de seguridad, prevención contra incendio, medios de salida de emergencia, etc. El Gobierno de la Ciudad no puede alegar desconocimiento ante el funcionamiento de estos locales, ya que no, sino que fueron denunciados por esta Defensoría en reiteradas oportunidades.  La mayoría de estos locales no sólo no cuentan con habilitación, sino que constituyen actividad no permitida en la zona….De lo expuesto se desprende que no se trata de actividades desconocidas por el Gobierno de la Ciudad ni que estamos ante situaciones clandestinas ni furtivas, ya que son de público conocimiento. También podemos recordar las investigaciones periodísticas realizadas sobre el tema, tanto en medios gráficos como televisivos. Sin embargo, y pese a la información brindada al Gobierno, la situación no varió. El funcionamiento de este tipo de locales no puede mantenerse en el tiempo sin una connivencia por parte de sectores de la estructura gubernamental.”.

Esa corrupción estructural que se alertaba hace tantos años, no solo sobrevive, sino que esta perfeccionada. Su patrón fue pergeñado por el ex Jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, quien desplazó a 500 inspectores y redujo el área inspectiva a 20 funcionarios.   De esa manera el ámbito de decisión se concentró en la cabeza de la estructura.     Ese sistema de actuación sobrevive hoy con personas como Martin Farrell en Control Comunal o Héctor Aguirre en Obras, en el área de Policía del Trabajo.    Los inspectores son hoy los tristes ejecutores del sistema: como dicen los más conscientes: “cuando hacemos lo que corresponde, le estamos llevando negocios a nuestros jefes”.

Pero la cuestión de la crisis del poder de policía no se reduce a los locales de baile o a las salas de fiestas privadas.

Talleres clandestinos:

El 6 de setiembre de 2006, la Defensora del Pueblo, Dra. Alicia Pierini, en una de las tantas denuncias sobre talleres clandestinos y trabajo esclavo, trazaba el siguiente diagnóstico y balance:

los talleres de costura existentes en la ciudad, hasta el momento del incendio del taller de Luis Viale 1269, estaban funcionando al margen de toda normativa y sin ningún respeto por las obligaciones de registración de los operarios, de las mercaderías y del pago de los salarios y los aportes al sistema de seguridad social.

  • el mecanismo de fiscalización de los locales resultó un rotundo fracaso y se mantenía sin ninguna modificación a pesar de que las autoridades nacionales y locales tenían conocimiento de sus insuficiencias.
  • podría comprobarse la comisión de hechos delictivos. Se trata de maniobras tendientes a burlar la legislación laboral vigente y de un sistema de explotación de los trabajadores que por su condición de extranjeros, y la precariedad de las condiciones de residencia y vulnerabilidad social no estaban en condiciones de plantear reclamos.
  • los talleristas y fabricantes no sólo habrían promovido el ingreso ilegal de personas al país con el fin de beneficiarse con la explotación de su trabajo, sino que además habrían promovido su permanencia ilegal mediante su ocultación con el presunto soborno de las autoridades policiales.
  • el modus operandi de estas organizaciones parece no circunscribirse a una serie de casos aislados perfectamente delimitables sino que constituye un verdadero modo de producción consolidado y tácitamente consentido por las autoridades nacionales y locales durante mucho tiempo

Durante el período 2006-2007 la Defensoría y el GCBA clausuraron cientos de talleres clandestinos, denunciaron a decenas de marcas y talleristas ante la justicia federal por servidumbre, trata y trabajo esclavo y redujeron significativamente la cantidad de talleres existentes merced a una política de persecución inspectiva, denuncias penales y visibilización pública de las marcas que eran responsables de ese sistema de explotación (Cheeky, Kosiuko, SOHO, Puma, Bensimon, etc.)

Luego de su asunción se operó un retroceso significativo en la lucha contra el trabajo esclavo. Pese a contar con el poder de policía para aplicar la ley de trabajo a domicilio (12.731), con el auxilio de la Defensoría del Pueblo, el consulado y la Organización Internacional para las Migraciones y con el consenso social y mediático para reclamar sanciones judiciales a las grandes marcas que basan su producción en talleres clandestinos, su política consistió en hacer estadísticas con las inspecciones, no denunciar penalmente a los fabricantes cuando había explotación de indocumentados o servidumbre y ni siquiera ejecutar  la mayoría de las multas que se le imponían a los talleres clausurados que misteriosamente volvían a funcionar al poco tiempo.

Ingeniero Macri, bajo su gestión no hubo una sola marca denunciada, ningún tallerista procesado producto de las denuncias del gobierno y, en cambio, creció la cantidad de talleres clandestinos, fundamentalmente en el entorno de la calle Avellaneda y en el sudoeste de la Capital.

Prostíbulos:

Durante el año 2008, la Defensoría del Pueblo denunció numerosos locales que fueron habilitados como cabaret, wiskerías, bares y pool que en realidad son prostíbulos encubiertos y en varios casos además, centros de distribución de drogas en los cuales existe ““Ejercicio de la prostitución organizada solventada por grupos ilegales, locales sin habilitación en los cuales «vale todo» y se vende alcohol, donde se ofrecen mujeres o travestis, droga o es “aguantadero” de maleantes y en los que existe una presencia de niñas, niños y adolescentes que son explotados sexualmente en la gran mayoría de los locales enumerados”, (Denuncia de la Defensoría del Pueblo a locales de los barrios de Constitución y Monserrat en junio de 2008)

Ya en diciembre de  2009, la mayoría de las ONGs que luchan contra la trata de personas en la Ciudad (La Alameda, Casa del Encuentro, RATT, Grupo Esclavitud Cero, etc.) denunciaron ante la UFASE, la Justicia contravencional porteña y la Agencia de Control Comunal la existencia de más de 800 prostíbulos que tienen las siguientes características:  “una conocida y pública red de locales donde se ejerce ostensiblemente la prostitución, y probablemente la trata de personas con fines de explotación sexual  y la reducción a servidumbre de las personas que ejercen el meretricio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires…”.

Ingeniero Macri, ¡no es éste un tema ajeno a su responsabilidad¡

Al igual que en los casos anteriores se trata en muchos casos de locales abiertos al público que con la habilitación de locales bailables, bares y cafés desempeñan este menester. En otros casos de locales que si bien no tienen esas habilitaciones realizan publicidad de su actividad por medio de la prensa y de volantes en la vía pública. Los locales abiertos al público que desvirtúan el rubro de su habilitación funcionan habitualmente desde las 23 horas hasta las 8 de la mañana del día siguiente. Se caracterizan por tener carteles que indican el nombre del establecimiento en su frente o que  sugieren su actividad como casa de tolerancia y operan con música muy fuerte que trasciende al exterior y casi sin luces internas.  Concentran un número importante de mujeres provenientes de distintas provincias de la República Argentina  de países limítrofes como la República del Paraguay que exhibiéndose en ropa interior o en forma muy llamativa ejercen la prostitución. Los otros locales, denominados “privados” en la jerga de esa criminalidad, operan las veinticuatro horas del día de estar a su publicidad

¡Su gestión, Señor Jefe de Gobierno, habilita estos prostíbulos,  no los inspecciona y luego, en un acto de maquiavélica ironía, incluye a muchos de ellos como lugares seguros para concurrir (al incorporarlos al sitio: Salí Seguro)

Señor Jefe de Gobierno, lo descripto evidencia que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no existe la voluntad política de hacer cumplir la ley 12.331 y el Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena , ratificado por ley 11.925 que obliga al cierre de los prostíbulos en todo el territorio nacional y al castigo de los proxenetas.

Las denuncias que realizamos en la Agencia de Control Comunal cayeron en saco roto. Los prostíbulos siguieron funcionando masivamente pese a tener un objeto ilícito y totalmente contrario a la habilitación que disponían y pese a que la ley 12.331 prohíbe la existencia de prostíbulos y la explotación por cuenta ajena en todo el territorio nacional.

Como muestra, allí está el prostíbulo de Rafael Levy, el dueño del local Republica de Cromañón, funcionando en la misma manzana, con la habilitación de su gobierno y la omisión de control de sus autoridades.
SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: TODO ESTO ES DE SU RESPONSABILIDAD

Sabrá Usted que en estos temas la delegación no es una justificación que lo exima de su responsabilidad política, penal y civil. La construcción administrativa de “agencias” o de departamentos con pomposas y vacías denominaciones importadas, no compartimenta una responsabilidad que la Constitución de la Ciudad Autónoma coloca en su cabeza.

¡Ingeniero Macri!, usted es responsable porque esa norma fundamental le atribuye el deber de dirigir la administración publica y procurar su mayor eficacia y los mejores resultados en la inversión de recursos (art. 102 CCABA); también el deber de establecer la estructura y organización funcional de los organismos de su dependencia, nombrar a los funcionarios y agentes de la administración y supervisar su gestión (art. 104 inc. 9 CCABA).  Y, fundamentalmente, le impone el de ejercer el poder de policía, ejercer la policía del trabajo y aplicar las medidas que garantizan los derechos de los consumidores y usuarios (art. 10 incs. 11, 12 y 13 CCBA).

Debería recordar sus propias palabras cuando aconteció la masacre de Republica de Cromañón. Tenga presente que no venimos a clamar por su destitución, sino para que de inmediato ponga fin a la estructura corrupta de control que está funcionando bajo su gestión.

¡La Ciudad de Buenos Aires ES UNA CIUDAD CROMAÑÓN¡

¡Usted lo sabe!

¡Usted fue alertado! y Usted, hasta ahora, nada ha hecho.

SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: CUAL ES EL RIESGO

Deseamos contribuir con algunas estadísticas que debieran haberlo ocupado:

-         1902 accidentes de trabajo por día (fuente: Ministerio de Trabajo: http://www.trabajo.gov.ar/left/estadisticas/bel/index.asp).  En este número están las muertes y particularmente las ocurridas en la industria de la construcción, que siempre quedan impunes (http://archivo.lavoz.com.ar/09/03/29/defenestrados.html)

-         1, 5  personas mueren en accidentes ferroviarios por día (http://trenesdelsur.blogspot.com/2010/07/hay-mas-de-400-muertos-por-ano-en-los.html);

-          400 personas por año mueren en los pasos a nivel de la ciudad de Buenos Aires (http://trenesdelsur.blogspot.com/2010/07/hay-mas-de-400-muertos-por-ano-en-los.html)

-         Más de 10 muertos diarios por accidentes distintos a los de transito (Fuente: Ministerio de Salud de la Nación: http://www.deis.gov.ar/Publicaciones/Archivos/Serie5Nro52.pdf).

-         6 derrumbes, con un muerto y nueve lesionados, en los últimos 15 meses (http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1293037)

-         30.000 personas mueren al año por patologías vinculadas al alcohol, de los cuales hoy un gran porcentaje son jóvenes y adolescentes (http://www.prevencionalcohol.com/2009-07/informe-sobre-el-genocidio-del-alcohol-en-la-argentina/)

-         Más de 1 persona por día muere como consecuencia de incendios o incidentes no intencionales con fuego (fuente: Ministerio de Salud: http://www.deis.gov.ar/Publicaciones/Archivos/Serie5Nro52.pdf).

Mientras estos números se engrosan, Ud. y sus funcionarios dicen que está todo bien, que han inspeccionado, y que es un tema atinente a la responsabilidad ciudadana. Señor Jefe de Gobierno, los hechos ocurridos, los muertos y los lesionados, las desviaciones normativas promovidas por sus funcionarios, la corrupción estructural enquistada en las áreas de Dirección y Políticas lo desmienten.

No venimos a pedirle que se preocupe.  Le venimos a exigir que se ocupe.

Sus sistemas inspectivos funcionan como sigue y en ellos anidan enormes campos de corrupción:

-         el ejercicio del poder de policía está concebido como una caja de recaudación

-         La estructura de control no está diseñada para abordar racional y eficazmente los riesgos que deben ser controlados, sino para encubrir con apariencias y operativos mediáticos, el dejar hacer y dejar pasar

-         El sistema de control permanentemente se asienta sobre las denuncias de los particulares y no sobre un plan de control regular, intenso (en otros términos, el control está privatizado: lo debe ejercer el ciudadano y si no lo hace, que se embrome: se dirá, “no recibimos denuncias del lugar”…

- Los cambios de estructura son constantes, de manera de disolver la memoria institucional, escapar de los controles, y diluir las responsabilidades (se lo señala la propia Auditoria del Gobierno de la Ciudad: Informe 1094 – Gestión de Trámites de la Dirección General de Habilitaciones y Permisos. http://www.agcba.gov.ar/web/informes_todo.php)

-         En la cabeza de las estructuras están las personas de confianza, los amigos del jefe de turno o de su familia.

-         Se burocratiza al máximo el ejercicio del control, de manera que el expedienteo agobie cualquier conato de actuación seria: no existe un único expediente por establecimiento, sino que se abren varios para diversos temas, desconcentrando la información y la decisión y permitiendo la corrupción (así permanecía abierto el local Republica de Cromañón, con una clausura dispuesta en 1997, que nunca se había levantado).

-         Se recauda por excepciones, por preavisos, por habilitaciones, por condonaciones de hecho, para levantar clausuras, para salvar la fragua del concreto (…),  etc.

-         No existe un mapa de riesgo de la ciudad ni una catalogación de los establecimientos más sensibles, como tampoco un plan integral de inspecciones

-         Estos tres últimos aspectos permiten el que resulta más esencial: el ejercicio del poder de policía esta librado a la discrecionalidad de unos pocos, que la despliegan en función de los intereses de la caja.  Ellos son los que dictan las supuestas prioridades, donde se va, cómo y cuándo.

-         Cuando hay alertas se las desatiende y cuando estas toman estado público, se las relativiza mediáticamente y, si es necesario, se cuestiona al alertante.

-         Si el hecho genera victimas, de inmediato se estructura una respuesta comunicacional, que es lo primero que se programa.

-         En esa respuesta la responsabilidad inexorablemente se traslada a terceros.  Si es posible, a las víctimas.   En esto último, la imaginación no tiene límites: con motivo del derrumbe de Villa Urquiza, los defensores comunicacionales de Macri, han llegado a tratar de enfocar el problema en la habilitación del gimnasio…(es una suerte de guardería de Cromañón sofisticada o, algo así, como una providencial bengala que produzca derrumbes…)

La repetición de estos patrones de comportamientos (y  de otros que no enumeramos por motivos de espacio), requieren de la permanencia de algunas personas que aseguren el fluir continuo del sistema con la debida impunidad.  Y así como no nos asombra que en el Municipio de Vicente López, los responsables de la masacre de Kheyvis continúen en funciones, desde el propio intendente, y el resto hayan ascendido en la estructura de control, no debiera llamarnos la atención que en nuestra ciudad ocurra algo parecido.

Veamos algunas singulares permanencias:

1- Vanesa Berkowski fue ascendida por PRO a la cúspide de la Dirección General de Fiscalización y Control (DGFyC). En 2004 era responsable en Legales. Estuvo presente en el momento en que misteriosamente desapareció y reapareció una caja azul que contenía actuaciones relativas a locales de baile y al local Republica de Cromañón. En el 2008 diputados nacionales, defensoría y la Fundación Alameda presentaron una lista de prostíbulos. Al otro día envió una inspección a la fundación denunciante.

2- Eduardo Samuel Cohen aprobó la instalación eléctrica del local  Republica de Cromañón (es ingeniero electrónico). También, por medio del gobierno PRO, está a cargo de la obra en el arroyo Maldonado. Con su firma se entregaron 13 millones de dólares más para la empresa del primo de Macri.

3- Roberto Daniel Calderini tiene tanto peso que a poco de ir a juicio oral su tarjeta personal aparece en la Agencia Gubernamental de Control para habilitar lo que sea. Fue quien firmó la habilitación de El Reventón. Entonces vio un sistema de automatización de los portones que nunca fue ubicado.

4- Gustavo Daneri es el ex coordinador del área de Verificaciones y Control que Ibarra bautizó como “el focazo de corrupción”. Él desmintió que se frenaran clausuras mediante handy. Estuvo a punto de ser designado director de Protección del Trabajo; quedó finalmente en Jurídicos hasta que hace tres meses fue removido luego de una denuncia por presunto acoso sexual recogida por la Defensoría del Pueblo.

5- Horacio Campesi firmó el plano de habilitación del local bailable El Reventón. Sufrió un escrache en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) por el arquitecto Raúl Morales, padre de Sofía, fallecida el 30 de diciembre de 2004. Las falencias del plano: exceso de superficie permitida, el ancho de las puertas de salida, el entrepiso sin salida independiente, el exceso en los 40 metros máximos permitidos para la evacuación.

6- Martín Galante era asesor del titular de la Dirección de Fiscalización y Control (DGFyC), Gustavo Torres. El funcionario, junto a sus asesores, fue visto el 31 de diciembre de 2004 retirando pilas de expedientes de las oficinas del gobierno porteño. Galante siguió en esa área reciclada como la Agencia Gubernamental de Control. Fue derivado a Educación, bajo el ala del ex Recrear Esteban Bullrich.

7- María Virginia Brizuela: era inspectora en 2004 y continua siéndolo hoy.  En su curriculum, además de haber omitido inspeccionar Republica de Cromañón cuando inspeccionó Latino 11, y tenía a aquel local en su orden de trabajo, tuvo una participación relevante en el juicio político.   Fue una de las testigos preparadas por la defensa de Ibarra, que quedó al descubierto al advertirse de que estuvo presente el día anterior a su declaración con dicha defensa y Aníbal, recibiendo instrucciones.

8- Cesar Salvador Suárez Carpenzano: Estuvo en la vergonzosa inspección a Cemento, que dio lugar a la formación de un sumario.  Luego fue descubierto como testigo preparado en el marco del juicio político.

9- Magali Lujan Cutina, en la Unidad Funcional de Relaciones Institucionales, Comunicaciones e Información; José Francisco Marco del Pont, inspector, y podríamos seguir…

Y por si fuera poco, a las permanencias se suman las incorporaciones de personajes que mejoran el rendimiento de los mencionados: el Sr. Martin Farrell, los cajeros en la inspección de las obras, etc.

SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: NUESTRO MENSAJE FINAL

No somos un partido político ni estamos haciendo política para nadie.  Somos organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos que venimos a exigirle.  A hacerle presente que Usted ha sido largamente advertido.  A destacarle que el tema está en su escritorio, no en el de sus subordinados.   Que el que tiene que cortar de raíz, echar, limpiar y frenar con la corrupción, las muertes, la prostitución en la ciudad, la trata de personas, es Usted.

Sepa que hoy estamos en la puerta de su Jefatura y mañana estaremos en una suerte de Asamblea permanente de ciudadanos vigilantes. No tiene tiempo, nosotros no le damos tiempo ni podemos dárselo. Usted debe ocuparse ya.

Lo saludan:

José Iglesias, titular de la Asociación Civil Que no se Repita. 15 5113 6522

Gustavo Vera, titular de la Fundación La Alameda. 15 6158 4835

About these ads

Acciones

Información

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 251 seguidores

%d personas les gusta esto: