El Obispo Carrara ofició la 14va Misa por una sociedad sin esclavos ni excluidos

El jueves 23 de septiembre se realizó la catorceava misa por una sociedad sin esclavos ni excluidos que iniciara Jorge Bergoglio justamente hace catorce años y de la cual La Alameda es una de las convocantes. La misa fue oficiada por el Obispo Carrara que denunció la esclavitud, la explotación, la indiferencia y desarrolló los conceptos que en Fratelli Tutti nos marca Francisco para reflexionar y actuar. También instó a la dirigencia política a poner en el centro de los debates y discusiones las prioridades de los últimos, los excluidos, los descartados.

La Alameda ofrendó barbijos realizados por las cooperativas del Polo Textil de Barracas con la leyenda NO A LA TRATA y también el Plan Bienal con las políticas públicas para la asistencia integral a los y las sobrevivientes de la trata y la explotación.

Aquí el momento de la ofrenda de La Alameda

Reproducimos la nota de la Agencia Télam

El obispo de Buenos Aires ofició una misa contra la trata, la explotación sexual y laboral

En el Día Internacional Contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, Gustavo Carrara ofició una misa en solidaridad con las víctimas.

Representantes de la Iglesia Católica, movimientos sociales y organizaciones de lucha contra la trata de personas pidieron este jueves por una “sociedad sin esclavos ni excluidos” y exhortaron a seguir trabajando “para abolir la explotación sexual y laboral“, en la décimocuarta edición de la Misa en Solidaridad con Todos los Excluidos y las Victimas de Tráfico y Trata de Personas.

En el Día Internacional Contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, el obispo de Buenos Aires Gustavo Carrara fue quien ofició la misa, un acto religioso que en el pasado fue encabezado por el entonces cardenal Jorge Bergoglio.

“Nos convocamos advertidos por el Papa Francisco que hay parte de la sociedad que es no solo excluida sino también descartable”, dijo Carrara y llamó a “hacer algo por ellos, responder a la miseria humana”.

Frente a quienes asistieron a la misa en la Plaza Constitución, Carrara aseguró que los “esclavos y excluidos siguen existiendo, son muchísimos en nuestra patria” y advirtió que la pandemia del coronavirus “agudizó la pandemia de la exclusión y la trata de personas”

Por su parte, el director del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata y Explotación de Personas, Gustavo Vera, afirmó que esta misa tiene “un significado especial”, en la que se promueve “una comunidad organizada, en la que la misericordia se traduzca en políticas públicas concretas frente a uno de los delitos más aberrantes”.

En esta línea, Tamara Rosenberg, integrante del comité y de la Fundación La Alameda, cuyo fundador es Vera, dijo que es importante actualizar siempre las leyes ya que “el delito y el reclutamiento va mutando”.

Manifestó además que es necesario “visibilizar que la trata existe y que es importante detectarla y denunciarla”, y que “sólo se piensa en trata sexual y hay muchos casos de trata laboral que están invisibilizados”.

Por su parte, el padre Lorenzo “Toto” De Vedia, sacerdote de la parroquia de los Milagros de Caacupé de la Villa 21/24, pidió que “haya cada vez menos exclusión” y que “no existan más personas de primera, segunda o tercera”.

“Esta exclusión es el caldo de cultivo para el trabajo esclavo en talleres clandestinos, en mujeres, en prostitución, en chicos y jóvenes atrapados por la droga, en cartoneros y tantas otras”, advirtió De Vedia.

Durante la ceremonia estuvieron presentes curas de Parroquias del Decanato Boca-Barracas-Constitución, el Equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia, el Departamento de Migraciones del Arzobispado de Buenos Aires y el Hogar de Cristo, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y la Fundación La Alameda, entre otros.

En tanto, Esteban Castro, secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), señaló a Télam que la misa tuvo continuidad en el tiempo porque “una parte de la sociedad continúa excluida de los derechos laborales, a la vez que la trata de personas persiste también”.

El dirigente social cuestionó a “los sectores más concentrados de la economía, los que siempre ganan y no tienen sensibilidad hacia los más humildes” y resaltó “el compromiso que tiene un sector importante de la Iglesia Católica, muy consustancial con los sectores más humildes, donde se une la fe popular y la lucha de los pueblos”.

El obispo Carrara, alentó el “análisis crítico y librar a los más frágiles de la opresión”, para pasar de “una economía de la trata a una basada en la dignidad” en la que se debatan “las prioridades de los últimos”.

Instó además a ser “buenos samaritanos” y no “indiferentes viajantes, que no distraen la mirada y aceleran el paso”.

También pidió a quienes “tienen en sus manos erradicar este delito”, votar leyes “con presupuestos adecuados para las víctimas, para tener acceso a un trabajo vivienda y profesionales que los acompañen”.

La agenda de los que tienen trabajo

Nota de opinión de nuestra compañera Ximena Rattoni / Fuente: ambito.com

La precarización uno de los ejes principales de la agenda de los que tienen trabajo y, también, un ovillo que necesitamos desenredar.

Nuestro pueblo está atravesando una crisis profunda, donde el factor económico es la base principal de la multiplicación de los problemas familiares y sociales.

La carestía de la vida y falta de trabajo no solo tiene sumida en la pobreza a la mitad de la población sino que, incluso quienes tienen trabajo registrado tampoco llegan a mitad del mes y una buena parte de ellos engrosan ese triste e insoportable porcentaje.

Las últimas tres décadas han sido la fiesta de la tercerización y, luego de la desgracia a la que nos sumió el gobierno neoliberal de Macri y de lo que ha profundizado la pandemia, aumentó aún más el nivel de precarización con un ejército de “monotributistas” y atajos varios de las patronales para continuar con el fraude laboral.

Es la precarización uno de los ejes principales de la agenda de los que tienen trabajo y, también, un ovillo que necesitamos desenredar si en la post pandemia pretendemos que quienes puedan volver a ingresar al mundo del trabajo, lo hagan en condiciones que permitan una vida digna y ajustadas a nuestra Constitución y leyes laborales.

Aquí no hace falta una reforma laboral o quita de derechos laborales para “generar trabajo” (cuestión que nuestra propia historia ya demostró que es mentira). Lo que se necesita es afectar la renta concentrada. Lo que se necesita es priorizar la deuda interna. Lo que se necesita es un plan que desarticule a la dictadura de los monopolios que nos hacen cada día más imposible acceder incluso a lo más básico: la comida. Lo que se necesita es un rumbo que verdaderamente tenga primero a los últimos y proyecte una sociedad dónde la felicidad de las mayorías sea el centro de todos los debates y disputas. Ese también fue parte del mensaje que dejaron los trabajadores en las últimas elecciones PASO Legislativas.

Hoy quisiera pues poner un eje de la agenda de los trabajadores en la trama perversa de la tercerización, en una de las formas de precarización existente. Ese mecanismo por el cual grandes empresas achican su plantel permanente y contratan o subcontratan a trabajadores/as para realizar las tareas habituales a lo largo del tiempo, incurriendo en un fraude laboral flagrante. Es perverso porque a esos trabajadores en general los tienen divididos en varias sub empresas donde no rigen los convenios de la actividad, es decir, les pagan menos de lo que corresponde, mientras mantienen una relación de mayor fragilidad en cuanto a su estabilidad. Pero, al mismo tiempo, hay que saber que este mecanismo termina saliendo más caro a la empresa madre, porque la intermediación…. se paga. Esos mayores costos sobre los que se recuesta la precarización de miles de trabajadores, finalmente los paga el pueblo. Si son empresas de servicios públicos, ésto se traslada al permanente pedido y fijación de aumentos de tarifas. Si son empresas que brindan otro tipo de bienes y servicios, esos mayores costos van al precio del producto final.

Los trabajadores organizados debemos definitivamente poner estos ejes en el centro de los debates. El Estado debe atender estos reclamos, intervenir, buscar los caminos creativos y de mediano plazo para resolver esta flagrante injusticia. Las empresas deben allanarse a las normas vigentes pero además a ser actores conscientes y comprometidos con su primigenia responsabilidad social: generar trabajo digno y cumplir las leyes sin atajos.

La pandemia y sus consecuencias son, si asumimos el desafío, una oportunidad para verdaderamente construir la Argentina que queremos: con trabajo y salarios dignos y sin precarización laboral.

Secretaria Adjunta APJ Gas

Recomendaciones para el tratamiento mediático de los casos de trata de personas

La Defensoría del Público impulsa mesas de trabajo para abordar la temática de la trata y explotación de personas y elaborar recomendaciones para su tratamiento mediático.

Un primer encuentro ocurrió este martes 10 de agosto y contó en el panel con la moderación de la titular del organismo, Miriam Lewin y la participación de Gustavo Vera, Director del Comité Ejecutivo de Lucha contra la trata de personas de la Jefatura de Gabinete. Susana Trimarco, Presidenta de la Fundación María de los Ángeles; Marcos Parera, Secretario de PROTEX; Patricia Bustamante, Directora de Investigación contra la Trata del Ministerio de Seguridad. Marcelo Sussini, de la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes de Misiones. Natividad Obeso, Presidenta de AMUNRA

Gustavo Vera recalcó que en el caso de trata con fines de explotación laboral suele haber un estado de invisibilización, sobre todo de los verdaderos responsables. Por ejemplo en este momento la segunda exportadora más importante de soja de la Argentina fue allanada, se encontraron 76 personas incluidos niños en situación de esclavitud. Esta empresa que se llama MSU hoy enfrenta en la justicia cargos penales en la Justicia Federal del Chaco y no es nombrada en ningún medio.

Compartimos aquí las intervenciones completas: