Nuevo golpe a la explotación sexual

19 11 2008

solita-gritandoMuchos medios televisivos estuvieron en la tercera marcha contra los prostíbulos y narcos de Constitución y Monserrat. Pero pocos medios gráficos dieron difusión a la marcha que fuera encabezada por la actriz Soledad Silveyra, protagonista de la novela con mayor audiencia en la televisión argentina “Vidas robadas”. Diario Popular y el portal Noticias Urbanas fueron la excepción. Acá te contamos de qué se trato la denuncia callejera que repudió en la cara a esclavistas de mujeres y vendedores de drogas.

Por Lucas Schaerer

El repudio llegó a la puerta de los locales denunciados donde explotan sexualmente a mujeres, y no sólo allí sino que ingresaron a los bares para increpar en la cara a los proxenetas y vendedores de sustancias prohibidas. Intentaron hacer lo mismo con la comisaría 16 pero el “operativo blindaje” de la Policía Federal lo impidió.
Poco a poco iban llegando los vecinos del barrio este viernes 14, a la convocatoria prevista a partir de las 18 en San Juan y Lima. Pegatinas de afiches en locales comerciales, tachos de basura y en las esquinas, volantes por cada domicilio y edificio, más una camioneta con parlantes durante cuatro horas, sin contar las dos asambleas abiertas previas, fueron los medios de difusión que llevaron a Constitución y Monserrat la consigna “Basta de trata, narcotráfico y prostitución”.
Antes de las 19 partió la caravana por dos carriles de la avenida San Juan. Encabezaba un afiche que entre otras cosas decía: “Que nuestro barrio vuelva a ser un barrio”.
Quienes llevaban la pancarta era la actriz Soledad Silveyra, la diputada nacional Fernanda Gil Lozano (Coalición Cívica), la ex legisladora Vilma Ripoll, pasando por las costureras de La Alameda y los recuperadores urbanos, más conocidos como cartoneros del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

Detrás de ellos decenas de vecinos enmascarados, el jefe de gabinete del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, Fabián Rodríguez Simón, el experto de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad en tráfico de personas y explotación infantil, Mario Ganora, y otras organizaciones sociales como la Asamblea del Pueblo de San Telmo, que a la hora se retiró.

En un momento que la marcha se detuvo, NU mantuvo un diálogo con el funcionario macrista. Rodríguez Simón, ladeado por su secretaria, explicó las razones de su presencia a NU. “Estoy porque como Gobierno acompañamos el rechazo social para hacer efectiva la erradicación de la explotación sexual infantil (se olvidó que existen adultos explotados)” e insistió con que Macri no maneja la policía y “sí Aníbal Fernández”.

Este funcionario no es uno más. Lo conoce a Macri de negocios comerciales previos a la llegada a la gestión y no viene de la alianza política PRO. A sí mismo se define como “neomacrista”, y dijo que el secretario general de Gobierno, Marcos Peña, iba a estar pero surgió una urgencia. “Marcos es la cara sensible del macrismo”.

 

LA FEDERAL INVESTIGA A LOS DENUNCIANTES

Los manifestantes pasaron por San Juan 1338, el prostíbulo donde hasta tiroteos han vivido los vecinos, y que al parecer le levantaron la clausura. En la esquina de San José todo se detuvo. Infantería fuertemente pertrechada impidió el paso, hasta la propia diputada nacional Gil Lozano se vio impedida de seguir el camino. Luego la caravana continuó ingresando por los bares y clausurando simbólicamente los prostíbulos de la calle Pavón, Santiago del Estero al 1400 y hasta Salta.

servicio-de-inteligencia-infiltrado1En una medida semejante a la tomada por la directora de Fiscalización y Control, Vanesa Berkowski, la Policía Federal investiga a quienes denuncian, y no justamente los delitos.

 

Lo que desconocían los manifestantes era que entre ellos estaba un encumbrado miembro de los servicios de inteligencia de la Federal (ver Foto).
“Ese hombre calvo y barba con camisa a cuadritos blanca y celeste dentro del jean hace diez años me dio el curso de inteligencia en la Federal. Fijate que saca fotos primero a la dirección de las viviendas o casas y después a la gente. Lo hace porque así confecciona su informe. Me extraña que esté acá porque él es jefe. Es civil pero tendría un cargo semejante a comisario”, explicó a este cronista quien fuera cabo de la seccional 16, Marcelo Hawrylciw, pero echado tras investigar -por pedido del entonces fiscal Pablo Lanusse- cada una de las operatorias ilegales de sus superiores y propios compañeros.
“Yo soy un vecino de Chile al 1200, y ojo que para sacar fotos en la vía pública no tengo que pedirle permiso a nadie, te lo digo por si no sabés”, se atajó el supuesto vecino que acumula fotos de la tercera caravana contra los prostíbulos, mientras detrás de este cronista otro efectivo de civil filmaba la conversación y los manifestantes.

Todos los indicios relevados hasta el momento hacen pensar que este “vecino” fotógrafo se llama Raúl Ángel Facciotti, que en el año 91 sufrió una golpiza por hacer espionaje a un local del entonces partido de izquierda MAS.

En Perú al 400, frente al local del MAS, había una camioneta con un chofer que dejó el volante pero nunca descendió. Llamó la atención a los militantes. Rodearon a la camioneta. La empezaron a golpear. Uno se subió al techo y de un compartimiento el tipo, Raúl Ángel Facciotti, salió en cuero preguntando “¿qué pasa?”. Lo descubrieron porque se le cayó un rollo de fotos que eran del local. Lo lincharon y lo salvó la policía en un simulacro de detención. Quedó en libertad a las dos horas. Luis Zamora, entonces diputado nacional, se entrevistó por el episodio con el ministro del Interior en ese momento.

“Estoy casi seguro que es Facciotti porque una vez contó que le habían dado una golpiza”, cerró la conversación un policía que no integra más la fuerza por incorruptible.

El film de la marcha seguramente llegue a manos del propio jefe de la fuerza, Néstor Valleca, sobre quien cayó la responsabilidad de la red de prostíbulos en las inmediaciones del Departamento Central. Valleca será investigado por el juez federal Ariel Lijo, como este prometió en la semana a los denunciantes.

 

 

Solita Silveyra encabezó escrache contra prostíbulos y bares

 

En sintonía con su papel televisivo en la novela Vidas Robadas, la actriz se movilizó, junto a vecinos y organizacione sociales, por el barrio porteño de Constitución para denunciar la trata de blancas

 

La actriz Soledad Silveyra, protagonista de uno de los sucesos televisivos del año -la novela Vidas Robadas-, encabezó ayer la tercera marcha de vecinos y organizaciones no gubernamentales por el barrio de Constitución para denunciar la existencia de prostíbulos y bares “donde se explota sexualmente a jóvenes y donde se refugian narcos y proxenetas”.
Bajo la consigna “Basta de Trata, narcotráfico y prostitución”, una multitud partió ayer a la tarde desde San Juan y Lima y la caravana se detuvo en varios locales a los cuales escracharon. En verdad, los manifestantes realizaron una “clausura simbólica” de los establecimientos, algunos habilitados como bares o wiskerías, que albergan a decenas de muchachas que todos los días son obligadas a prostituirse.
Soledad Silveyra nuevamente expuso su compromiso con la lucha contra las redes de trata de blancas. Hasta hace algunas semanas protagonizó la novela Vidas Robadas, que contó la historia de una chica secuestrada por una red de explotación sexual. Para muchos el ciclo estuvo inspirado en la desaparición de Marita Verón, una joven tucumana apropiada por una organización de trata de blancas en abril de 2002.
Los locales denunciados

Además de la actriz, participaron de la movilización legisladores nacionales, diputados porteños, religiosos de distintos cultos e integrantes de la cooperativa La Alameda, los cartoneros del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y la cooperativa El Álamo.

Muchos de los vecinos portaron máscaras, como una singular forma de protesta. Ese mismo grupo había participado de dos asambleas abiertas realizadas en el barrio hace algunas semanas, que culminaron con sendas movilizaciones. Junto a las organizaciones sociales, formaron la asamblea de vecinos autoconvocados de Constitución y Monserrat, que denuncia a más de 25 locales.

Fue así que diputados nacionales de varios bloques denunciaron a dichos establecimientos, una causa que recayó en el juzgado federal de Ariel Lijo. “Días después intervino la Gendarmería en algunos locales, allanando y clausurando, pero al igual que en junio, a las pocas semanas volvieron a abrir y continúan con su actividad ilícita. Por eso también reclamamos la intervención de la justicia contravencional y de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad”, explicó Gustavo Vera, titular de La Alameda y uno de los organizadores de la iniciativa.

 

 

 

 

 

 

 

Diario Popular 14 de noviembre 

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: