Macri recibió la carta-denuncia de los familiares de Cromañón y La Alameda

29 09 2010

FOTO: José Iglesias y Gustavo Vera

Familiares de victimas de Cromañon y la Alameda denunciaron ante la sede del Gobierno de la Ciudad GCBA el estado de descontrol, coimas y corrupción de las estructuras inspectivas porteñas. Aquí va un artículo que refleja parte de esa jornada.

Por Lucas Schaerer
Un enviado del secretario general del gobierno porteño, Marcos Peña, este lunes pasadas las 20 recibió la carta de tono denunciante de los referentes de los familiares de las víctimas de República Cromañón y la Fundación Alameda.

José Iglesias, por los familiares de las víctimas de República Cromañón, y Gustavo Vera por la fundación y cooperativa antiesclavitud La Alameda esgrimieron ante el funcionario que recibió en mano la carta, los mismos argumentos que allí estaban asentados.

110 locales configurados en fiestas privadas que son boliches, 800 prostíbulos, 3 mil talleres esclavos y 600 geriátricos en situación irregular son las cifras que presentaron ante el funcionario que sello la copia de la carta y se comprometió a dársela al jefe de Gobierno, Mauricio Macri. “Cientos de denuncias, con fecha, lugar, decenas de reuniones con funcionarios de policía de Trabajo o inspecciones, presentaciones a la justicia local, a través de la Defensoría del Pueblo local. Nunca fueron escuchadas. Queremos que el jefe de Gobierno tome medidas drásticas” respondieron Iglesias y Vera a la pregunta del emisario de Marcos Peña.

FOTO: Funcionario PRO con la carta-denuncia en la mano.
Afuera de la Jefatura; los familiares de Cromañón y La Alameda seguían tocando bombos, redoblantes y diciendo los nombres de las víctimas de República Cromañón como del incendio en el taller de la calle Luis Viales.

“Queremos denunciar y sensibilizar ante la opinión publica el descomunal estado de corrupción en que se encuentran los cuerpos inspectivos, llámese subsecretaria de trabajo o Agencia Gubernamental. La directora de Control Comunal recibió en forma personal la denuncia de 613 prostíbulos en abierta violación ley de profilaxis y el objeto que fueron habilitados, pero aun en la pagina web de Salí Seguro figuran siete prostíbulos de los cuales fueron allanados por el juez federal Sergio torres, de hecho en uno de ellos logró escaparse una mujer”, señaló Vera en la puerta de la Jefatura, entrada por avenida de Mayo al 500.

FOTO: Frente a la Jefatura porteña, avenida de Mayo al 500, fue el acto.
Respecto a la esclavitud laboral “Macri desde que asumió no denunció una sola marca y tallerista. ¿Qué pasa? no hay más talleres esclavos, explotación de indocumentados, hasta su propia novia (Juliana Awada propietaria de la marca Cheeky) le hemos encontrado en marzo un taller en la calle Virasoro al 1600 que hoy sigue funcionando”.

Iglesias destacó que hace cinco años no se hubiera imagino haciendo este acto y menos con “un gobierno que creció de las cenizas de Cromañón y que el propio Mauricio Macri dijo que renunciaba si le pasaba una cosa así. Bueno le esta pasando. Pero no venimos con ánimos destituyentes, no somos partidos políticos. Venimos a decirle a Macri que esta montado en una estructura de control corrupta. La carta es para que se ocupe”.

Aún hoy nadie de la gestión PRO se ocupó. Están enterados por la carta, por la protesta, por los tres noticieros que cubrieron la protesta, por las notas en los medios gráficos. Si estos no son alertas, entonces que son. Ahora va a continuar la carta de denuncia en la Defensoría del Pueblo, en la Legislatura y en la Auditoría General para seguir presionando sobre los corruptos que hacen millonadas a costa de la vida de la ciudadanía.





Carta abierta al señor jefe de Gobierno Mauricio Macri y conferencia de prensa

26 09 2010

La Alameda y los padres de Cromañón estaremos realizando una concentración y conferencia de prensa mañana lunes, a partir de las 19 horas, en la puerta principal de la Jefatura porteña. Las razones de la actividad figuran en la siguiente carta dirigida al jefe de Gobierno, Mauricio Macri:

Los abajo firmantes, dirigentes e integrantes de la Fundación La Alameda y la Asociación Civil Que no se Repita, que reúne a víctimas de la trata de personas y a familiares, sobrevivientes y amigos de las víctimas del local Republica de Cromañón, con el acompañamiento de organizaciones de la sociedad civil que persiguen objetivos similares, nos dirigimos públicamente a Usted, luego de haber agotado todas las instancias administrativas y políticas que están bajo su dependencia, intentando en diversas reuniones con funcionarios que adoptaran medidas severas para revertir el estado de corrupción generalizada y de descontrol que afecta todas las áreas de control comunal y de policía del trabajo.

Nuestra preocupación y nuestra frustración no se remite a meras infracciones administrativas o contravencionales de escasa relevancia, sino a omisiones deliberadas e incumplimientos de los funcionarios respectivos y desviaciones normativas toleradas y alentadas por las propias autoridades de control,  que ponen en riesgo la vida y la integridad de las personas que trabajan y / o habitan en la ciudad.

En estos últimos cinco años y medio, diversos estragos seguidos de muerte al igual que hechos notorios de corrupción institucional funcionaron como inútiles alertas desatendidas, porque a pesar de su trágica ocurrencia, de su carácter escandaloso y de su repercusión en la opinión pública, no sirvieron para motivar en las autoridades esfuerzos tendientes a la remoción de sus causas. Los males,  pese a su repercusión mediática no sólo se consolidaron y sino que se agravaron progresivamente.

SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: UD. FUE SOBRADAMENTE ALERTADO

La mención de los hechos siguientes es sin duda un trágico señalamiento de la situación y de los riesgos que exigen del responsable del ejercicio del poder de policía, el Ingeniero Macri, una inmediata respuesta:

–         La tragedia en el boliche  Republica de Cromañón con el luctuoso resultado de 194 víctimas y 4200 lesionados.

–         Existencia impune de 3000 talleres clandestinos en la ciudad con situaciones de hacinamiento, insalubridad, trabajo esclavo de decenas de miles de costureros, explotación de indocumentados, trata laboral y el precedente del incendio del taller de Luis Viale el 30 de marzo de 2006 donde murieron seis personas.

–         Existencia de más de 800 prostíbulos denunciados ante la Agencia de Control Comunal el 15 de diciembre del año pasado, donde se explota sexualmente a más de 4000 mujeres, muchas de las cuales son reducidas a la servidumbre y victimas de trata.

–   Un muerto en el recital de Viejas Locas del 14 de noviembre de 2009

–         Una muerta en el Recital de las pastillas del abuelo de diciembre de 2009

–         600 geriátricos en situación irregular, según informe de la Auditoria del Gobierno de la Ciudad

–          Siete derrumbes en 15 meses, con tres muertos y veinte heridos

–         2 jóvenes muertas y 33 lesionados en el Local Beara

Pero más allá de estas dolorosas advertencias, el tema de la crisis del poder de policía y de la corrupción de los funcionarios porteños no es nuevo en la ciudad y es “un pasivo” del que debe hacerse cargo cualquier jefe de gobierno desde que asume.  Máxime de uno que se erige “sobre las cenizas de Cromañón” (palabras del ex jefe de Gobierno, Jorge Telerman,  al asumir, que son trasladables al gobierno que Ud preside).

Locales bailables:

La ciudad tuvo lamentablemente sus profetas, y también tuvo los dirigentes mezquinos y codiciosos que no los oyeron.    En una resolución del Controlador General Comunal fechada el 28 de abril de 1992 el citado funcionario decía “conforme lo he sostenido en reiteradas ocasiones, no sólo en recomendaciones y recordatorios de deberes legales, sino también en el informe anual 1988-1989, la situación creada por los locales …en la Ciudad de Buenos Aires está fuera de control y no hay voluntad política de corregirla … Todas las circunstancias descriptas no responden solamente a la ineficiencia, sino que el suscripto tiene la íntima convicción que están generadas por la incontrolable corrupción de los organismos de fiscalización de la Comuna. El hecho de que se hayan llevado a cabo transformaciones estructurales de la organización de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y que se hayan mantenido simultáneamente organismos y procedimientos manifiestamente inoperantes, no puede ser calificado a esta altura de los acontecimientos, y luego de las denuncias formuladas por este organismo, como casuales”.    El 8 de mayo de 2003 (once años después), la Defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Oliveira decía: “se desconoce si estos locales cuentan con la infraestructura adecuada para albergar a los asistentes que, en algunos casos llegan a miles, especialmente en lo atinente a las normas de seguridad, prevención contra incendio, medios de salida de emergencia, etc. El Gobierno de la Ciudad no puede alegar desconocimiento ante el funcionamiento de estos locales, ya que no, sino que fueron denunciados por esta Defensoría en reiteradas oportunidades.  La mayoría de estos locales no sólo no cuentan con habilitación, sino que constituyen actividad no permitida en la zona….De lo expuesto se desprende que no se trata de actividades desconocidas por el Gobierno de la Ciudad ni que estamos ante situaciones clandestinas ni furtivas, ya que son de público conocimiento. También podemos recordar las investigaciones periodísticas realizadas sobre el tema, tanto en medios gráficos como televisivos. Sin embargo, y pese a la información brindada al Gobierno, la situación no varió. El funcionamiento de este tipo de locales no puede mantenerse en el tiempo sin una connivencia por parte de sectores de la estructura gubernamental.”.

Esa corrupción estructural que se alertaba hace tantos años, no solo sobrevive, sino que esta perfeccionada. Su patrón fue pergeñado por el ex Jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, quien desplazó a 500 inspectores y redujo el área inspectiva a 20 funcionarios.   De esa manera el ámbito de decisión se concentró en la cabeza de la estructura.     Ese sistema de actuación sobrevive hoy con personas como Martin Farrell en Control Comunal o Héctor Aguirre en Obras, en el área de Policía del Trabajo.    Los inspectores son hoy los tristes ejecutores del sistema: como dicen los más conscientes: “cuando hacemos lo que corresponde, le estamos llevando negocios a nuestros jefes”.

Pero la cuestión de la crisis del poder de policía no se reduce a los locales de baile o a las salas de fiestas privadas.

Talleres clandestinos:

El 6 de setiembre de 2006, la Defensora del Pueblo, Dra. Alicia Pierini, en una de las tantas denuncias sobre talleres clandestinos y trabajo esclavo, trazaba el siguiente diagnóstico y balance:

los talleres de costura existentes en la ciudad, hasta el momento del incendio del taller de Luis Viale 1269, estaban funcionando al margen de toda normativa y sin ningún respeto por las obligaciones de registración de los operarios, de las mercaderías y del pago de los salarios y los aportes al sistema de seguridad social.

  • el mecanismo de fiscalización de los locales resultó un rotundo fracaso y se mantenía sin ninguna modificación a pesar de que las autoridades nacionales y locales tenían conocimiento de sus insuficiencias.
  • podría comprobarse la comisión de hechos delictivos. Se trata de maniobras tendientes a burlar la legislación laboral vigente y de un sistema de explotación de los trabajadores que por su condición de extranjeros, y la precariedad de las condiciones de residencia y vulnerabilidad social no estaban en condiciones de plantear reclamos.
  • los talleristas y fabricantes no sólo habrían promovido el ingreso ilegal de personas al país con el fin de beneficiarse con la explotación de su trabajo, sino que además habrían promovido su permanencia ilegal mediante su ocultación con el presunto soborno de las autoridades policiales.
  • el modus operandi de estas organizaciones parece no circunscribirse a una serie de casos aislados perfectamente delimitables sino que constituye un verdadero modo de producción consolidado y tácitamente consentido por las autoridades nacionales y locales durante mucho tiempo

Durante el período 2006-2007 la Defensoría y el GCBA clausuraron cientos de talleres clandestinos, denunciaron a decenas de marcas y talleristas ante la justicia federal por servidumbre, trata y trabajo esclavo y redujeron significativamente la cantidad de talleres existentes merced a una política de persecución inspectiva, denuncias penales y visibilización pública de las marcas que eran responsables de ese sistema de explotación (Cheeky, Kosiuko, SOHO, Puma, Bensimon, etc.)

Luego de su asunción se operó un retroceso significativo en la lucha contra el trabajo esclavo. Pese a contar con el poder de policía para aplicar la ley de trabajo a domicilio (12.731), con el auxilio de la Defensoría del Pueblo, el consulado y la Organización Internacional para las Migraciones y con el consenso social y mediático para reclamar sanciones judiciales a las grandes marcas que basan su producción en talleres clandestinos, su política consistió en hacer estadísticas con las inspecciones, no denunciar penalmente a los fabricantes cuando había explotación de indocumentados o servidumbre y ni siquiera ejecutar  la mayoría de las multas que se le imponían a los talleres clausurados que misteriosamente volvían a funcionar al poco tiempo.

Ingeniero Macri, bajo su gestión no hubo una sola marca denunciada, ningún tallerista procesado producto de las denuncias del gobierno y, en cambio, creció la cantidad de talleres clandestinos, fundamentalmente en el entorno de la calle Avellaneda y en el sudoeste de la Capital.

Prostíbulos:

Durante el año 2008, la Defensoría del Pueblo denunció numerosos locales que fueron habilitados como cabaret, wiskerías, bares y pool que en realidad son prostíbulos encubiertos y en varios casos además, centros de distribución de drogas en los cuales existe ““Ejercicio de la prostitución organizada solventada por grupos ilegales, locales sin habilitación en los cuales «vale todo» y se vende alcohol, donde se ofrecen mujeres o travestis, droga o es “aguantadero” de maleantes y en los que existe una presencia de niñas, niños y adolescentes que son explotados sexualmente en la gran mayoría de los locales enumerados”, (Denuncia de la Defensoría del Pueblo a locales de los barrios de Constitución y Monserrat en junio de 2008)

Ya en diciembre de  2009, la mayoría de las ONGs que luchan contra la trata de personas en la Ciudad (La Alameda, Casa del Encuentro, RATT, Grupo Esclavitud Cero, etc.) denunciaron ante la UFASE, la Justicia contravencional porteña y la Agencia de Control Comunal la existencia de más de 800 prostíbulos que tienen las siguientes características:  “una conocida y pública red de locales donde se ejerce ostensiblemente la prostitución, y probablemente la trata de personas con fines de explotación sexual  y la reducción a servidumbre de las personas que ejercen el meretricio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires…”.

Ingeniero Macri, ¡no es éste un tema ajeno a su responsabilidad¡

Al igual que en los casos anteriores se trata en muchos casos de locales abiertos al público que con la habilitación de locales bailables, bares y cafés desempeñan este menester. En otros casos de locales que si bien no tienen esas habilitaciones realizan publicidad de su actividad por medio de la prensa y de volantes en la vía pública. Los locales abiertos al público que desvirtúan el rubro de su habilitación funcionan habitualmente desde las 23 horas hasta las 8 de la mañana del día siguiente. Se caracterizan por tener carteles que indican el nombre del establecimiento en su frente o que  sugieren su actividad como casa de tolerancia y operan con música muy fuerte que trasciende al exterior y casi sin luces internas.  Concentran un número importante de mujeres provenientes de distintas provincias de la República Argentina  de países limítrofes como la República del Paraguay que exhibiéndose en ropa interior o en forma muy llamativa ejercen la prostitución. Los otros locales, denominados “privados” en la jerga de esa criminalidad, operan las veinticuatro horas del día de estar a su publicidad

¡Su gestión, Señor Jefe de Gobierno, habilita estos prostíbulos,  no los inspecciona y luego, en un acto de maquiavélica ironía, incluye a muchos de ellos como lugares seguros para concurrir (al incorporarlos al sitio: Salí Seguro)

Señor Jefe de Gobierno, lo descripto evidencia que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no existe la voluntad política de hacer cumplir la ley 12.331 y el Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena , ratificado por ley 11.925 que obliga al cierre de los prostíbulos en todo el territorio nacional y al castigo de los proxenetas.

Las denuncias que realizamos en la Agencia de Control Comunal cayeron en saco roto. Los prostíbulos siguieron funcionando masivamente pese a tener un objeto ilícito y totalmente contrario a la habilitación que disponían y pese a que la ley 12.331 prohíbe la existencia de prostíbulos y la explotación por cuenta ajena en todo el territorio nacional.

Como muestra, allí está el prostíbulo de Rafael Levy, el dueño del local Republica de Cromañón, funcionando en la misma manzana, con la habilitación de su gobierno y la omisión de control de sus autoridades.
SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: TODO ESTO ES DE SU RESPONSABILIDAD

Sabrá Usted que en estos temas la delegación no es una justificación que lo exima de su responsabilidad política, penal y civil. La construcción administrativa de “agencias” o de departamentos con pomposas y vacías denominaciones importadas, no compartimenta una responsabilidad que la Constitución de la Ciudad Autónoma coloca en su cabeza.

¡Ingeniero Macri!, usted es responsable porque esa norma fundamental le atribuye el deber de dirigir la administración publica y procurar su mayor eficacia y los mejores resultados en la inversión de recursos (art. 102 CCABA); también el deber de establecer la estructura y organización funcional de los organismos de su dependencia, nombrar a los funcionarios y agentes de la administración y supervisar su gestión (art. 104 inc. 9 CCABA).  Y, fundamentalmente, le impone el de ejercer el poder de policía, ejercer la policía del trabajo y aplicar las medidas que garantizan los derechos de los consumidores y usuarios (art. 10 incs. 11, 12 y 13 CCBA).

Debería recordar sus propias palabras cuando aconteció la masacre de Republica de Cromañón. Tenga presente que no venimos a clamar por su destitución, sino para que de inmediato ponga fin a la estructura corrupta de control que está funcionando bajo su gestión.

¡La Ciudad de Buenos Aires ES UNA CIUDAD CROMAÑÓN¡

¡Usted lo sabe!

¡Usted fue alertado! y Usted, hasta ahora, nada ha hecho.

SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: CUAL ES EL RIESGO

Deseamos contribuir con algunas estadísticas que debieran haberlo ocupado:

–         1902 accidentes de trabajo por día (fuente: Ministerio de Trabajo: http://www.trabajo.gov.ar/left/estadisticas/bel/index.asp).  En este número están las muertes y particularmente las ocurridas en la industria de la construcción, que siempre quedan impunes (http://archivo.lavoz.com.ar/09/03/29/defenestrados.html)

–         1, 5  personas mueren en accidentes ferroviarios por día (http://trenesdelsur.blogspot.com/2010/07/hay-mas-de-400-muertos-por-ano-en-los.html);

–          400 personas por año mueren en los pasos a nivel de la ciudad de Buenos Aires (http://trenesdelsur.blogspot.com/2010/07/hay-mas-de-400-muertos-por-ano-en-los.html)

–         Más de 10 muertos diarios por accidentes distintos a los de transito (Fuente: Ministerio de Salud de la Nación: http://www.deis.gov.ar/Publicaciones/Archivos/Serie5Nro52.pdf).

–         6 derrumbes, con un muerto y nueve lesionados, en los últimos 15 meses (http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1293037)

–         30.000 personas mueren al año por patologías vinculadas al alcohol, de los cuales hoy un gran porcentaje son jóvenes y adolescentes (http://www.prevencionalcohol.com/2009-07/informe-sobre-el-genocidio-del-alcohol-en-la-argentina/)

–         Más de 1 persona por día muere como consecuencia de incendios o incidentes no intencionales con fuego (fuente: Ministerio de Salud: http://www.deis.gov.ar/Publicaciones/Archivos/Serie5Nro52.pdf).

Mientras estos números se engrosan, Ud. y sus funcionarios dicen que está todo bien, que han inspeccionado, y que es un tema atinente a la responsabilidad ciudadana. Señor Jefe de Gobierno, los hechos ocurridos, los muertos y los lesionados, las desviaciones normativas promovidas por sus funcionarios, la corrupción estructural enquistada en las áreas de Dirección y Políticas lo desmienten.

No venimos a pedirle que se preocupe.  Le venimos a exigir que se ocupe.

Sus sistemas inspectivos funcionan como sigue y en ellos anidan enormes campos de corrupción:

–         el ejercicio del poder de policía está concebido como una caja de recaudación

–         La estructura de control no está diseñada para abordar racional y eficazmente los riesgos que deben ser controlados, sino para encubrir con apariencias y operativos mediáticos, el dejar hacer y dejar pasar

–         El sistema de control permanentemente se asienta sobre las denuncias de los particulares y no sobre un plan de control regular, intenso (en otros términos, el control está privatizado: lo debe ejercer el ciudadano y si no lo hace, que se embrome: se dirá, “no recibimos denuncias del lugar”…

Los cambios de estructura son constantes, de manera de disolver la memoria institucional, escapar de los controles, y diluir las responsabilidades (se lo señala la propia Auditoria del Gobierno de la Ciudad: Informe 1094 – Gestión de Trámites de la Dirección General de Habilitaciones y Permisos. http://www.agcba.gov.ar/web/informes_todo.php)

–         En la cabeza de las estructuras están las personas de confianza, los amigos del jefe de turno o de su familia.

–         Se burocratiza al máximo el ejercicio del control, de manera que el expedienteo agobie cualquier conato de actuación seria: no existe un único expediente por establecimiento, sino que se abren varios para diversos temas, desconcentrando la información y la decisión y permitiendo la corrupción (así permanecía abierto el local Republica de Cromañón, con una clausura dispuesta en 1997, que nunca se había levantado).

–         Se recauda por excepciones, por preavisos, por habilitaciones, por condonaciones de hecho, para levantar clausuras, para salvar la fragua del concreto (…),  etc.

–         No existe un mapa de riesgo de la ciudad ni una catalogación de los establecimientos más sensibles, como tampoco un plan integral de inspecciones

–         Estos tres últimos aspectos permiten el que resulta más esencial: el ejercicio del poder de policía esta librado a la discrecionalidad de unos pocos, que la despliegan en función de los intereses de la caja.  Ellos son los que dictan las supuestas prioridades, donde se va, cómo y cuándo.

–         Cuando hay alertas se las desatiende y cuando estas toman estado público, se las relativiza mediáticamente y, si es necesario, se cuestiona al alertante.

–         Si el hecho genera victimas, de inmediato se estructura una respuesta comunicacional, que es lo primero que se programa.

–         En esa respuesta la responsabilidad inexorablemente se traslada a terceros.  Si es posible, a las víctimas.   En esto último, la imaginación no tiene límites: con motivo del derrumbe de Villa Urquiza, los defensores comunicacionales de Macri, han llegado a tratar de enfocar el problema en la habilitación del gimnasio…(es una suerte de guardería de Cromañón sofisticada o, algo así, como una providencial bengala que produzca derrumbes…)

La repetición de estos patrones de comportamientos (y  de otros que no enumeramos por motivos de espacio), requieren de la permanencia de algunas personas que aseguren el fluir continuo del sistema con la debida impunidad.  Y así como no nos asombra que en el Municipio de Vicente López, los responsables de la masacre de Kheyvis continúen en funciones, desde el propio intendente, y el resto hayan ascendido en la estructura de control, no debiera llamarnos la atención que en nuestra ciudad ocurra algo parecido.

Veamos algunas singulares permanencias:

1- Vanesa Berkowski fue ascendida por PRO a la cúspide de la Dirección General de Fiscalización y Control (DGFyC). En 2004 era responsable en Legales. Estuvo presente en el momento en que misteriosamente desapareció y reapareció una caja azul que contenía actuaciones relativas a locales de baile y al local Republica de Cromañón. En el 2008 diputados nacionales, defensoría y la Fundación Alameda presentaron una lista de prostíbulos. Al otro día envió una inspección a la fundación denunciante.

2- Eduardo Samuel Cohen aprobó la instalación eléctrica del local  Republica de Cromañón (es ingeniero electrónico). También, por medio del gobierno PRO, está a cargo de la obra en el arroyo Maldonado. Con su firma se entregaron 13 millones de dólares más para la empresa del primo de Macri.

3- Roberto Daniel Calderini tiene tanto peso que a poco de ir a juicio oral su tarjeta personal aparece en la Agencia Gubernamental de Control para habilitar lo que sea. Fue quien firmó la habilitación de El Reventón. Entonces vio un sistema de automatización de los portones que nunca fue ubicado.

4- Gustavo Daneri es el ex coordinador del área de Verificaciones y Control que Ibarra bautizó como “el focazo de corrupción”. Él desmintió que se frenaran clausuras mediante handy. Estuvo a punto de ser designado director de Protección del Trabajo; quedó finalmente en Jurídicos hasta que hace tres meses fue removido luego de una denuncia por presunto acoso sexual recogida por la Defensoría del Pueblo.

5- Horacio Campesi firmó el plano de habilitación del local bailable El Reventón. Sufrió un escrache en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) por el arquitecto Raúl Morales, padre de Sofía, fallecida el 30 de diciembre de 2004. Las falencias del plano: exceso de superficie permitida, el ancho de las puertas de salida, el entrepiso sin salida independiente, el exceso en los 40 metros máximos permitidos para la evacuación.

6- Martín Galante era asesor del titular de la Dirección de Fiscalización y Control (DGFyC), Gustavo Torres. El funcionario, junto a sus asesores, fue visto el 31 de diciembre de 2004 retirando pilas de expedientes de las oficinas del gobierno porteño. Galante siguió en esa área reciclada como la Agencia Gubernamental de Control. Fue derivado a Educación, bajo el ala del ex Recrear Esteban Bullrich.

7- María Virginia Brizuela: era inspectora en 2004 y continua siéndolo hoy.  En su curriculum, además de haber omitido inspeccionar Republica de Cromañón cuando inspeccionó Latino 11, y tenía a aquel local en su orden de trabajo, tuvo una participación relevante en el juicio político.   Fue una de las testigos preparadas por la defensa de Ibarra, que quedó al descubierto al advertirse de que estuvo presente el día anterior a su declaración con dicha defensa y Aníbal, recibiendo instrucciones.

8- Cesar Salvador Suárez Carpenzano: Estuvo en la vergonzosa inspección a Cemento, que dio lugar a la formación de un sumario.  Luego fue descubierto como testigo preparado en el marco del juicio político.

9- Magali Lujan Cutina, en la Unidad Funcional de Relaciones Institucionales, Comunicaciones e Información; José Francisco Marco del Pont, inspector, y podríamos seguir…

Y por si fuera poco, a las permanencias se suman las incorporaciones de personajes que mejoran el rendimiento de los mencionados: el Sr. Martin Farrell, los cajeros en la inspección de las obras, etc.

SEÑOR JEFE DE GOBIERNO: NUESTRO MENSAJE FINAL

No somos un partido político ni estamos haciendo política para nadie.  Somos organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos que venimos a exigirle.  A hacerle presente que Usted ha sido largamente advertido.  A destacarle que el tema está en su escritorio, no en el de sus subordinados.   Que el que tiene que cortar de raíz, echar, limpiar y frenar con la corrupción, las muertes, la prostitución en la ciudad, la trata de personas, es Usted.

Sepa que hoy estamos en la puerta de su Jefatura y mañana estaremos en una suerte de Asamblea permanente de ciudadanos vigilantes. No tiene tiempo, nosotros no le damos tiempo ni podemos dárselo. Usted debe ocuparse ya.

Lo saludan:

José Iglesias, titular de la Asociación Civil Que no se Repita. 15 5113 6522

Gustavo Vera, titular de la Fundación La Alameda. 15 6158 4835





La gestión PRO legaliza prostíbulos de Liniers clausurados por la justicia federal

26 09 2010

El sitio web de la Ciudad Salí Seguro, que calificaba como apto al boliche Beara, tiene en su listado a cuatro prostíbulos de Liniers. La noche de la tragedia de Palermo, dos inspectores visitaron el local.

Hoy publicado en Miradas al Sur. Por Lucas Schaerer

Salí Seguro, la página de internet donde se consigna el estado edilicio y grado de seguridad de los boliches y salones de fiestas porteños, contiene a prostíbulos dentro de su listado.
El portal está cuestionado luego del derrumbe del sector VIP en Beara Club, ya que calificaba a ese boliche de la avenida Scalabrini Ortiz como “regular”, esto es, “en buen estado”. El jueves 10 de septiembre, como resultado de la caída del entrepiso, en ese local murieron dos jóvenes mujeres y resultaron heridas más de 30 personas.
La página web fue puesta en marcha hace poco menos de un año, promocionada por el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y jóvenes actores, y hasta el día de hoy invita a que se lea ya que, según señala, “podés informarte y priorizar tu seguridad al momento de salir a boliches y recitales”. Y de prostíbulos habría que agregar. Así, varios de esta clase de “locales” de Liniers figuran en Salí Seguro bajo el paraguas de “bares nocturnos”(ver gráfico). En casi todos los casos han sido allanados y clausurados en junio por el juez Sergio Torres a cargo del juzgado federal Número 12.

Historia de un horror habitual. Durante el verano pasado, una chica argentina de 19 años llegó a la avenida General Paz 10.610 por un aviso de trabajo. Frente a la garita de la Policía Federal en la esquina de General Paz y Rivadavia, al lado de la pizzería La Farola de Liniers, estaba el ingreso al calvario de la esclavitud sexual. La chica llegó ahí para hacer limpieza. Cumplió las ocho horas y quiso retirarse. Pero la encerraron y la violaron. Ella terminó sometida a constantes “clientes” que mantenían relaciones sexuales contra su voluntad de manera gratuita en lo que constituye el llamado “ablande”, así se denomina al proceso de quiebre de la voluntad de resistencia de una mujer o niña.
La joven logró liberarse en el medio de una trifulca entre varios “clientes” y los custodios del prostíbulo y se presentó en la sede de La Alameda, una organización que desde hace años viene peleando contra la explotación sexual y cuyos abogados asesoraron a la mujer para que, luego de un exhaustivo tratamiento psicológico, se presente a declarar. Pocas semanas después de su testimonio la Justicia federal allanó los cinco prostíbulos en los que era esclavizada.
Esos lugares fueron clausurados por los delitos de trata de personas, explotación de mujeres y reducción a la servidumbre. Sin embargo, el Gobierno porteño los legaliza en Salí Seguro para que cualquiera pueda concurrir.
El Cielo de Carhué, ubicado en Carhué 91, para el gobierno PRO es un bar nocturno habilitado. Poco importó que tuviera una orden de clausura judicial por funcionar allí un prostíbulo. Para el Gobierno también es bar nocturno el inmueble de avenida General Paz llamado Lucrecia, donde fue esclavizada la chica que declaró con identidad reservada en el juzgado de Torres. El tercer lugar de explotación sexual queda en Gana 112, ubicado a la vuelta de la iglesia San Cayetano. Vecinos de la agrupación Liniers Así No Te Queremos denunciaron la existencia de estos lugares ante la Procuración Nacional, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y la Justicia Contravencional hace 10 meses. “Es para llorar. No se puede ser tan corrupto. Comprobamos que denunciamos prostíbulos y resulta ser que se encuentran habilitados como bares nocturnos en Salí Seguro”.
Princess es un famoso prostíbulo en Liniers, ubicado en Cosquín 32 y que aún no fue allanado por la Justicia federal. Salí Seguro también es oficializado y categorizado por el gobierno macrista como bar nocturno y es el único de estos lugares de explotación sexual que aparece como clausurado.
En Montiel 56, sin nombre hay otra “casa de tolerancia” como se las llama en la Ley de Profilaxis y fue denunciado hace un año ante la Justicia y oficinas públicas. Hoy está clausurado. Pero para Salí Seguro sigue siendo un inocente bar nocturno. “Ésta es la prueba de la corrupción. Acá se mueve mucha guita”, cerró un vecino de Liniers que teme dar su identidad.

Los alertas. Pero la desidia de la página Salí Seguro, esa web que las dos chicas que murieron en Beara quizá miraron para ver si el boliche estaba en buenas condiciones tiene más inseguridades. Antes del derrumbe del entrepiso, dos arquitectos y padres de una víctima fallecida en República Cromañón informaron al propio titular de la AGC, Javier Ibáñez, de deficiencias en Salí Seguro tales como la aparición desproporcionada de fiestas privadas. “Existe una gran cantidad de locales que tenían vencido el plazo para presentar el certificado anual de habilitación. Quedaban dos conclusiones: o no estaban actualizados los datos o realmente figuraban como vigentes pero no habilitados”, sostuvo Raúl Morales ante el funcionario. En tanto, Adriana Magnoli, también madre de una víctima de Cromañón, le planteó a Ibáñez en esa audiencia: “Si bien se dice que son ‘fiestas privadas’ no es así ya que se promocionan por internet, a través de listas o llamando a teléfonos anónimos, donde puede ir cualquiera, con lo cual de privadas no tienen nada. Al margen de que se cobra la entrada (por consumición) y que generalmente tocan bandas”.
El titular de la Agencia de Control argumentó que esas fiestas se realizan en domicilios privados y eso implicaría pedir órdenes de allanamiento. Miradas al Sur accedió a un documento hasta ahora desconocido que deja en evidencia que Beara Club tenía modalidad de boliche aunque los inspectores no lo advirtieron.
En una inspección hecha en el boliche de la calle Scalabrini Ortiz el 6 de agosto, figura en el acta oficial, que “se desarrollaba una fiesta privada” con “150 personas” y que los medios de salida se encuentran “libres operables” y la “salida visible”. Para el abogado querellante de las víctimas de República Cromañón, José Iglesias, los inspectores “no pudieron dejar de ver que llegaron a ese boliche justamente por una publicidad en internet. Nadie invita a sus amigos a un fiesta íntima convocada por internet como lo demuestra ese papel”.
Una de las sobrevivientes de Beara, Denisse Domke, de 19 años, señaló en un reportaje que había patovicas y que “en la parte posterior del local existía una puerta que creíamos que era de emergencia, pero estaba cerrada con un candado enorme que todos intentaban romper con lo que encontraban pero era imposible”.
Miradas al Sur está en condiciones de afirmar que por información recibida por el abogado Iglesias y según lo expresado por un alto funcionario PRO a este medio, en las horas previas al derrumbe del entrepiso hubo en ese lugar dos inspectores. Uno de ellos es Hernán Papotti. Trabaja en un estudio jurídico de la calle Tucumán. Miradas al Sur lo llamó telefónicamente.
–¿Usted es Hernán Papotti?
–Sí.
–¿Es inspector del gobierno de la Ciudad?
– Sí.
–Estuvo en Beara horas antes de que se produjera el derrumbe.
–Sí, sí, pero no es así como dicen.
–¿Entonces cómo es?, soy periodista y me gustaría saberlo.
Pero Papotti cortó.
Fuentes que pidieron expresa reserva de su identidad agregaron que Papotti trabaja en inspecciones relacionadas a la salud y que esa noche tuvo la mala suerte de suplantar a un inspector de nocturnidad de boliches que se enfermó. Papotti figura en el gobierno de la Ciudad como ingresado con la nueva camada de inspectores. El informe de esa noche de la tragedia fue enviado al jefe de Nocturnidad de la Dirección General de Fiscalización y Control (Dgfyc), Daniel Barbuto.
Así, mientras algunos funcionarios de la Ciudad callan y cortan el teléfono, otros engañan. Tanto, como las apariencias de los boliches que se publican en Salí Seguro.





Un fantasma recorre a las marcas de ropa

24 09 2010

La Alameda, y su referente Gustavo Vera, son el fantasma que recorre a los grandes barones de la industria esclavista de la indumentaria. Hoy los empresarios de ropa tiemblan por los costureros organizados en la Alameda que exigiendo el cumplimiento de la ley escrachan, investigan y denuncian a las marcas de ropa que se nutren de los talleres esclavos. El temor de los empresarios lo comprobamos este miércoles 22 en la propia Cámara de la Industria Argentina de Indumentaria (CIAI). Ese día, a las 9 de la mañana, en la sede de la CIAI (Rivadavia 1523 frente a la Plaza de los Dos Congresos) se dio un curso sobre “El rol de las RSE (Responsabilidad Social Empresaria) en la mejora de la competitividad del sector de indumentaria”.

En una charla poblada por mujeres que honraban con sus prendas a su profesión, un hombre solicita la palabra. Es gordo y sus uñas largas revisten la tierra de unas manos grandes y ásperas que no parecen pertenecer a ese tipo de lugares. Se presenta como Osvaldo Martinito, representante de la Cámara de Emprendedores Sociales de Quilmes.

Osvaldo, a quien no conocemos, dijo que ha tenido relaciones con muchas multinacionales embanderadas en las RSE (Responsabilidad Social Empresaria) que era el tema convocante. Pero que todas ellas han mirado a un costado a la hora de hablar de “un cuarenta por ciento de la población del conurbano que no tiene para comer, que cae en el paco y la delincuencia”, tratando  de adornar un discurso que sólo pretendía demostrar que todo esto de las RSE es puro “chamuyo” dijo “esto es un plan más del norte, como otros en el pasado, como la apertura de aranceles que nos vienen aplicando hace treinta años”. Con un tono casi profético (lo cual precipitó tu discurso hacia el fracaso) se defiende ante las interpelaciones de quien dictaba el curso que retrucó “si esto te parece así para qué asistís al curso”, fueron las palabras textuales de la licenciada en administración María Fernanda Soria, que se graduó en la universidad pública de Quilmes y en la Universidad Católica donde hizo análisis contable demostrando que olvida los mandamientos cuando se convirtió en la vocera de nefastos empresarios esclavistas, que por citar uno de sus patrones fue Graciela Naum quien proveía de ropa a la princesa de Holanda Máxima Zorrogieta con la sangre y sudor de costureros esclavizados en un taller de Tilcara 2143.

Osvaldo, el desconocido empresario de Quilmes, no se achicó y replico. “Vengo siempre a este tipo de cursos para decir mi verdad, esto es una mentira porque hace que las empresas, con plantar un arbolito tapen todo lo que está pasando”. María Fernanda, que estaba dando el curso con eufemismo y palabras vacías como esta acostumbrada, nerviosamente expresó “está bien te voy a dejar hablar porque respeto tu opinión”. La charla subió de tono y Osvaldo siguió quejándose por los miles de pibes que se cagan de hambre. La licenciada Fernanda espera a que termina mientras las paquetas señoras menean sus cabezas indignadas. Ahí la licenciada recibida en la UCA preguntó con enojo “¿vos venís de parte de Vera?”, “no” respondió Osvaldo, “no lo conozco”. “Porque me pareció que venís de parte de Vera” insistió Fernanda. El fantasma del referente de la Alameda está impregnado en las pupilas de los empresarios textiles que pasan letra a sus profesionales acólitos. Seguramente no les causó gracia cuando los canales de televisión, las radios y las agencias de noticias se hacían eco de la marcha a mediados de julio a la sede de la CIAI, o el escrache a Giesso en su local de la avenida Santa Fé, en Barrio Norte.

Luego de un recreo, para aprovechar las medialunas y café, a medida que todos se retiraban pasan al lado del sincero empresario y por lo bajo lo increpaban “desubicado”. Una señora en particular se acercó para decirle “vos deberías hacer un curso propio”, Osvaldo atónito la mira, las primeras palabras amables parecen haber llegado, pero la remata la señora “porque yo vine a escuchar este curso, no lo que vos tengas para decir”. Otro empresario lo invitó a irse “¿porque no te vas?”. Mientras las otras señoras chusmeban en otra sala sobre este “piquetero”, entre medialuna cafés, azucareras de porcelana y edulcorantes. “Ésta es la verdad, y la RSE es una mentira” su voz tiembla. Sea quien sea este tipo, dijo algo que me hubiera gustado decir a los compañeros de la Alameda.

En el medio del break (traducido del inglés un “descanso”) ingresa Laura Codda, coordinadora de Gestión de la CIAI, quien introdujo el curso diciendo “estamos intentando sensibilizar al sector en CIAI”. Al curso asistieron entre 20 y treinta personas. Codda se pone a hablar suavemente con el empresario problemático, con ese tipo de amabilidad que se confunde con la hipocresía. Sin haber estado presente en el curso Laura “sabe” que él había “faltado el respeto a  los presentes”, en un tono violento. Indignado él sostiene que lo quieren echar antidemocráticamente de ese lugar, mientras Laura Codda lo desmiente, “yo no voy a permitir que en mi país me mientan” insistió Osvaldo. “He pedido al gobierno que nos dé plata para tener máquinas, dar trabajo, y nada nos han dado, hemos hecho informes y laburado mucho y nada (…) yo asesoro candidatos con las cosas que aprendo de lugares como éste”. Laura Codda dice con su amabilidad “pero parece que vos estás pidiendo cosas, que te den plata, y no es así”. Siguen la discusión mientras en la sala de recreo las mujeres rodean a Fernanda Soria que, sentada, se airea ante este escándalo que nunca antes deber haber sufrido frente a los decentes empresarios que asesoró.

Aparece de repente en el recreo Laura Codda y pregunta a los presentes si están de acuerdo con expulsar al tipo problemático, ¡Sí! Exclaman todas. Una jovencita entre desairada y antipática afirmó “No estoy de acuerdo”. Pero entre las mujeres se asoman unas grandes orejas vestidas de fucsia para decir “No importa, la mayoría estamos de acuerdo, que se vaya”. La jovencita que se opuso se retiró.

Las secretarias de la cámara de empresarios están indignadas y el patota de Security debe estar emocionado por la adrenalina que hace años, seguro, no sentía. Entre ellas murmuraron que debería iniciarse el curso. Llamaron a todas adentro mientras Laura Codda invita a Osvaldo a su oficina. Se entra al curso y una de las encargadas de comunicación habla de un plan del Gobierno de la Ciudad que otorgaría sumas de hasta 60.000 pesos a empresas pequeñas que deseen competir con los chicos grandes. Claro, porque eso de pedir plata no va, ¿no? Afuera se sentía un movimiento raro y una gritó “nos encerraron” al segundo exclamó “vino la policía”. Al sincero empresario quilmeño se lo llevó la Policía Federal más preocupada por el debate de ideas que por los arrebatadores de la avenida Rivadavia, los prostíbulos cercanos al Congreso, los transas o el tránsito.

Apelando al famoso Win Win (una especie de Todos Ganan) Fernanda Soria sigió hablando de que es posible para los empresarios pensar en equilibrio y responsabilidad social y aun así mantener las ganancias e incluso aumentarlas. Equilibrio no es igualdad, claro está, y esa dialéctica entre la ganancia y la vida, entre la riqueza y pobreza desaparece, porque en el mundo de las RSE es posible ser absurdamente rico sin que haya gente que se muera de hambre.

Pero todo llega y la honestidad también. María Fernanda comenta que ella asesoró a Graciela Naum, tras su depresión porque la princesa argentina en Holanda dejó de vestirse con sus prendas. “Graciela Naum es un caso emblema”. Recordemos que en abril de 2006 la diseñadora negó en un comunicado trabajar con talleres clandestinos tras la denuncia liderada por el presidente de la Alameda, Gustavo Vera, por un taller ubicado en la calle Tilcara 2143. Aparentemente los caprichos de una princesa sensibilizan más que decenas de trabajadores, que son explotados junto a sus hijos y cagándose de hambre como “esos” en el conurbano.

FOTO: La princesa Maxima Zorroguieta

Graciela Naum es un ejemplo de la conducta “proactiva”, prosiguió Fernanda. ¡En lugar de esperar a las inspecciones del gobierno fuimos con Graciela y su familia y presentamos informes y carpetas diciendo todo (por lo visto se acordó que tenía talleres por ahí), “yo te voy a contar todo lo que tenemos”. “Pero esa carpeta que nos costó tanto trabajo ¿saben dónde de terminó? Cajoneada. Y En el gobierno de Macri hicimos lo mismo y la cajonearon igual”. Ya Graciela Naum siente que ese esfuerzo es fútil, entonces si el Estado no se calienta para qué nosotros”.

En un pasaje de su exposición la licenciada Soria admitió que en la certificación SA 8000 (aquella que enfoca en las condiciones de trabajo de los “grupos de interés” en criollo, los trabajadores) en este año sólo quedaron tres empresas argentinas certificadas de las seis que habían en años anteriores. También aseguró que la informalidad alcanza el 61% de la producción en “cierta empresa” que ella asesoró (que por contratos de confidencialidad no puede nombrar) y que finalmente no recomendó aplicar la SA800 luego de haber visitado sus talleres, incluso algunos donde sólo podía salir si el tallerista desencadenaba las puertas y ataba a dos rottweilers. “El tema es complicado, la gente empieza a preguntar si con los talleres clandestinos también quedan implicados los diseñadores”, ella expresó que por la ley de trabajo a domicilio es factible pero que no conoce marcas que hayan sido procesadas y hayan cumplido alguna pena. Es cierto de 104 marcas denunciadas en la justicia federal ningún empresario esclavista fue encarcelado por sus flagrantes violaciones a los más elementales derechos humanos, como es la libertad.

El remate de la asesora de empresarios María Fernanda Soria es el fantasma que recorre a las marca. “Hay muchos empresarios que se me acercan para decirme hay que mejorar esto sino viene Vera y nos mata”, reconoció la experta que asesora a empresarios en su falsa preocupación por políticas de género mientras elogia sin parar a ARCOR y a los próximos administradores de empresas egresados de la Universidad de Palermo, que lo único destacable que puede presentar al mundo es ser auspiciante de los Simpsons en el canal FOX.





Tapa del Diario Popular: Jóvenes de clase media a la “caza” de bolivianos

24 09 2010

Escalofriante relato de “allegado” a una banda

Los golpean en forma feroz y los asaltan. Actúan los fines de semana en boliches

La modalidad sorprende, pero al mismo tiempo provoca escalofríos, por el nivel de salvajismo y xenofobia. Se trata de una oscura modalidad perpetrada por grupos de jóvenes de clase media, que los fines de semana salen a “cazar” ciudadanos bolivianos, sometiéndolos a feroces palizas, para finalmente robarles todas sus pertenencias.
Emiliano es un joven que conoce la intimidad de uno de estos grupos, y se animó a contar las características de la modalidad en el programa Mañana es tarde, conducido por Reynaldo Sietecase en radio Del Plata. “Hace dos o tres años que viene pasando. Se juntan y salen a robar a bolivianos. Lo hacen de manera planificada”, dijo el muchacho.
Desde la asociación Alameda, Gustavo Vera explicó que “estos ataques son frecuentes, lamentablemente viene pasando hace rato, y ponen de manifiesto una realidad lamentable”, agregando que “en general, las víctimas no hacen la denuncia en la policía, porque saben que en las comisarías también son discriminados y maltratados”.
Al brindar detalles del funcionamiento de los grupos, Emiliano contó que “salen a golpear bolivianos, es cierto, y no lo hacen exclusivamente como una diversión, aunque para algunos sí está ese condimento; pero en realidad el objetivo principal es conseguir plata”.
“Se organizan y salen a robar bolivianos. Puede haber víctimas de otras nacionalidades, pero mayormente eligen a bolivianos. Los que hacen esto lo llaman ’trabajar’. Por ejemplo, salen en grupos a bailar a los boliches de siempre, y en determinado momento dicen ’vamos a trabajar`, y salen a buscar bolivianos”, relató el joven.
En ese sentido, Emiliano dijo que “a veces te encontrás con alguno de estos pibes, y te cuenta que ya salió a ’trabajar’, claramente hay una cuestión discriminatoria, porque se organizan para encontrar exclusivamente a personas de nacionalidad boliviana”.

Siniestro y horrible

Consultado acerca de las zonas donde ocurren estos ataques, Emiliano explicó que los jóvenes del grupo que conoce “van a bailar a los boliches de Ramos Mejía, sobre la avenida Gaona, y cuando salen a ’trabajar’ suben al tren y van hasta la zona de Liniers, donde hay muchas personas de origen boliviano”.
“Le apuntan a los lugares donde concurren los bolivianos, como boliches o bares. Aprovechan cuando la víctima sale alcoholizada. Los grupos pueden ser de hasta 40 chicos. En Liniers, por ejemplo, saben que hay mucha gente para robar. En general atacan a gente sola, pero otras veces agarran a varios. Les pegan y después les roban todo”, dijo el muchacho.
Acerca de sus reacciones, Emiliano indicó: “La verdad es que no puedo ver cuando hacen esto. Me pongo muy mal. Me agarra mucha impotencia. Si quieren robar, que hagan lo que quieran, no me puedo meter, pero me pone mal que se la agarren con un sector específico, es algo horrible”.
Sin ninguna razón
“No son amigos míos, son conocidos. Son pibes de clase media, incluso hay gente que tiene mucha plata. No lo hacen porque necesiten dinero. Salen igual, sin necesidad económica, no sé por qué razón”, dijo el joven, agregando que “saben que los bolivianos no hacen denuncias”.
“A veces son cuarenta pibes, contra uno o dos bolivianos. El grupo que conozco arrancó con esto hace un año y medio. A veces lo charlo con ellos, y les pido que se pongan media pila. Somos muchos que vemos esto como una aberración”, cerró Emiliano.


FOTO: Gustavo Vera

“Es una mezcla de racismo, diversión y criminalidad”

“Los ataques xenófobos contra ciudadanos bolivianos son una constante. En muchos casos intervienen banditas que se arman directamente para cometer estos delitos, que son una mezcla de racismo, diversión y criminalidad. Atacan en los alrededores de bares, cantinas o boliches de la comunidad boliviana”, contó Gustavo Vera, de la asociación La Alameda.
De acuerdo al dirigente, “en general abordan a muchachos bolivianos que salen de lugares de esparcimiento, luego de trabajar toda la semana, y como se encuentran muchas veces bajo los efectos del alcohol, son presas fáciles de estas bandas siniestras”.
“Hay un racismo descarado en el país, ejercitado por muchas personas, más de lo que creemos. Lo peor es que rara vez, por no decir ninguna, las víctimas realizan las denuncias, porque tienen claro que en las comisarías probablemente la pasen mal, o peor”, dijo Vera.
El titular de La Alameda también comentó que “los espacios de diversión de la comunidad boliviana son virtuales zonas liberadas por la policía, entonces las banditas atacan sin problemas”.

“PICOTEO”
En el relato sobre la modalidad de salir a buscar a personas de nacionalidad boliviana para golpearlos y robarlos, el testigo contó que “a quienes se niegan a participar lo someten a palizas entre todos los integrantes del grupo”, y explicó que la represalia “se llama picoteo”.
“Si te negás a salir a ‘trabajar’ (como le dicen al acto de agredir a bolivianos), te pegan entre todos, te hacen el picoteo”, sostuvo el muchacho.





Felicidades a nuestra Biblioteca Popular

23 09 2010

El 23 de setiembre es el día de las Bibliotecas Populares. Saludamos a todas ellas y muy especialmente a la Biblioteca “Olga Paul” de la Alameda que en menos de dos años recibió alrededor de ocho mil libros donados por vecinos, compañeros y la ex biblioteca Rodolfo Walsh. Nuestra biblioteca lleva ese nombre en homenaje a Olga Paul que fue una señora fundadora de la Alameda en la época en que funcionábamos con una olla popular bajo un Ombú en el Parque Avellaneda. Olga estuvo en los momentos que muchos vecinos del barrio se oponían a abrir el corazón a los inmigrantes y los pobres. Olga falleció hace tres años.

El horario de atención de jueves a domingo, de 14 a 19 horas. El mail: bibliotecaolgapaul@gmail.com





En Mar del Plata exigen interpelar a funcionarios

23 09 2010

http://www.0223.com.ar/detalleNoticia.php?idNoticia=26979

22-09-2010 21:18  |  MUNICIPALES

Desde la Asamblea Permanente contra la Trata de Personas le piden al HCD que interpele a Castorina y Bruzzeta.

FOTO: Castornia, Secretario de Planeamiento Urbano

En la Conferencia Mundial de la Coalición contra el tráfico de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka – Bangladesh en enero de l999, se determinó el 23 de septiembre como Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de Mujeres y Niñas/Niños, en homenaje a la ley N° 9143 del año 1913, promulgada en esta fecha y conocida por el nombre de Ley Palacios.

En 1951, nuestro país consagró el abolicionismo adhiriendo a la Convención para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena (ONU 1949) y de comprometió a combatir el proxenetismo y el tráfico de personas, así como a adoptar medidas de prevención, entre otras cuestiones.

FOTO: Bruzetta, jefe de inspectores

Sin embargo, “históricamente todos estos compromisos han sido invariablemente violados a través de disposiciones nacionales, provinciales o municipales o bien en la práctica cotidiana de las autoridades de aplicación”, advirtieron desde Libres del Sur, espacio desde el que resaltaron que “en Argentina desaparecen alrededor de 500 mujeres por año y Mar del Plata está entre las primeras ciudades del país que ofrece “turismo sexual” con mujeres tratadas”. “La difundida y elevada oferta de sexo que existe en nuestra ciudad así lo demuestra”, puntualizaron.

Y repararon en que “la situación es por demás preocupante si se tiene en cuenta además, la ausencia de políticas municipales al respecto así como la intención del Intendente municipal de habilitar el Café-bar Nocturno “La Posadita” (local donde hace unos años se constato el delito de trata) hecho conocido y denunciado semanas atrás”.

En consecuencia, desde el Colectivo “Las Juanas” convocaron a los marplatenses en general a participar de la Jornada contra la explotación sexual que se celebrará este jueves a las 10 en Luro e Irigoyen (frente al palacio municipal), oportunidad en la que se realizará una radio abierta, una muestra alusiva y se contará con la participación del Colectivo teatral “Del Secadero”.

“NO HAY VOLUNTAD POLÍTICA PARA COMBATIR LA TRATA DE PERSONAS”

Por su parte, Patricia Gordon, integrante de la Asamblea Permanente contra la Trata de Personas, dijo este miércoles a 0223.com.ar que la intención es “expresar nuestro repudio y denuncia a los funcionarios que no cumplen con las ordenanzas y no controlan como corresponde aquellos establecimientos en los que hay trata de personas”.

En tal sentido, consideró que “es una vergüenza que el Intendente haya intentado impulsar por error, porque se durmió o por lo que sea, un decreto que habilita a un prostíbulo tan conocido como La Posada, cuando desde el HCD se trabaja en ordenanzas para combatir la trata”.

Y cuestionó duramente el accionar del Secretario de Planeamiento Urbano, Arq. José Luis Castorina, funcionario que firmó junto al intendente Pulti el decreto por el cual se autorizaba el funcionamiento de la mencionada wiskería.

“Queremos que se interpele a Castorina y el titular de Inspección General Eduardo Bruzzeta para que den cuenta de sus responsabilidades ante este intento”, afirmó.

Por último, Gordon, observó que “en Mar del Plata, lo único que ha prosperado en este último tiempo es la complicidad de funcionarios políticos, del Poder Judicial y del Multimedios La Capital con la mafia y el proxenetismo” pero “en líneas generales, no hay una voluntad política para combatir la trata de personas; lo único que se hace es tratar de ocultarlo a través de los grandes medios de la ciudad”.